Ampliamos horizontes y descubrimos los mejores destinos viajeros desde Magazine 6A, nuestra revista digital mensual. Un nuevo canal, disponible en 14 ediciones y 11 idiomas para seguir inspirando tus ganas de conocer el mundo. Toma asiento y síguenos en esta aventura que empieza ya.

Portada

Número 3

Mayo 2016

Estambul

Ece üner

“Estambul es el ‘check point’ donde la historia y el misterio se encuentran”

Entrevistamos al fotógrafo Walter Astrada

Aventura

En bici a los años 30

Weekenders

Coober Pedy: vivir bajo tierra

Vacaciones

Sumario

Magazine

Sumario

Sumario

Número 3

Estambul

A cámara muy lenta

Encuentra tu propio momento de disfrute en Estambul: un crucero por el Bósforo, un masaje en el hamam o una cena a base de ‘meze’ que termine fumando un narguile.

Ece üner

“Estambul es el ‘check point’ donde la historia y el misterio se encuentran”

Periodista y presentadora de televisión, Ece Üner, nuestra Passenger6A en Estambul, nos cuenta cómo seguir haciendo ‘keyif’ en su ciudad a pesar de su ritmo moderno, de su caos real y de su crecimiento imparable.

Aventura

Entrevistamos al fotógrafo Walter Astrada

El fotógrafo argentino lleva más de diez meses recorriendo el mundo con ‘Atenea’, su Royal Enfield. Ya ha pasado por 23 países, y, por el momento, no tiene fecha de regreso.

Weekenders

En bici a los años 30

Sabe a vino, suena Edith Piaf y el viento del sur nos da en la cara. Estamos en Francia, eso seguro, pero hemos viajado en el tiempo con la ‘Anjou velo vintage’.

Tú y yo

El amor en los tiempos del ‘kale’

Salir a cenar ya no será un problema. Cada vez más restaurantes adaptan sus menús para contentar por igual a parejas mixtas de ‘veggies’ y carnívoros. Olvida los prejuicios. ¡Bon appétit!

Vacaciones

Coober Pedy: vivir bajo tierra

Después de que los ‘forty-niners’ arrasaran las ‘doradas’ tierras de California, el ‘outback’ australiano desató otra fiebre más silenciosa, la del ópalo.

Cultura

El Louvre y el Guggenheim comparten isla

Con cuatro museos y un centro cultural diseñados por cinco ganadores del premio Pritzker, la isla de Saadiyat, en Abu Dhabi, se prepara para convertirse en meca del arte y la arquitectura.

Top 6a

Seis hoteles en medio de alguna parte

Sus remotas localizaciones los convierten en los lugares ideales para perderse… o encontrarse.

Travelfancy

Aquí te esperan los hoteles y restaurantes de moda, las galerías más rompedoras, nuevas aperturas y los lugares más ‘it’ del planeta.

The Latest

¿Te vas de viaje? Antes de cerrar la maleta, asegúrate de que no se te han olvidado nuestros imprescindibles.  

Equipo

El Contenido de la presente publicación digital (www.passenger6a.com) ha sido proporcionado por CENTRO DE INFORMACIÓN TURÍSTICA FEED BACK S.L., con domicilio en C/ Santiago Bernabeu, 10, 3º - B, Madrid 28036 y CIF B-82065137 (en adelante, “TRAVELVIEW”). 

TRAVELVIEW es el titular de todo el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada.

TRAVELVIEW ha elaborado el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada, a título meramente informativo, siendo responsables los Usuarios de informarse y cumplir con los requisitos necesarios para realizar cualquier viaje (en cuanto a pasaporte, visado, vacunas, etc.).

TUI Spain S.L.U, sociedad domiciliada en la Calle Mesena, 22, 2º Derecha, 28033 – Madrid (España), es el cesionario en exclusiva de dicho Contenido.

Por ello, solamente se encuentra permitida la visualización y carga para uso personal y no comercial del Contenido de la publicación digital. En ningún caso, los Usuarios podrán transferir dicho Contenido a terceras personas o entidades. Igualmente, se encuentra expresamente prohibido copiar, distribuir, modificar, reproducir, trasmitir, publicar, ceder o vender el Contenido alojado en la publicación digital, así como crear nuevos productos o servicios derivados del Contenido de la publicación digital.\n

El Contenido de la presente publicación digital (www.passenger6a.com) ha sido proporcionado por CENTRO DE INFORMACIÓN TURÍSTICA FEED BACK S.L., con domicilio en C/ Santiago Bernabeu, 10, 3º - B, Madrid 28036 y CIF B-82065137 (en adelante, “TRAVELVIEW”). TRAVELVIEW es el titular de todo el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada. TRAVELVIEW ha elaborado el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada, a título meramente informativo, siendo responsables los Usuarios de informarse y cumplir con los requisitos necesarios para realizar cualquier viaje (en cuanto a pasaporte, visado, vacunas, etc.). TUI Spain S.L.U, sociedad domiciliada en la Calle Mesena, 22, 2º Derecha, 28033 – Madrid (España), es el cesionario en exclusiva de dicho Contenido. Por ello, solamente se encuentra permitida la visualización y carga para uso personal y no comercial del Contenido de la publicación digital. En ningún caso, los Usuarios podrán transferir dicho Contenido a terceras personas o entidades. Igualmente, se encuentra expresamente prohibido copiar, distribuir, modificar, reproducir, trasmitir, publicar, ceder o vender el Contenido alojado en la publicación digital, así como crear nuevos productos o servicios derivados del Contenido de la publicación digital.

Javier García

Director Editorial

Jorge Martín

CMO

Pablo Olmos Adamowich

Director Creativo

Carmen Ovalle

Redactora Jefa

Lucía Martín

Redactora

Guadalupe Rodríguez

Redactora

Amanda Franco

Redactora

Erika González

Redactora

Elena Arranz

Redactora

Laura Fortuño

Colaboradora

Guillermo Reparaz

Colaborador

Carmen Domenech

Directora de Cuentas

Clara Gil

Directora de Cuentas

Nuria Cabot

Directora de Marketing

Ana García

Directora de Estrategia Internacional

Aurelio Cabra

Community Manager

José António Alves

Editor de Contenidos Internacionales

Cova García

Diseñadora

Álvaro Calleja

Director Técnico

Santiago García

Director de Desarrollo

Roberto González

Programador

Sergio Cieza

Programador

Natalia García

Programadora

Carlos Luján

Editor Gráfico

Patricia Gardeu

Redactora

Laura García

Auxiliar de cuentas

Reportaje - Estambul

Magazine

Destino

Estambul

Hacer ‘keyif’

Texto

David López

Carlos Luján

Juan Rayos

Encuentra tu propio momento de disfrute en Estambul: un crucero por el Bósforo, un masaje en el hamam o una cena a base de ‘meze’ que termine fumando un narguile.\n

A

hmed se parece a Omar Sharif y lo sabe. No es la primera vez que se lo dicen. Pero no es su rostro lo que más destaca de él, sino sus manos. Anchas, de dedos enormes y palmas como un mapamundi. Esas manos con las que extiende la toalla blanca sobre nuestra cabeza para secarnos el pelo y el rostro, marcando con sus yemas el contorno de la cara durante largos segundos en los que uno cierra los ojos y se rinde y se deja hacer. Después retira la toalla, da una fuerte palmada en el hombro y sonríe. Uno está listo entonces para regresar al mundo. O para salir por primera vez a él, porque resulta imposible no sentirse como un niño recién acunado.\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’.

Ahmed trabaja en el hamam Tarihi Galatasaray de Estambul, en el barrio de Beyoglu. Es la cuarta generación de una familia empleada en unos tradicionales baños turcos. Aunque se lamenta con una mueca de que sus hijos no sigan el oficio. Un hombre acostumbrado a vivir entre mármoles a casi 50 grados donde sus clientes sudan y se relajan. Mientras fuera Estambul, con sus 15 millones de habitantes, con sus coches perpetuos, con su historia en presente continuo, sigue su curso.\n

\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’. No le busquen traducción, porque no la tiene. Resulta complicado incluso definirla. ‘Keyif’ es serenidad, relajación, éxtasis incluso. Disfrutar de un momento que puede alargarse durante horas en el que solo se piensa en primera persona. Hacer ‘keyif’ es tomarse un café solitario tras salir de trabajar o fumarse un narguile y expulsar el humo como si se espantaran los fantasmas interiores. Es organizar con amigos una cena interminable de ‘meze’ (las tapas turcas) y raki (el licor de anís tradicional), en la que se acabará siempre hablando de política y arreglando el mundo. O es, simplemente, sentarse en un barco y ver pasar las orillas del Bósforo. La única condición es disfrutar y olvidar que fuera, como sucede entre las manos de Ahmed, la Tierra continúa girando.\n

\n

\n

\n

\n

\n

Donde apunta la moda

Del Soho madrileño hablan las guías de viaje cuando se refieren a Chueca. La terraza del hotel Room Mate Oscar al lado de Gran Vía, el mercado de abastos orgánico El Huerto de Lucas y el obrador ecológico La Magdalena de Proust son tres motivos suficientes para que nadie ose disputarle el trono de barrio más cosmopolita.  \n

\n

\n

\n

Ocho horas para desayunar

En el barrio de Cihangir se desayuna hasta las cinco de la tarde. En esta zona bohemia, de gente del cine y la televisión, de jóvenes que trabajan durante la noche estambulita, las convenciones sociales no existen. Quienes han pasado la noche de copas alivian sus resacas en los cafés junto a la mezquita de Firuz. Quienes necesitan cargar las baterías lo hacen ante la docena de platos de Van Kahvalti Evi, un referente en la ciudad. Dos horas de desayuno turco (memorable su bollo ‘keze’ con la crema de leche ‘kaymak’) y charla para revivir cuando vuelva a caer el sol.\n

Estambul también es un destino de ‘keyif’. Aunque quizá resulte paradójico. Para el visitante es un destino de contrastes, desde la Estambul más moderna y nocturna de Beyoglu y Taksim a la más tradicional del histórico Sultanahmet. Sus habitantes se quejan de que esta ciudad, la más grande y famosa del país, ha crecido muy rápido en las últimas dos décadas. Para los locales, es un territorio de prisas y coches, una ciudad que nunca descansa.\n

Pero Estambul, antes Bizancio y Constantinopla, antigua capital de los imperios romanos y otomanos, esconde esa cara a los viajeros. Cada uno puede escoger con qué se queda. Los hay, sobre todo árabes, hombres y mujeres, que acuden buscando a sus cotizados (y baratos) cirujanos estéticos para cambiarse narices, retocarse pómulos o ponerse pelo. También quienes llegan buscando esa ciudad histórica de las mezquitas, los bazares abarrotados y sus tés. Luego están los que huyen del pasado y se zambullen en la ciudad más moderna, la que bulle de madrugada en discotecas, clubes y restaurantes en azoteas o en centros comerciales de lujo.  \n

El oasis de Memet

Al otro lado del cristal bulle el Gran Bazar de Estambul. Sus 4.000 tiendas, sus 10.000 empleados, sus miles de turistas y visitantes locales. A este lado, canta Edith Piaf mientras Memet Öztekin, de 72 años, que lleva seis décadas rodeado de los gramófonos que repara y cuida con pulso de cirujano, fuma, baja la vista al suelo y escucha. Su tienda, Baba Gramophon, es un oasis en el bazar, en el ruido, en el incesante regateo y en el reino de los ‘smartphones’. Su historia y las de sus gramófonos, la fotografía perfecta del ‘keyif’ más puro como estilo de vida.  \n

\n

“Aquí todos los tópicos se cumplen. Desde el caos al choque de dos mundos, de Occidente y Oriente”, nos confirma la periodista Ece Üner, nuestra Passenger6A en Estambul. ¿Cómo hacer ‘keyif’ entonces? Lo saben hacer los jóvenes que fuman narguile en el café Mimar Sinan, junto a la mezquita de Suleiman, donde la ciudad a los pies se percibe como un decorado de película de Baz Luhrmann. También, los que beben cócteles de colores en las terrazas de bares como el 360 en Taksim. ‘Keyif’ son las terrazas de Ortakoy y Bebek, en la orilla oeste, de cafés y pescadores. O la noche en la que uno huye a partes iguales de las llamadas al rezo y de la música electrónica y se sumerge en el jazz de salas como Nardis, junto a la torre de Gálata, hasta entrada la madrugada. O los días que se prolongan apacibles a cubierto en museos como el de Arte Moderno, con grandes ventanales que parecen fotografías vivas del Bósforo. Ajenos al ajetreo de la ciudad en Eminönü, la plaza-corazón de la vieja ciudad por donde pasan todos a la carrera, uno puede detenerse a comer castañas, maíz o bocadillos de sardinas. Lugares donde apearse del mundo. Y si al final a uno lo engulle el ritmo de la ciudad, siempre quedan manos como las Ahmed. Enormes y capaces de sujetarle a uno la cabeza con firmeza, como si detuviese el planeta con mimo para que nada ni nadie se cayese de la maqueta.\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

Inquietud cultural

El arte está en la calle, y bajo ella. Las lámparas diseñadas por Ingo Maurer iluminan algunas de las estaciones de metro más llamativas de la ciudad y la subterránea corriente cultural alternativa. Jordi Orts guía a los turistas por los palacios, pero también por la ciudad los barrios más animados, donde señala la calle donde vivió Freddie Mercury, el líder del grupo Queen. “En los ochenta, Munich vivió una especie de movida alrededor del estudio de grabación Musikland. Vinieron a grabar los artistas más importantes. Pero al caer el muro los creadores se trasladaron a Berlín, donde las propiedades eran más baratas”, explica”.

La inquietud cultural no se ha mudado. Antiguas instalaciones industriales como Import Export, Muffatwerk o Kultfabrik acogen ahora una programación polifacética de conciertos de diferentes estilos, mercadillos, obras de teatro, exposiciones, recitales de poesía... Todo tiene cabida. Hasta una ola artificial en un canal del río Isar para que los amantes del surf se entretengan durante los domingos invernales. Niels Jäger lo resume así: “La ciudad ha cambiado mucho en los últimos años. Munich está ahora preparada para abandonar la convencionalidad”.\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’.

Entrevista - Ece Üner

Magazine

Entrevista

“Estambul es el ‘check point’ donde la historia y el misterio se encuentran”

PASAJERO DEL MES

Ece Üner

Periodista y presentadora de televisión, Ece Üner, nuestra Passenger6A en Estambul, nos cuenta cómo seguir haciendo ‘keyif’ en su ciudad a pesar de su ritmo moderno, de su caos real y de su crecimiento imparable.\n

¿Desde cuándo vives en Madrid?\n

Me mudé a Madrid hace cuatro años, pero 8 o 9 años antes vine aquí a aprender español durante seis meses y me quedé durante un año y medio. Ansiaba tanto volver, echaba de menos a la gente y el ambiente de la ciudad, que regresé en 2011 con una beca para trabajar en la revista Monocle.\n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

\n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

En un artículo publicado en Monocle en 2014 escribiste que “Madrid está experimentando una extensa transformación”. Cómo ha cambiado la ciudad?\n

Si pienso en cómo era cuando vine la primera vez, en 2005 o 2006, ha cambiado completamente. La crisis hizo que la gente se parara a pensar e hiciera cosas nuevas. Muchas personas que no encontraban trabajo decidieron abrir su propio negocio y dedicarse a lo que les gustaba. Creo que esto se nota por toda la ciudad.

Por ejemplo, Kike Keller, uno de los dueños del lugar donde estamos, trabajaba en el mundo de cine y decidió abrir este asombroso estudio, que también es una sala de exposiciones y un bar, para vender los muebles que diseña. Hay muchos lugares así por toda la ciudad. Ha habido una explosión de energía creativa.\n

 ¿Cuál es el mayor atractivo de Madrid? \n

Creo que es el hecho de que nadie es realmente de Madrid, por lo que todos los que viven aquí acogen bien a cualquier sin importarles su aspecto o de donde sea. Quizás sea porque hay pocos ‘gatos’, como se conoce a los madrileños de tercera generación. Esto te ayuda a integrarte. Puedes haber vivido aquí solo durante seis meses y considerarte un madrileño, sin que nadie te lo eche en cara. Además, aunque es la tercera ciudad más grande de Europa, sigue siendo como un pueblo.  
 \n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Dónde llevas a tus visitantes?  \n

Suelo llevarles a lugares que realmente muestren la personalidad de la ciudad. Si vamos a comer algo, les llevo a una tasca llamada Celso y Manolo. Hacen buena y sencilla comida tradicional en un espacio muy auténtico. También al restaurante Sala de Despiece, que es más sofisticado, pero con muy buena comida también. Y si quiero que conozcan un poco más el carácter excéntrico de los madrileños les llevo a Microteatro, un espacio teatral increíble abierto en una antigua carnicería.\n

¿Qué lugares son imprescindibles?\n

Hay que ver los museos de El Prado y el Reina Sofía, pero también hay buenas exposiciones en Centro Centro. El Matadero también es obligatorio. Está también un maravillosamente conservado Cine Doré, sede de la Filmoteca Española. También hay que ir a los mercados gastronómicos. Todo el mundo que visita Madrid suele ir al de San Miguel, pero yo prefiero llevarles a los de San Antón o Antón Martín. Platea o San Ildefonso también ofrecen experiencias gastronómicas auténticas.\n

Usted nació aquí. ¿Cómo recuerda la ciudad cuando era niña?\n

Recuerdo sobre todo que había más áreas verdes, más parques y jardines. Incluso había zonas en la que te podías bañar. También recuerdo que la relación con los vecinos era más cercana. Desde entonces la ciudad ha crecido dramáticamente hasta casi los 15 millones de personas.\n

¿Estambul asiática o Estambul europea?\n

Es realmente difícil elegir. ¿Podría usted separar su corazón de su alma?\n

Siempre se asocia esta ciudad con el caos, con el cruce de caminos, con el choque de dos mundos… ¿Cuál de todos esos tópicos cree que es más real?\n

Todos ellos. Estambul es ciudad de paradojas. El caos es real, por su población y porque el tráfico nunca cesa. Y si se mira ese choque de civilizaciones, también es real, pero al mismo tiempo es una gran oportunidad de que se encuentren ambos lados. Sociológicamente e históricamente tenemos mucho que aprender de esta ciudad, de cómo la gente ha convivido y de cómo se han inspirado y aprendido unos de otros.

 \n

Madrid dispone de una gran variedad de lugares para comer. ¿Qué te gusta más?\n

Prefiero ir a casas de comida casera donde ofrecen auténticas tapas bien hechas sin muchas pretensiones. Me gusta llevarles a estos lugares porque solo los puedes encontrar aquí.\n

\n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Cuál es su ideal de hacer ‘keyif’?\n

¡Yo misma soy ‘keyif’! Mi percepción de la vida es muy de comer y descubrir nuevos sabores… Me gusta coger el ferry entre los continentes y alimentar a las gaviotas, que son un gran símbolo de esta ciudad. Me gusta ir a las terrazas de los edificios en la zona de Taksim y Beyoglu y disfrutar de una copa, como en el club 360. Pero también visitar la península histórica, porque es donde el misterio y la historia se encuentran. O ir a las Islas del Príncipe, porque son una parte única de Estambul.\n

¿Te gusta también la zona de las tiendas de lujo y los edificios señoriales?\n

Lo que me gusta de Madrid es que cada barrio tiene su propia personalidad. También me gusta el tradicional carácter castizo que puedes encontrar en Chamberí o Barrio de Salamanca.  \n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

\n

\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

A mitad de entrevista le decimos: “Te vamos a recomendar para la televisión”. Ella sonríe y responde: “Quién sabe, quizá algún día pueda presentar las noticias…”. Ece Üner (Estambul, 1981) es una de las periodistas más populares de su país. Cada día conduce un programa de noticias de tres horas en el canal Habertürk. Se convirtió en periodista tras haber estudiado Sociología e Historia porque, dice, el periodismo era la combinación perfecta. De ahí que no hubiera nadie mejor para hacernos de cicerone en Estambul, esa ciudad en la que la tradición y el progreso conviven a diario. Como periodista, le pedimos un titular para su ciudad. “Es una buena compañera del alma”, responde. “Pero también una ciudad sagrada del pecado”, añade misteriosa.  \n

Al igual que la ciudad, Paolo Fanale combina clasicismo y modernidad: “Munich es una mezcla perfecta entre modernidad e historia. Yo me reconozco en ella porque me siento muy moderno, pero mi trabajo es histórico, a la vez que actual. Munich es una ciudad tranquila, segura, bonita... podría decir que perfecta”.

Especializado en papeles de tenor lírico ligero y lírico puro, el deseo de su padre de que estudiara piano marcó su destino al permitirle descubrir la ópera. Su debut con 25 años en 2007 en Palermo fue el primer paso de una carrera que ha continuado en el Metropolitan de Nueva York, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, o la Ópera de Helsinki. Fanale reconoce que es un momento delicado el que vive la Ópera actualmente, de renovación del teatro, pero en el que se siguen realizando grandes proyectos y surgen grandes artistas. “Yo soy fan de Roberto Alagna. Es un cantante al que amo mucho, también porque procede de mi tierra, Sicilia”.

Esta meteórica carrera tiene un peaje. El año pasado solo estuvo en su hogar, en Marsala, un mes en todo el año. “Soy un cantante de ópera. Trabajo en el teatro. Gracias a este trabajo tengo la oportunidad de viajar mucho. La única pega es estar lejos de mi familia. Es el precio a pagar”, reconoce. Una familia que incluye un bebé de escasos meses, su segunda hija.\n

Ha vivido toda su vida en Estambul. Aunque confiesa que si no lo hiciera aquí lo haría en alguna isla, como Sicilia, Córcega o Kefalonia. Por eso las vistas que más admira son las que se ven desde la plácida ventana de la habitación de la casa museo del escritor Tevfik Fikre, en la zona de Bebek. La paz, la distancia, frente al ritmo mediterráneo y ruidoso de una ciudad, como la define, “que puede convertirse en tu mejor amiga, porque te escucha las 24 horas y tú puedes escucharla a ella”. Eso y porque, como también nos revela, esta ciudad “sabe guardar muy bien los secretos”.\n

“Otro lugar que hay que ver es la catedral, bellísima, en la que se dice que hay una huella del diablo”, recomienda el tenor. La leyenda cuenta que el diablo se enfadó al ser engañado por el arquitecto, que le prometió construir una iglesia sin ventanas si no se entrometía en las obras. “Quizás es cierto”, bromea.

Paolo Fanale completa su recorrido por los atractivos de Munich con una recomendación gastronómica: “Todo el que venga debe comer un pretzel y beberse una cerveza. Son los mejores del mundo”. Reconoce que mantener una disciplina física es muy importante en su trabajo. Pero no puede decir que no a una buena cerveza. ¿Otro pacto con el diablo?  \n

“Otro lugar que hay que ver es la catedral, bellísima, en la que se dice que hay una huella del diablo”, recomienda el tenor. La leyenda cuenta que el diablo se enfadó al ser engañado por el arquitecto, que le prometió construir una iglesia sin ventanas si no se entrometía en las obras. “Quizás es cierto”, bromea.

Paolo Fanale completa su recorrido por los atractivos de Munich con una recomendación gastronómica: “Todo el que venga debe comer un pretzel y beberse una cerveza. Son los mejores del mundo”. Reconoce que mantener una disciplina física es muy importante en su trabajo. Pero no puede decir que no a una buena cerveza. ¿Otro pacto con el diablo?  \n

\n

\n

\n

¿Cuál es el mejor de los secretos de Estambul que puede compartir?\n

Hay muchos… Las gaviotas, la textura y el color son los mejores. Pero hay más. Por ejemplo la comida rápida, que existe desde el imperio otomano, con el Simit, ese ‘bagle’ con sésamo por encima. Pero también hay sitios… El palacio Çırağan, por ejemplo, que es un hotel de lujo pero en el pasado se utilizó como estadio para el equipo de fútbol Besiktas e incluso como refugio para la gente sin hogar. Otro secreto es que aquí cuando alguien compra una casa o una fábrica siempre se puede encontrar en los cimientos un cementerio o parte de un palacio.  \n

Acaba de publicar un poemario, ‘Olduğu Gibi’. ¿Hasta qué punto esta ciudad es parte de él o, al contrario, sus poemas son una forma de huir de ella?\n

Ambos. Escribir poesía es una forma directa de oponerte al mundo y a lo que nos dicen que es lo correcto. Es una forma de protesta. Así que es una vía de escape. Pero las palabras también tienen algo mágico. El mundo puede cambiarse con las ideas o con las palabras, así que siempre tienen ese componente de magia y transformación. Y en ese sentido Estambul es una gran inspiración para mí, como lo ha sido para muchos otros poetas, porque es ese ‘check point’ en el que la historia y el misterio se encuentran.\n

RESERVA LAS HISTORIAS DE PASSENGER6A

Reserva

las historias de Passenger6A

Aventura

Magazine

Aventura

“Quería formar parte del paisaje”

Entrevistamos al fotógrafo Walter Astrada

El fotógrafo argentino lleva más de diez meses recorriendo el mundo con ‘Atenea’, su Royal Enfield. Ya ha pasado por 23 países, y, por el momento, no tiene fecha de regreso.
\n

Ha pasado casi un año desde que emprendiste el camino. ¿Qué te hizo dejarlo todo para dar la vuelta al mundo?

En realidad tenía muy poco que dejar. Nunca fui de acumular cosas materiales, todo lo que tenía entró en ocho cajas pequeñas. Por otro lado, ya no cubría noticias. Últimamente viajaba para dar clases y hacer algún reportaje puntual. La gran diferencia es que antes mi base era Barcelona y ahora la base es mi moto. Lo que quería era continuar viajando, pero sin prisas y con la posibilidad de parar o seguir según lo sienta.\n

Entre dos y cinco millones de años se calcula su origen, pero si nos basamos en su descubrimiento es apenas un bebé. Howard y Deb Limbert, una pareja de espeleólogos británicos, organizan una expedición a Vietnam en 1990. Trece viajes se suceden desde entonces culminando en 2009, cuando se realiza la primera expedición a Son Doong. No la hubieran sacado de su letargo de no ser por Ho Khanh, un granjero local que cazó durante años en la zona y se escondió por casualidad en las cueva para protegerse de la lluvia. Aún así, Son Doong es esquiva, hacen falta tres expediciones con ayuda de Ho Khanh para encontrarla. Los bosques y la densa vegetación la convierten en una fortaleza casi inexpugnable.\n

Foto: Walter Astrada

Benarés, o Varanasi, es conocida como “la ciudad de los templos”. Está situada a las orillas del Ganges y es una de las siete ciudades sagradas del hinduismo.

\n

¿Y por qué decidiste ir en moto? Casi no sabías montar antes de este viaje.

Sí, yo me movía mucho en moto pero siempre iba de paquete mientras cubría noticias. No tenía ni idea de cómo manejar una, así que mientras estaba en Haití en el 2010 le pedí a Fednel, mi conductor, que me enseñara. En 2012 me saqué el carnet y comencé a ahorrar para hacer el viaje. Elegí la moto para tener más independencia y más capacidad de movimiento. Cuando vas en un vehículo de cuatro ruedas, de alguna forma, te aíslas. Yo quería formar parte del paisaje y sentir el aire golpeándome la cara.\n

\n

Uno de los elegidos

El fotógrafo Ryan Deboodt, especializado en reportajes de aventura y viajes, sobre todo en la zona de Vietnam, ha captado algunas de las mejores y más espectaculares imágenes de Son Doong con ayuda de un dron.\n

Las hermanas pequeñas de Son Doong

El Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, alberga en sus 85.000 hectáreas otras cuevas que merecen una visita como Phong Nha y Thien Duong. Estas cuentan con pasarelas de madera acondicionadas para el turista.\n

© Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

‘Cuidado con el dinosaurio’ o ‘la Mano del Perro’ son los nombres de algunas áreas de la cueva.

\n

La galería mide unos 90 metros de ancho y está a casi 240 metros de altura. Incluso se aprecian las nubes en el techo.

Un paisaje que parece de otro mundo pero que tiene una explicación terrenal. La erosión del agua del río sobre la piedra caliza provocó que el techo se derrumbara creando gigantescos tragaluces y dando lugar a una frondosa vegetación con su propio microclima. Uno de sus fenómenos más curiosos son las llamadas ‘perlas de las cavernas’, formadas por las capas de calcita que el agua ha dejado en la arena. Están presentes en otras cuevas, pero su tamaño suele ser el de una canica. En Son Doong llegan a convertirse en esferas casi perfectas del tamaño de pelotas de tenis.

Con el fin de preservar la integridad de la cueva, el gobierno vietnamita restringe el acceso y solo permite la visita de unas 200 personas al año. Oxalis Adventure Tours ofrece a los turistas aventureros la posibilidad de embarcarse en una expedición. 3000 dólares es lo que cuesta plantar el pie en territorio virgen y convertirse en un punto diminuto de la cueva más grande del mundo.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

Además de su propia jungla, Son Doong cuenta también con un río.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

En Son Doong hay espacio suficiente como para albergar una manzana de edificios de 40 pisos.

\n

"Hay días que no hago ninguna foto, pero voy observando todo el tiempo".

El récord lo tiene el irlandés Thomas Maguire, quien completó la carrera en 3 horas, 36 minutos y 10 segundos.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

\n

\n

\n

\n

¿Qué ha sido lo más difícil de estos 39. 576 kilómetros?

Es verdad que he tenido un par de averías con la moto, pero, visto con perspectiva, llevo casi diez meses viajando, y estos problemas han sido cuánto, ¿15 días? No es nada. La gente dice que quiere aventura, que le gustan las sorpresas, pero solo cuando las esperan. Para mí, un problema es una experiencia. No voy a decir que me lo pasé bien y que quiera que la moto se rompa, pero no son momentos que no querría volver a repetir.

¿Y lo más impactante? Ese momento que no se te va a borrar nunca de la retina.

Todo. Ya de por sí, salir a viajar, sin destino definido y sin fecha de fin, es impactante. Se me hace muy difícil destacar algo. Disfruto mucho probando diferentes comidas, y aunque a algunos les pueda parecer asqueroso, en Corea del Sur probé gusanos de seda y pulpos vivos. Pero paisajes, carreteras, gestos, luces, sonrisas, miradas, todo eso es muy importante. El que aunque no hablen tu idioma, te ayuden, paren a ayudarte. Invitarte a comer o a un té por el solo hecho de llegar a su pueblo o ciudad. Confirmar que la mayoría de las personas son buenas y tenemos muchas cosas en común, aunque tengamos diferencias.\n

Foto: Walter Astrada

Todas las fotos de su viaje son en blanco y negro y pueden comprarse en diferentes tamaños a través de su web.

\n

Foto: Walter Astrada

En las orillas del Lago Tulpar, en Kirguistán, se celebra el Festival Nacional de Competiciones de Caballos.

\n

Uno de los elegidos

El fotógrafo Ryan Deboodt, especializado en reportajes de aventura y viajes, sobre todo en la zona de Vietnam, ha captado algunas de las mejores y más espectaculares imágenes de Son Doong con ayuda de un dron. \n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.  \n

De todos los lugares por los que has pasado con Atenea, ¿qué es lo que no podemos perdernos?

Turquía me ha gustado mucho. He estado allí aproximadamente un mes y me podrían pagar como embajador, porque es uno de los países que siempre destaco. En Estambul, me pasé varios días y a la noche me iba a comer pescaditos en el puerto. Las ciudades subterráneas de Capadoccia también son imprescindibles. Como carretera espectacular, la entrada a Rusia desde Tbilisi por la Georgian Military Road. Mongolia es todo inmensidad y paisajes. Se suele recorrer en un 4x4. Rajastán, en India, también es espectacular, así como el noreste del país, bastante desconocido para los turistas.

Además de la moto, tienes otra compañera de viaje inseparable: tu cámara. ¿Cómo se ve el mundo a través de su objetivo?

No viajo como fotógrafo. Antes cuando trabajaba y viajaba de vacaciones, la llevaba pero no hacía fotos. Era más sobre experimentar y disfrutar del momento. Ahora igual. Hay días que no hago ninguna foto, pero voy observando todo el tiempo. Las fotos que voy haciendo son una especie de diario visual que me sirve para complementar lo que observo y quiero compartir.
 \n

El lugar mas solitario sobre el hielo

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

Walter Astrada con ‘Atenea’, su Royal Enfield

\n

De viaje con Walter Astrada

Puedes seguir sus pasos a través de su web. Allí escribe y cuelga fotos que va haciendo. Pueden adquirirse en papel desde 120 euros. Además, sortea algunas de ellas entre los que contribuyen con donaciones e imparte talleres online y presenciales.\n

Dices que Internet y los aviones han “encogido” el planeta. ¿Por qué?

Puedes hacer la vuelta al mundo sin moverte, lo tienes todo en tu ordenador. Yo tardé cinco meses y medio de Barcelona a Vladivostok, en Rusia. En avión son unas diez horas. Para mí es como un tubo que te teletransporta. Te desplazas, pero no tienes la sensación de estar viajando. En diez horas de diferencia puede haber un cambio de 40 grados. Viajando por tierra, el cambio es mucho más paulatino. Por ejemplo, en este viaje, nunca he tenido jet lag, y he cambiado varias veces de huso horario.

Gracias a que este mundo es más pequeño y a Internet, muchos podemos seguirte y ‘acompañarte’ a través de tu web.

Los viajes hay que compartirlos. La web es como un diario visual. Antes contaba historias a través de imágenes, ahora también escribo. A veces es difícil contar algunas cosas con una foto. Por ejemplo, el olor de la India. Por eso escribí un post. Además, vendo las fotos que voy haciendo. Es una especie de ‘crowdfunding’. Si a la gente le gusta lo que estoy haciendo, pueden colaborar para que continúe mi viaje  \n

\n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.

 \n

Foto: Walter Astrada

Un grupo de peregrinos llegan al templo de Lalita Ghat, construido en el siglo XIX por el Rey de Nepal.

\n

Foto: Walter Astrada

En el puerto de Kadıköy, en Estambul, además de pescado, los vendedores ambulantes ofrecen maíz y castañas a los viandantes.

\n

Foto: Walter Astrada

Turquía fue una de las paradas favoritas de su viaje. Pasó casi un mes recorriendo el país.

\n

Foto: Walter Astrada

La Georgian Military Road recorre los aproximadamente 200 kilómetros que separan la capital de Georgia de Vladikavkaz, en Rusia.

\n

Foto: Walter Astrada

Durante el mes de noviembre se celebra la feria de camellos de Pushkar. Es la feria de ganado más grande de Asia.

\n

Foto: Walter Astrada

“No tenia nada de experiencia haciendo off road, así que he ido aprendiendo a medida que avanzo. Ahora ya voy tomando los diferentes tipos de caminos con mucha mas confianza.”

\n

Weekenders

Magazine

Weekenders

En bici a los años 30

Sabe a vino, suena Edith Piaf y el viento del sur nos da en la cara. Estamos en Francia, eso seguro, pero hemos viajado en el tiempo con la ‘Anjou velo vintage’. \n

Foto: Christophe GAGNEUX - Pixim Communication

Conjuntar el atuendo al participar con amigos en el festival puede ser muy divertido.

\n

¿Tu bicicleta es anterior a 1987?

Si la respuesta es sí, estás de enhorabuena. 1987 es la fecha tope para participar en el festival. Además, no debes haber cambiado el manillar ni tener reposapiés automáticos. Se permiten réplicas. Ciclistas reconocidos como Raymond Poulidor, Bernard Thévenet, Joop Zoe- temelk o Roger Legeay han participado. \n

L

as bicicletas no tienen usuarios, sino militantes. Para sus amantes no hay término medio, se apasionan por ellas. Les une un hilo invisible aunque les sean infieles con coches y aviones. Si se tiñe de color sepia esta devoción por las dos ruedas, nace ‘Anjou velo vintage’, al sur de Francia, un evento que une ciclismo, vino y el espíritu de los años 30.

Cada edición tiene más seguidores –más de 2.500 participantes y 20.000 visitantes–, viajeros procedentes de todas partes del mundo para disfrutar de un fin de semana ‘retro’ con cuatro posibles rutas de entre 30 y 140 kilómetros. Se celebra a una hora de París, en el valle del Loira, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Lo atraviesa un río que le da nombre, y por el que se organizan paseos en embarcaciones tradicionales. 

La ruta para los mejor preparados es ‘Auténtico 1868’, 130 kilómetros a recorrer el 18 de junio –primera jornada de esta sexta edición– por caminos de tierra que alcanzan una altitud de hasta 120 metros. La más extensa del domingo 19 es ‘Irène Delaboucle’. 60 kilómetros que recorren pueblos como Rou-Marson, Doué-la-Fontaine, Brossay o Saumur. Este último destaca por el monasterio de Saint-Florent y las torres a la sombra del castillo ducal.\n

Las otras dos propuestas son ‘Anatole Laguibole’ y ‘Jean-Guy Dondroit’. La primera, 40 kilómetros por el corazón de los viñedos de Anjou, donde las bodegas han crecido al amparo del patrimonio cultural: la Colegiata Saint-Martin, ejemplo de arquitectura carolingia; la fortaleza del Plessis-Macé, o la abadía de Asnières. La otra consta de 30 kilómetros a la orilla del río, contemplando pueblos marineros y cuevas. \n

En marzo, a tres meses de que se celebrara el festival, ya se habían inscrito más de 1.000 personas.

\n

\n

Durante todo el año puede recorrerse el valle del Loira en bicicleta, con 3.000 kilómetros de carriles.


 \n

\n

‘Anjou velo vintage’ seduce también por el estómago gracias a sus rutas gastronómicas: los ciclistas realizan paradas para hacer degustaciones. Sobre el valle del Loira se asientan restaurantes desde los que dejarse llevar por el buen comer. Les Banquettes rouges, en Blois, ofrece cocina tradicional junto a la iglesia de San Nicolás. Le Grand Vélum, en Chaumont-sur-Loire, es un restaurante ‘gourmet’ ubicado en el parque del castillo de Chaumont-sur-Loire. El chef Olivier Arlot dirige el restaurante La Chancelière, en Montbazon. Langosta con quinoa, coliflor, curry y coco, o un menú degustación son algunas de las recomendaciones. A orillas del Loire está Emmagine Le Bout du Monde, un restaurante botánico, donde las flores del jardín además de servir de adorno, son comestibles. Las galletas ‘Le Vinaillou’ y la miel son sus productos también característicos de la zona.

La música es reclamo durante el ‘Anjou velo vintage’. Se recuperan los ritmos de los años 30 y la ruta se ameniza con jazz y swing. En el centro histórico de Saumur se instalarán 90 expositores con accesorios de moda reciclados, feria de antigüedades y venta de bicicletas. Además de visitar las bodegas y de hacer un curso de vino en ‘L'école d'Antan’, se puede viajar al pasado en el cine o en una barbería retro. Todo un fin de semana de nostalgia, vino y, en vez de rosas, bicicletas. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Otros lugares imprescindibles para el viajero melómano son el teatro que acoge el Grand Ole Opry cada semana, donde tocaron vacas sagradas, desde Porter Wagoner a Dolly Parton. El propio Bluebird Café, un local de 20 escasas mesas y ambiente intimo, que muchos artistas eligen para presentar por primera vez sus canciones. O la United Record Pressing, la fábrica de discos más grande del país, abierta desde 1949, donde eligieron personalmente el color de sus vinilos The Beatles, Bob Dylan o Miles Davis.\n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Foto: Joe Carillo

Uno de los múltiples locales de conciertos es el Whiskey Bent Saloon.

\n

Entorno adverso

El dj londinense Ali B, que estuvo en AfrikaBurn en 2011, define el festival como "la mejor fiesta en la Tierra". La premisa es simple: una ciudad temporal dedicada a cualquier expresión artística que puedas imaginar –y las que no, también–. Triunfan disfraces, ‘performances’ y vehículos 'mutantes' para moverse por el campamento. La organización únicamente provee de hielo a los participantes, el resto de necesidades (comida, bebida, cama) depende de cada 'burner'. No hay vendedores, tampoco patrocinadores. Fue creado por una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es coordinar este evento una vez al año. Para esta décima edición se han puesto a la venta unas 11.000 entradas. El campamento temporal se volverá a instalar en torno a una figura central que arde como final de fiesta. AfrikaBurn es resultado de la expresión artística de una comunidad de voluntarios. Sin reglas, pero con once mandamientos. Entre ellos: participación, intercambio de regalos y respeto al medio ambiente, lo que supone no dejar ningún residuo para que el desierto vuelva a ser eso, desierto. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos a ritmos de rock, pop, jazz, blues, country e incluso gospel.

‘Anjou velo vintage’ une ciclismo, vino y el espíritu de los años 30

Foto: Christophe GAGNEUX - Pixim Communication

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Paseo junto al río más largo de Francia

21 castillos vigilan el valle del Loira. El de Sully, construido a finales del siglo XIV, tiene las mejores vistas del río Loira, el más largo de Francia (1013 kilómetros). Es una auténtica fortaleza medieval que aún conserva el porte original con su torreón, fosos con agua y atalayas.\n

Tú y yo

Magazine

Tú y yo

El amor en los tiempos del ‘kale’

Salir a cenar ya no será un problema. Cada vez más restaurantes adaptan sus menús para contentar por igual a parejas mixtas de ‘veggies’ y carnívoros. Olvida los prejuicios. ¡Bon appétit!\n

Con más de 600 millones de vegetarianos en el mundo, no es raro que un miembro de la pareja sea vegetariano y otro no. Los sábados por la noche, millones de ellas se debaten entre que uno ceda e ir a un restaurante ‘veggie’ u optar por uno tradicional en el que las opciones vegetarianas se limitan a una ensalada. \n

\n

Afortunadamente para las relaciones de pareja, cada vez más locales incluyen en sus cartas menús ‘vegetable-based’. La carne y el pescado hacen hueco al brócoli, la batata y el aguacate. Y a las ‘parejas omnívoras’ les encanta. \n

Cada vez más locales incluyen en sus cartas menús ‘vegetable-based’.

Nueva York - La fiebre ‘veggie’
La Gran Manzana está, como casi siempre, a la cabeza de esta nueva tendencia culinaria. Los chefs han teñido de verde las cartas de sus restaurantes, incluso en los de alta cocina. Dovetail, con una estrella Michelin, ha incluido un menú vegetariano y otro ‘vegetable-focused’ todos los lunes. Durante toda la semana, el chef Jean-Georges prepara recetas con productos orgánicos de temporada en ABC Kitchen. Comparte también la filosofía ‘de la granja a la mesa’ con Dig Inn, una cadena de restaurantes que quiere democratizar la comida sana haciéndola asequible. 
 \n

Foto: © Amy Murrell

No solo el menú de Grain Store es sostenible, también los muebles y la decoración del restaurante.

\n

Foto: Dig Inn

Los defensores del movimiento ‘farm-to-table’ suelen publicar el origen de las materias primas que utilizan. Las coles de Bruselas de Dig Inn vienen de Bayview Farm en Jamesport.

\n

Buenos Aires – En la tierra del asado
En Argentina no es fácil ser vegetariano. Está entre los 20 países que más carne consumen al año, con 91,7 kilos por persona. Si renunciar a la carne a la parrilla no es una opción, existen varios restaurantes ‘mixtos’. Rogelia, a las afueras de Buenos Aires, sirve cocina casera. Sus buñuelos de acelga con alioli son tan sabrosos como las costillas de novillo. En Ninina Bakery son especialistas en hamburguesas de vacuno, pero también vegetarianas y veganas. iLatina adapta su alta cocina latinoamericana para ofrecer una versión vegetariana de cada uno de sus platos. ¿Prefieres el ceviche de pescado o de hongos?\n

Lunes sin carne

La campaña ‘Meatless Monday’ propone no comer carne un día a la semana. El televisivo chef italoamericano Mario Batali se ha unido a la causa. Sus pizzerías OTTO en Nueva York y Las Vegas lo recomiendan a sus clientes.\n

i Latina es uno de los restaurantes latinoamericanos con más proyección según el jurado de ‘50 Best Restaurants’.

\n

Londres – El más multicultural
El chef francés Bruno Loubet se declara imparcial en la guerra de veganos contra carnívoros y defiende que carne, pescado y vegetales tienen el mismo peso en sus platos. Pero no puede esconder su favoritismo por el verde. Basta una visita a Grain Store para comprobarlo. Otra opción es la comida india de Lotus, en Leicester Square. La India es el país con más vegetarianos del mundo, un 40% de su población. Los restaurantes indios son los preferidos de las parejas omnívoras: casi todos los platos tienen una versión vegetariana.

California – Menús flexibles
En la capital ‘veggie’ por excelencia llevan años acomodando los menús a sus exigentes clientes. En este contexto, Gather es un restaurante sostenible situado en el edificio más ‘verde’ de Berkeley. El New York Times dijo de él que era “la solución omnívora definitiva”. Para tranquilidad de los carnívoros, sus platos vegetales tienen la opción de añadir bacon. Y es que todo puede adaptarse. En Mohawk Bend la salsa búfalo baña unas coliflores en lugar de alitas y el resultado es espectacular. \n

Los paninis y crostinis de Il Bambino se podrán encontrar en el Greenwich Village, NYC.

\n

‘Take-away’ en NY

Il Bambino engaña: aunque en su logo aparezca un cerdito, destaca por sus opciones vegetarianas. Sus paninis se han hecho tan famosos en Queens que abren un nuevo local en Manhattan. \n

Foto: http://himalayajourney.com/

Barkhor es el principal barrio de Lhasa. Está compuesto por pequeñas calles llenas de puestos callejeros y la plaza de Jokhang, donde se encuentra el templo.

\n

En Ninina Bakery las hamburguesas se preparan al momento y a la vista del cliente.

\n

Vacaciones

Magazine

Vacaciones

Coober Pedy: vivir bajo tierra

Después de que los ‘forty-niners’ arrasaran las ‘doradas’ tierras de California, el ‘outback’ australiano desató otra fiebre más silenciosa, la del ópalo.\n

C

hatarra de hierro fue la base con la que un padre construyó a principios del siglo XX el único árbol que hay en Coober Pedy. Quería que sus hijos vieran un árbol, aunque fuera de acero. A 846 kilómetros de Adelaida, en el sur de Australia, es necesario adentrarse en Coober Pedy para comprobar que la vida no está en la superficie, sino unos cuantos metros más abajo.\n

El termómetro marca 48 grados y no hay un alma en la calle, pero no se trata de despoblación. El registro de Coober Pedy habla de aproximadamente 3.500 habitantes. Están en sus casas, construidas bajo tierra y a una temperatura media de 20 grados. Al exterior se sale, aunque con extremo cuidado. “No corras, ni camines hacia atrás”, anuncian sus carteles, que alertan de hoyos en el terreno. \n

Hombre blanco en el agujero

Coober Pedy toma su nombre en 1929, de la traducción de los términos aborígenes ‘kupa piti’, que significa ‘hombre blanco en un agujero’. Los primeros refugios los construyeron los soldados que regresaban de la Primera Guerra Mundial, y su estructura imitaba a las trincheras francesas.\n

La única elección viable es habitar como las hormigas. Vivir en casas refugios excavadas en suelo y roca es la manera de no dejarse el sueldo en aire acondicionado. Denominan a estas casas ‘dugouts’, y en ellas vive el 70% de la población. No hay ventanas pero “es muy silencioso, muy oscuro y muy tranquilo”, explica Christine Henry, una de sus habitantes. Y si se quiere una habitación extra, basta con cavar.

A Coober Pedy le obsesiona el ‘fuego del desierto’. Así es como se conoce también al ópalo, que puede alcanzar los 3.000 dólares en el mercado. Tienen su propio festival dedicado a esta piedra semipreciosa, con desfile de excavadoras incluido. Es lógico, junto con las ciudades de Andamooka y Mintabie, abarcan el 85% de la producción de ópalo mundial, una cifra que se traduce en millones de dólares de ganancias. Aún así, la riqueza alcanza a menos del 1% de su población. \n

Los viajeros que se adentren en Coober Pedy pueden explorar las cuevas en excursiones en las que incluso excavarán en las minas para buscar su propio ópalo.

\n

El ‘Cocodrilo Dundee’ fetichista

A Cocodrilo Harry, además de cazar cocodrilos, le gustaba coleccionar ropa interior femenina. Hasta Tina Turner le regaló uno de sus sujetadores. Era el personaje más bizarro de la región y aunque falleció en 2006, su ‘dugout’, a cuatro kilómetros de Coober Pedy, continúa abierto a los visitantes.\n

Cada mes de agosto, desde 1969, se celebra el Coober Pedy Races, una fiesta que aglutina motos y caballos.

Su origen se encuentra hace 150 millones de años, cuando el océano cubrió la región. Al retirarse las aguas, el silicio, un nutriente oceánico, quedó en la roca. Los primeros recolectores eran nómadas, pero en enero de 1915 una fiebre del oro tardía aterrizó en Coober Pedy con el New Colorado Prospecting Syndicate. Lo integraban Jim Hutchison y su hijo William, de 14 años, PJ Torno y M McKenzie. Fue el más joven quien encontró pedazos de ópalo en la superficie de la tierra.

Dos meses más tarde llegaron los hermanos O'Neill, pioneros en la minería del ópalo. Con la Gran Depresión cayó la producción, pero en 1946, una mujer aborigen llamada Tottie Bryant encontró un campo de ocho millas de ópalo que atrajo una avalancha de aventureros buscando riqueza. Yugoslavos y serbios fueron los primeros, hoy conviven más de 45 nacionalidades.

Coober Pedy se ha convertido en una ciudad minera moderna, con más de 70 campos, 300.000 pozos mineros y 150.000 turistas que hacen ‘gymkanas’ para encontrar ópalos, y juegan al golf por la noche en un campo sin césped con pelotas luminosas. El único riesgo, tal como avisa el guía, y también minero, Wayne Borrett, es no querer abandonarlo: “Piensas que mañana encontrarás la piedra mágica, por eso no te vas nunca”.

 \n

La carnicería que no vende carne

The Vegetarian Butcher en Ámsterdam es un sueño hecho realidad para muchos vegetarianos. Desde hamburguesas a tiras de bacon ahumado o atún. Aquí podrás encontrar cualquier sustitutivo de la carne que imagines con un sabor increíble.\n

El ópalo es la piedra preciosa nacional de Australia, desde donde se produce el 95% de este mineral.

\n

Los turistas hacen ‘gymkanas’ para encontrar ópalos y por la noche juegan al golf con pelotas luminosas en un campo sin césped

Existen ‘dugouts’ (casas), pero también hoteles subterráneos como el Desert Cave Hotel o iglesias como la de la imagen.

\n

Cultura

magazine

Cultura

El Louvre y el Guggenheim comparten isla

Con cuatro museos y un centro cultural diseñados por cinco ganadores del premio Pritzker, la isla de Saadiyat, en Abu Dhabi, se prepara para convertirse en meca del arte y la arquitectura. \n

U

na ciudad exitosa es aquella en la que mucha gente tiene la oportunidad de hacer lo que quiere y encontrar lo que necesita”. Así se presenta Saadiyat Cultural District, el que será el punto neurálgico de la vida cultural en Abu Dhabi, capital de Emiratos Árabes Unidos. Un proyecto en forma de isla que lleva una década de planificación y obras a sus espaldas, y que cuenta para su diseño con pesos pesados del panorama arquitectónico. Jean Nouvel, Frank Gehry y Norman Foster, ganadores del premio Pritzker, quieren poner su pica en Abu Dhabi para convertir a esta joven ciudad en una referencia de la cultura –y de la nueva arquitectura– a nivel mundial.

Uno de estos símbolos será el Museo del Louvre. La mítica pinacoteca parisina ha elegido la isla de Saadiyat para establecer su tercera sede (la segunda está en Lens). El proyecto lo firma Jean Nouvel, y su apertura está prevista para finales de 2016. Lo más característico del edificio es su cúpula, que simula unas ramas entrelazadas que filtran la luz provocando un curioso juego de sombras. Bajo ella, se va a narrar la historia de las civilizaciones distribuida en cuatro periodos: arqueología; época medieval y nacimiento del Islam; periodo clásico del Humanismo a la Ilustración, y arte moderno y contemporáneo.  \n

En el casco histórico de Alcalá está el Museo Casa Natal de Cervantes, que cuenta con la segunda edición en castellano de ‘El Quijote’, impresa en 1605.

La mayoría de ellos pertenecen a Kananaskis Country, un conjunto de parques rodeados por las Montañas Rocosas en Calgary (Canadá). Un área extensa y salvaje, perfecta para imitar a las tierras vírgenes en las que se aventuran los ‘tramperos’ de la película en busca de pieles. Iñárritu buscaba el máximo nivel de realismo. No quería utilizar cromas ni efectos especiales y solo filmaba con luz natural. Esto provocó un retraso en los planes de rodaje porque había días en los que solo podían trabajar dos o tres horas. La naturaleza no entiende de fechas de producción y el paisaje nevado se esfumó obligando al equipo a buscar una alternativa. La encontraron 13.000 kilómetros al sur, en Ushuaia, el lugar más austral del mundo.  \n

Foto: TDIC

En los 27 km2 de la isla de Saadiyat conviven ocio, cultura, naturaleza y negocios.

\n

Foto: TDIC

Guggenheim de Abu Dhabi tendrá más de 13.000 m2 dedicados a exposiciones.

\n

Sobre tierra firme

A diferencia de otros proyectos que se han construido de la nada o sobre islas artificiales, Saadiyat es un espacio natural. Con una superficie de 27 kilómetros cuadrados, se espera que albergue viviendas para unas 145.000 personas. \n

De expandirse saben mucho en la Fundación Guggenheim. Nueva York, Venecia, Bilbao... y ahora, Abu Dhabi. Diseñado por su arquitecto de cabecera, Frank Gehry, contará con una potente colección de arte moderno y contemporáneo (haciendo hincapié en Oriente Medio). Los conos del edificio están inspirados en antiguas torres de ventilación de la zona. Crean sombra y gestionan la ventilación de forma natural, sin descuidar la estética ni el característico sello de Gehry. Se inaugurará en 2017, aunque ya ha programado algunas muestras. La primera, 'Ver a través de la luz: Retratos de la colección Guggenheim Abu Dhabi', sirvió para presentar las dieciséis primeras obras adquiridas para la nueva sede.

Otro premio Pritzker se 'instala' en Saadiyat, el de 1999, Norman Foster. Zayed National Museum lleva la firma de su estudio, Foster's & Partners. Situado en el corazón del distrito cultural, este museo es un homenaje al jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, presidente fundador de Emiratos Árabes Unidos. Será un espacio dedicado a la historia y cultura del país, así como a la transformación que ha vivido en los últimos años. Cinco torres que actúan como chimeneas térmicas conforman el proyecto más respetuoso con el medio de todos los que habitan la isla.\n

Foto: Zayed National Museum

Zayed National Museum estará rodeado de varias plantaciones.

\n

Foto: Carlos Luján

En el Centro de Interpretación de Alcalá de Henares hay una reproducción de la pila bautismal del dramaturgo.

\n

El actor trotamundos

El cuarto pilar de Saadiyat es el Centro de Artes Escénicas, diseñado por la anglo-iraquí Zaha Hadid. El objetivo es atraer hasta Abu Dhabi a primeras figuras del teatro, la danza y la música. Este proyecto pertenece a la segunda fase de desarrollo del Distrito Cultural. También está pendiente de construcción el Museo Marítimo, diseñado por el japonés Tadao Ando. Cómo no, galardonado con un Pritzker.\n

La isla se encuentra a poca distancia del centro financiero de Abu Dhabi: a doce kilómetros por la autopista o a diez si se opta por el tren ligero. Cuenta con tres puentes para conectar con las islas vecinas. \n

Conexión Saadiyat

Jean Nouvel, Frank Gehry y Norman Foster, ganadores del premio Pritzker, quieren poner su pica en Abu Dhabi .

Foto: TDIC

Dos tercios del Museo del Louvre están cubiertos por la cúpula, que mide 180 metros.

\n

Foto: TDIC

Además de destino cultural, la isla de Saadiyat cuenta con varios kilómetros de playa.

\n

\n

\n

Top 6A

MAGAZINE

TOP 6A

Seis hoteles en medio de ninguna parte

Sus remotas localizaciones los convierten en los lugares ideales para perderse… o encontrarse.

Royal Pavilion Villas by Qasr Al Sarab (Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos)

Camufladas por la arena de uno de los desiertos más grandes del mundo, el Rub al-Jali, encontramos estas lujosas villas desde donde se oye “cantar a las dunas”. Aunque alejadas del bullicio de la ciudad, no faltan actividades para entretenerse: escalar dunas en 4x4, caminatas por el desierto al amanecer, paseos en camello o practicar ‘land sailing’ son solo algunas de las opciones. Y todo sin tener que renunciar al minibar.

Tinga Lodge en Lion Sands Game Reserve (Parque Nacional Kruger, Sudáfrica)

No todos los días se tiene la oportunidad de dormir dentro de un Parque Nacional africano. Junto al río Sabie descubrimos este ‘lodge’ de lujo que ofrece safaris diarios. Para los más aventureros, existe la posibilidad de adentrarse más en las salvajes llanuras y pasar la noche escuchando rugir a los leones en alguna de sus majestuosas ‘treehouses’.

Tierra Patagonia Hotel & Spa (Torres del Paine, Chile)

Con vistas al lago Sarmiento y al macizo de Paine, Tierra Patagonia muestra el paisaje chileno de una manera diferente: mimetizándose con él. También cuenta con hoteles en Atacama y la isla de Chiloé. Todos tienen como objetivo conectar a los viajeros con la belleza nativa de Chile. Lo hacen a partir de la gastronomía, excursiones planificadas con la comunidad local y arquitectura sostenible.

Longitude 131º (Parque Nacional de Uluru-Kata-Tjuta, Australia)

Quince tiendas de lujo perdidas en el ‘outback’ australiano para conquistar al explorador que todos llevamos dentro. Aquí el tiempo parece detenerse cada atardecer con el Ayers Rock de fondo. Este monolito es uno de los más grandes del mundo y es Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO. La excursión del campamento a su base dura unas cinco horas.

ION Adventure Hotel (Nesjavellir, Islandia)

Una hora de viaje desde Reykjavik es lo único que te separa de las auroras boreales más salvajes, las que se observan desde este hotel enclavado en un paisaje volcánico. El Northern Lights Bar es nuestro rincón preferido. Sus amplias cristaleras con vistas panorámicas del Lago Thingvellir permiten disfrutar de la naturaleza desde un cómodo sofá.

Lakshman Sagar (Raipur, India)

“Una re-interpretación chic de las cabañas de cazadores del siglo XIX”. Así definen desde Lakshman Sagar su ‘resort’. Doce ‘cottages’, donde la herencia cultural y el ‘slow-movement’ son un verdadero mantra. Su piscina clavada en la roca es uno de sus principales atractivos y el lugar perfecto para desconectar. Forma parte de su filosofía, proponen tanto actividades como no-actividades.

Foto: James Florio

Travelfancy

Magazine

Travelfancy

Travelfancy

\n

\n

Cena romántica en una gruta

Grotta Palazzese es uno de esos restaurantes que inspira una pedida de mano de película. Se encuentra al sur de Bari (Italia), sobre un pequeño pueblo llamado Polignano a Mare y dentro de una gruta, la más grande de todas las que se han formado en la zona. En mayo inicia la temporada y permanece abierto hasta octubre. \n

Foto: Courtesy of The Beekman

\n

Un hotel en el cielo de Manhattan

The Beekman, gestionado hoy por hoteles Thompson, se construyó en 1881 como uno de los primeros rascacielos de Nueva York. Este mítico edificio, con las remodelaciones necesarias para hacer de él un espacio de lujo, reabre sus puertas en Beekman Street, con 287 habitaciones y residencias privadas. Nuestra sugerencia: hospédate en la Turret Penthouse, un ático dúplex de 111 metros cuadrados situado en su icónica torre. \n

Foto: Jakub skokan, Martin Tuma/ BoysPlayNice

\n

La montaña rusa kilométrica

¿Te atreves a caminar sobre las nubes? En Dolní Morava (República Checa) es posible: Sky Walk es una atracción, con una estructura de 55 metros, similar a las montañas rusas. A 1.100 metros sobre el nivel del mar, las vistas dan al macizo del Králický Sněžník y el río Morava. La bajada puede hacerse en tobogán. Zdeněk Franek es el arquitecto; Taros Nova, el diseñador. \n

Foto: Radu Bercan / Shutterstock.com

\n

Un espectáculo de sal

En su interior alberga una bolera, un teatro y hasta un embarcadero. No es un centro comercial, es Salina Turda, la mina de sal en Transilvania donde se puede aprender cómo se realizaban las labores de extracción gracias a las visitas guiadas que recorren sus 45 km2 de aire futurista.\n

\n

Sumergirse en la relajación

El bullicioso ajetreo de las calles comerciales del barrio de Mongkok en Hong Kong no llega hasta la piscina de la azotea del Hotel Cordis. Con solo el cielo azul a la vista, comenzar el día nadando con música, gracias a su sistema de audio submarino, solo es comparable a relajarse con un cóctel en una tumbona al atardecer.\n

Foto: © Sergio Tapiro

\n

Una comida con superpoderes

Si los superhéroes necesitar comer lo harían en el DC Comic Super Héroes Café de Singapur. En sus paredes cuelgan las capas de varios de ellos e incluso puedes encontrarlos reproducidos en tamaño real a tu lado. Para comer sirven la hamburguesa Superman o las patatas Wonder Woman, por lo que tendrás que decidir a qué superhéroe te quieres merendar.\n

Markthal Rotterdam

\n

Comida de diseño

El Markthal Rotterdam, el mercado gastronómico cubierto más grande de Holanda, es el sueño de cualquier ‘foodie’, pero también de un arquitecto. Los puestos de comida se distribuyen bajo el arco de un edificio de viviendas multicolor. Integra como ningún otro espacio diferentes funciones y supone un auténtico espectáculo por su forma, altura y colorido interior. \n

Foto: Courtesy Messner Mountain Museum

\n

Un museo a 2.275 metros

En julio se inauguró la última pieza del Messner Mountain Museum, un proyecto del alpinista Reinhold Messner. Fue el primero en conquistar sin oxígeno los picos más importantes del mundo y este museo, dividido en seis espacios, es su 15º. MMM Corones se incrusta en el paisaje del Tirol del Sur para contar la historia del montañismo… desde la montaña.\n

Lo último

Magazine

Lo Último

Videocámara de acción HDR-AS50 de Sony

La última cámara de acción de Sony incluye un zoom x3 y estabilizador de imagen mejorada para no perder ninguna aventura. Ni siquiera debajo del agua, porque incluye una carcasa submarina.\n

Altavoces portátiles UE Boom 2

La nueva generación de los altavoces de Ultimate Ears funcionan via bluetooth a 30 metros de distancia. Son sumergibles en agua hasta un metro. Perfectos para usarlos en el exterior.\n

Kickboard Micro Luggage II

Innovadora maleta con ruedas que sirve también como patinete. Aguanta hasta 100 kg de peso. Su asa telescópica se levanta 10 cm para adecuarse a todas las alturas. Admitida como equipaje de mano.  \n

Sandalias Salek Sun de Clarks

Christopher Raeburn ha diseñado unas sandalias inspiradas en Borneo. Con ligeros tacones de goma reciclada y correas tobilleras textiles, incluyen doble acolchado para hacer los paseos más cómodos.\n

Colección Amphibiox Geox

Botas inspiradas en el ‘trekking’ de suela hiperligera y superficie de resistente piel impermeable para los que consideran las escapadas urbanas como una larga travesía de montaña.\n





0 %