Portada

Número 12

Mayo 2017

Emily Guilding

“Es como trepar a un árbol durante un huracán”

Jordania para nómadas

Aventura

El país del Thanaka

Exótico

Formentera: el edén abre todo el año

Tendencias

Sumario

Magazine

Sumario

Sumario

Número 12

Australia

Atada por el mar

El océano indómito a un lado, naturaleza salvaje al otro. Dos carriles separan el mundo terrestre del marino y recorren la costa australiana entre vertiginosos acantilados, canguros y surfistas.

Emily Guilding

“Es como trepar a un árbol durante un huracán”

Cambió su trabajo de oficina para hacer acrobacias a más de 240 kilómetros por hora atada a un biplano de 1940. Así es la vida en las nubes.

Aventura

Jordania para nómadas

650 kilómetros en 40 días. ‘Jordan Trail’, la nueva ruta que atraviesa Jordania de norte a sur, es una llamada, alta y clara, a los amantes del ‘hiking’.

Exótico

El país del Thanaka

Empieza a hacerse hueco en las listas de destinos más deseados, pero el desconocido Myanmar aún guarda secretos. Como las misteriosas pinturas con las que cubren su cara los birmanos.

Gastronomía

La vida después del ‘nigiri’

La gastronomía japonesa no es solo arroz y pescado crudo. Pizza, croquetas o tortilla ‘a la nipona’ compiten con el ‘sushi’. Prepara tus palillos.

Bienestar

El secreto de la felicidad nórdica

Para ser feliz, empieza por aprender el significado de ‘hygge’, ‘lagom’ o ‘koselig’; el ‘hakuna matata’ de países como Dinamarca, Suecia o Noruega, los mas felices del mundo.

Tendencias

Formentera: el edén abre todo el año

‘Bienvenidos al paraíso’, reza el eslogan de ses Illetes. Y presume porque puede. La playa más famosa de Formentera combina dunas de fina arena blanca con las aguas más cristalinas.

Top 6A

Hoteles de alta costura

Los diseñadores de moda no solo marcan tendencia en las pasarelas. También dejan su firma en hoteles, habitaciones y complejos turísticos por todo el mundo.

Travelbeats

Aquí te esperan los hoteles y restaurantes de moda, las galerías más rompedoras, nuevas aperturas y los lugares más ‘it’ del planeta.

Bazar

¿Te vas de viaje? Antes de cerrar la maleta, asegúrate de que no se te han olvidado nuestros imprescindibles.  

Equipo

El Contenido de la presente publicación digital (www.passenger6a.com) ha sido proporcionado por CENTRO DE INFORMACIÓN TURÍSTICA FEED BACK S.L., con domicilio en C/ Claudio Coello, 46, 2º - I, Madrid 28001 y CIF B-82065137 (en adelante, “TRAVELVIEW”). 

TRAVELVIEW es el titular de todo el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada.

TRAVELVIEW ha elaborado el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada, a título meramente informativo, siendo responsables los Usuarios de informarse y cumplir con los requisitos necesarios para realizar cualquier viaje (en cuanto a pasaporte, visado, vacunas, etc.).

TUI Spain S.L.U, sociedad domiciliada en la Calle Mesena, 22, 2º Derecha, 28033 – Madrid (España), es el cesionario en exclusiva de dicho Contenido.

Por ello, solamente se encuentra permitida la visualización y carga para uso personal y no comercial del Contenido de la publicación digital. En ningún caso, los Usuarios podrán transferir dicho Contenido a terceras personas o entidades. Igualmente, se encuentra expresamente prohibido copiar, distribuir, modificar, reproducir, trasmitir, publicar, ceder o vender el Contenido alojado en la publicación digital, así como crear nuevos productos o servicios derivados del Contenido de la publicación digital.\n

Jorge Martín

Director Editorial

José Antonio Gutiérrez

Director de Arte

Lucho Dávila, Cristina Carrión

Diseño

Carmen Ovalle

Redactora Jefa

Lucía Martín, Elena Arranz, Patricia Gardeu, Alejandra Abad, Rosa Pernía

Redacción

José Antonio Alves

Director de Contenidos Internacionales

Fernanda Guerra, David Hewitt, Isabel Forte, Filipe Santos, David Spencer, Daniela Lima, Andrea Xu

Editores locales

Nuria Cabot

Directora de Marketing Global

Carla Dal Pra'

Directora de Estrategia de Producto

Clara Gil

Ejecutiva de Marketing

Laura García, Beatriz Iznaola

Asistentes de Cuentas

María Calvo

Responsable Comercial- Europa

Sara Callejas

Ventas

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Roberto González, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Cova García

Diseñadora

Álvaro Calleja

Director Técnico

Santiago García

Director de Desarrollo

Roberto González

Programador

Sergio Cieza

Programador

Natalia García

Programadora

Carlos Luján

Editor Gráfico

Beatriz Iznaola

Ejecutiva de cuentas

Laura García

Ejecutiva de cuentas

Reportaje - Australia

Magazine

Destino

AUSTRALIA

Atada por el mar

Texto:

Alejandra Abad

Tourism Australia

Visit Victoria

El océano indómito a un lado, naturaleza salvaje al otro. Dos carriles separan el mundo terrestre del marino y recorren la costa australiana entre vertiginosos acantilados, canguros y surfistas.\n

¿

Le apetecería visitar ‘La cerda y los lechones’? El nombre no resulta muy sugerente. Eso pensó el gobierno australiano en la década de los 50, y por eso decidió cambiarle el nombre a ‘Los Doce Apóstoles’. Con este marketiniano truco de magia convirtió una formación rocosa en uno de los principales atractivos de la costa sureste del país. Muy cerca de la localidad de Port Campbell, emergen del océano Antártico ocho enormes y majestuosas torres de piedra caliza que alcanzan hasta 45 metros de altura. Eran nueve -una se derrumbó en 2005-, pero el nombre requería poesía.\n

La Great Ocean Road serpentea por la línea de la costa y reúne en 240 kilómetros los principales tópicos australianos.

Son la principal atracción de la Great Ocean Road, una ruta que serpentea por la línea de la costa y reúne en 240 kilómetros los principales tópicos australianos. Olas salvajes y surfistas cabalgándolas, parques naturales poblados por koalas y canguros, viñedos y pueblecitos pesqueros. La carretera nace a unos 100 kilómetros de Melbourne, en Torquay, hogar de marcas como Rip Curl o Quiksilver y donde el surf se hace religión. A pocos minutos se encuentra Bells Beach, un santuario para los devotos de las tablas, con olas que pueden alcanzar hasta cinco metros de altura. A lo largo del recorrido otras playas, como las de Fairhaven y Eastern View, brindan la posibilidad de conquistar el mar.
 
El viento, que azota la costa sin piedad, ha sido culpable de numerosos naufragios. Se han descubierto 240 pecios, aunque fueron más de 600 los barcos que se hundieron tratando de alcanzar este abrupto litoral, cuajado de acantilados. De ahí que los 130 kilómetros que separan Princetown de Peterborough sean conocidos como ‘la costa de los naufragios’.\n

\n

Ese mismo viento ha sido también su principal benefactor. Provoca las enormes olas que atraen a los surfistas y es el responsable de esculpir las solemnes agujas de roca en el mar, los famosos Doce Apóstoles, que hace 20 millones de años se encontraban unidos a los acantilados. La foto perfecta se presenta al atardecer, con el juego de luces, o desde las alturas, sobrevolando la zona en helicóptero.\n

El límite de velocidad es 80 km/h, lo que acentúa el carácter panorámico de la ruta.

 \n

\n

\n

\n

\n

Donde apunta la moda

Del Soho madrileño hablan las guías de viaje cuando se refieren a Chueca. La terraza del hotel Room Mate Oscar al lado de Gran Vía, el mercado de abastos orgánico El Huerto de Lucas y el obrador ecológico La Magdalena de Proust son tres motivos suficientes para que nadie ose disputarle el trono de barrio más cosmopolita.  \n

\n

\n

Rip Curl Pro Bells Beach es uno de los campeonatos más antiguos y prestigiosos del mundo.

\n

La memoria del asfalto

La carretera fue construida entre 1919 y 1932 por los 3.000 soldados que volvieron a su país después de la Primera Guerra Mundial. Las únicas herramientas con que contaban eran picos, palas y carros. La ruta se dedicó a aquellos que cayeron luchando en la contienda, lo que la convierte en el monumento a los caídos más largo del mundo.\n

Conducir por la Great Ocean Road, con las melodías folk del surfista Jack Johnson como banda sonora, invita a abandonarse y sumergirse en el paisaje. Pero no hay que olvidar que en cualquier momento pueden cruzarse otros dos tópicos australianos con engañoso aspecto de peluche inofensivo: el canguro y el koala. “No worries, mate”. “No hay problema, amigo”, diría un ‘aussie’ (australiano); las señales de tráfico lo recuerdan cada pocos kilómetros.\n

Mientras que el mar baña uno de los lados de la calzada, conocida técnicamente como B-110, su otra orilla está flanqueada por parques nacionales. En el de Great Otway las enormes cascadas esconden cuevas repletas de luciérnagas. Sus pasarelas sobre el bosque de eucaliptos, suspendidas a 30 metros sobre el suelo, son las más altas del mundo. A pesar del intenso aroma de estos árboles, el olor a salitre no desaparece. 
 
Técnicamente, la Great Ocean Road finaliza en Allansford, pero muchos alargan esta ruta escénica unos kilómetros más. Merece la pena avanzar hasta Warrnambool, a cuya playa de Logan Beach acuden las ballenas francas australes para parir sus crías entre mayo y octubre; o hasta el Cabo Bridgewater, desde donde se puede saludar a los cientos de osos marinos que descansan en la playa.
 
“Hijos de Australia alegrémonos, porque somos jóvenes y libres (…) nuestro hogar está ceñido por el mar; nuestra tierra abunda en los dones de la naturaleza”. La poética letra del himno australiano bien podría referirse a la Great Ocean Road. Mucho mejor que aquella ‘cerda y sus lechones’, no le hacían justicia.\n

Las pasarelas colgantes del parque de Otway ofrecen 600 metros de recorrido.

\n

Caminante, sí hay camino

Los amantes del ‘trekking’ disponen de 100 kilómetros de senderos en la Great Ocean Walk, desde Apollo Bay hasta Los Doce Apóstoles. Se puede recorrer en unos ocho días de caminata bordeando el mar, o bien de forma intercalada en las paradas de la ruta en coche.\n

El crítico gastronómico y director del festival Peixe em Lisboa Duarte Calvâo coincide en que, a pesar de que Portugal ha recogido influencias de múltiples culturas, las cocinas de sus antiguas colonias, como Angola, Cabo Verde, Brasil o Goa, no están lo suficientemente representadas. Uno de los pioneros en llevar a Lisboa la gastronomía internacional ha sido el chef Kiko Martins. Tras recorrer 23 países en poco más de un año, cargó su GPS personal con mapas de sabores y trajo el mundo a Portugal, según sus palabras. “No me gusta llamarlo cocina fusión, porque la cocina ya es fusión en sí misma”, aclara el chef, cuyo último restaurante, O Asiático, se acaba de unir a sus propuestas A Cevicheria, de cocina peruana, y O Talho, centrado en carnes.
 
Aun así, la actual oferta de restauración en Lisboa cubre la demanda de todo tipo de público. “Es un buen momento; se realiza cocina más elaborada y las iniciativas son más receptivas al gusto del público”, añade Duarte Calvâo. Se pueden encontrar desde restaurantes basados en buen producto, como las propuestas del pionero restaurador Olivier da Costa K.O.B y Yakuza, hasta tabernas donde ‘petiscar’ pequeños platos o porciones con un vino, herederas de las antiguas carbonerías regentadas por gallegos. La Taberna da Rua das Flores, que compra directamente a productores portugueses, preferiblemente productos biológicos, es un buen ejemplo de estas iniciativas más innovadoras de cocina tradicional portuguesa fusionada con otras culturas en el escenario recreado con los elementos de la antigua barbería, farmacia y cocheras de bomberos a cuya puerta esperan los clientes que haya mesa libre.\n

Sin olvidar tampoco la oferta dulce que surte las numerosas ‘pastelarias’ de Lisboa, desde los famosos ‘pasteis de nata’ a los bombones de Bettina y Niccolò Corallo. Acompañado siempre de un café, que en Portugal es siempre fuerte, torrefacto, mezcla de arábica y robusta. Para terminar con una ‘ginjinha’, el tradicional licor de guindas que se compra y degusta en los locales de los alrededores de la plaza de Rossio.\n

\n

\n

\n

\n

A pesar de su tierno aspecto, los koalas pueden ser muy agresivos.

\n

\n

Compras de artesanía y diseño

Al igual que la restauración de Lisboa, los diseñadores también han sabido mezclar la calidad de su artesanía tradicional como un toque más contemporáneo. En el palacete y ahora centro comercial Embaixada, en la Praça do Príncipe Real, se reúnen alrededor de un patio de estilo neoárabe diseñadores, artistas y anticuarios portugueses. Los cuadernos y libretas, cosméticos, productos textiles, de corcho y de cerámica que se encuentran allí, y en otras tiendas como A Vida Portuguesa, More than wine, Claus Porto o Cerámicas na Linha, llevan décadas produciéndose de la misma forma, aunque ahora parezcan elaborados expresamente para el gusto ‘vintage’ del turismo. Porque una de las cualidades de Lisboa es que ha sabido reutilizar, que no recrear, su pasado poniéndolo en valor.

Los productos artesanales se presentan envueltos en un gran diseño, algo que hay que promocionar más, según Helena y Miguel Amante, octava generación de diseñadores y fabricantes de zapatos de la firma Eleh. Desde el taller recuperado preservando la autenticidad en el Barrio Azul de Lisboa defienden la diferenciación de los productos ‘made in Portugal ‘y de Lisboa, una ciudad donde “no encuentras lo mismo que en otras ciudades europeas”. Muestra de ello es cuando el mejor souvenir es una lata de conservas de pescado.
 \n

\n

\n

\n

La construcción de la carretera supuso un sueldo para los soldados que volvieron de la guerra, homenajeados en esta escultura que marca su punto de inicio.

\n

\n

\n

\n

\n

\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’.

\n

\n

Entrevista

Magazine

Entrevista

“Es como trepar a un árbol durante un huracán”

Emily Guilding

Cambió su trabajo de oficina para hacer acrobacias a más de 240 kilómetros por hora atada a un biplano de 1940. Así es la vida en las nubes.\n

¿Por qué te convertiste en bailarina?\n

Heredé la tradición de mi familia. Empecé a bailar cuando tenía seis años. Me enseñó mi abuelo, el último rey de la casa real de Peliatan. La danza es parte de mi cuerpo porque es un lenguaje corporal de movimientos. También ayuda a mantener mi cuerpo sano. Todavía bailo en público tanto en espectáculos como en ceremonias en templos. Además enseño danza a chicas jóvenes, incluida mi hija, la cuarta generación de bailarines en mi familia. \n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

El entrenamiento para ser una ‘wingwalker’ dura aproximadamente un mes.

\n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

En un artículo publicado en Monocle en 2014 escribiste que “Madrid está experimentando una extensa transformación”. Cómo ha cambiado la ciudad?\n

Si pienso en cómo era cuando vine la primera vez, en 2005 o 2006, ha cambiado completamente. La crisis hizo que la gente se parara a pensar e hiciera cosas nuevas. Muchas personas que no encontraban trabajo decidieron abrir su propio negocio y dedicarse a lo que les gustaba. Creo que esto se nota por toda la ciudad.

Por ejemplo, Kike Keller, uno de los dueños del lugar donde estamos, trabajaba en el mundo de cine y decidió abrir este asombroso estudio, que también es una sala de exposiciones y un bar, para vender los muebles que diseña. Hay muchos lugares así por toda la ciudad. Ha habido una explosión de energía creativa.\n

 ¿Cuál es el mayor atractivo de Madrid? \n

Creo que es el hecho de que nadie es realmente de Madrid, por lo que todos los que viven aquí acogen bien a cualquier sin importarles su aspecto o de donde sea. Quizás sea porque hay pocos ‘gatos’, como se conoce a los madrileños de tercera generación. Esto te ayuda a integrarte. Puedes haber vivido aquí solo durante seis meses y considerarte un madrileño, sin que nadie te lo eche en cara. Además, aunque es la tercera ciudad más grande de Europa, sigue siendo como un pueblo.  
 \n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Qué tipo de acrobacias hacéis y cuál es la más difícil?\n

Hacemos una rutina de gimnasia artística que dura 17 minutos mientras el avión realiza vuelos acrobáticos que incluyen ‘loops’, vueltas, caídas en picado y ascensos. Nosotras hacemos varios movimientos en lo alto, como estirar las piernas, balancearnos, hacer el pino… También nos sentamos en la parte delantera del ala y trepamos para salir y entrar en la cabina. La parte más difícil es trepar fuera de la cabina en medio del vuelo. Es como trepar a un árbol durante un huracán.\n

¿Cuál es tu acrobacia favorita?\n

La parte que más me gusta es el ‘loop’, a más de 300 metros de altura. Es genial sentir la ingravidez en lo alto del ‘loop’ con el avión encima de mi y el suelo debajo.\n

¿Cuál es la localización que más te ha impresionado?\n

He volado sobre Dubái, Japón y China. Creo que Dubái fue la más emocionante porque sobrevolamos las Palm Islands, Burj Khalifa y Burj Al Arab y todos esos lugares icónicos que solo conocía por la televisión.\n

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?\n

Me encanta el hecho de poder viajar por todo el mundo y ver nuevos lugares desde una perspectiva tan única –desde lo alto de un biplano–. ¡No mucha gente puede decir que ha hecho eso!\n

¿Alguna vez imaginaste que tu trabajo consistiría en hacer acrobacias en lo alto de un Boeing Stearman?\n

Nunca se me pasó por la mente. Tenía una carrera muy sensata: trabajé como consultora medioambiental durante cinco años y lo disfruté mucho, pero luego me di cuenta de que quería hacer algo más activo. Algo al aire libre, mejor que estar en una oficina de nueve a cinco. Empecé después de ver uno de los espectáculos de mi hermana Stella, que ya estaba en el equipo. Es una experiencia fantástica. Volamos tan cerca que podemos vernos y hacernos muecas cuando estamos en el aire.\n

¿Y qué piensa vuestra familia de vuestro trabajo como ‘wingwalkers’?\n

Creen que es genial. Nuestro padre incluso ha probado el ‘wingwalking’. Y le encantó, así que entiende por qué queremos hacerlo. Han venido a vernos a alguno de nuestros ‘shows’ y nos emocionamos sabiendo que están allí abajo viéndonos hacer lo que nos gusta.
 \n

Madrid dispone de una gran variedad de lugares para comer. ¿Qué te gusta más?\n

Prefiero ir a casas de comida casera donde ofrecen auténticas tapas bien hechas sin muchas pretensiones. Me gusta llevarles a estos lugares porque solo los puedes encontrar aquí.\n

\n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

Si pudieras elegir el siguiente destino para vuestro ‘show’, ¿cuál sería?\n

Sobre el Gran Cañón o las cataratas del Niágara sería alucinante.\n

¿Cualquiera puede ser un ‘wingwalker?\n

Para ser un ‘wingwalker’ profesional necesitas medir menos de 1,62 metros y pesar menos de 53 kilos. Es para minimizar la resistencia y que el avión pueda efectuar fácilmente sus maniobras. Aun así, todo el mundo puede hacerlo como entretenimiento. Siempre y cuando midas menos de 1,86 y peses menos de 89 kilos, puedes venir a nuestro aeródromo en Gloucestershire y probarlo.\n

¿Te gusta también la zona de las tiendas de lujo y los edificios señoriales?\n

Lo que me gusta de Madrid es que cada barrio tiene su propia personalidad. También me gusta el tradicional carácter castizo que puedes encontrar en Chamberí o Barrio de Salamanca.  \n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

\n

\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

Emily no quiere bailar en tierra firme, prefiere el ballet de altura. Concretamente, subida a un biplano a más de 300 metros del suelo. En pleno vuelo, sale de la cabina de la máquina y trepa por sus alas para realizar movimientos imposibles mientras el avión realiza un vuelo acrobático. Ella y el biplano deben coordinar cada movimiento con sus compañeros. Juntos forman la patrulla de los Breitling Wingwalkers, el único equipo de ‘wingwalking’ que existe a nivel mundial.
 
Son los herederos de los ‘barnstormers’, los populares equipos de pilotos y acróbatas aéreos que triunfaron en las décadas de 1920 y 1930. El pionero, el primer ‘wingwalker’, fue el norteamericano Ormer Locklear, que durante un entrenamiento salió de su cabina para arreglar un problema técnico. Era 1918 y su temeraria hazaña pronto se incluyó en todos los shows aéreos de la época, que incluían saltar de avión en avión y caminar por las alas sin paracaídas ni sujeción alguna.
 
Las medidas de seguridad han cambiado, pero Emily y sus compañeras comparten con ellos sus agallas y amor por las alturas. Lo demuestran sobre aviones muy parecidos a los que se usaban entonces, biplanos Boeing Stearman de los años 40 a los que les han cambiado el motor.\n

En India existen documentos sobre el yoga desde hace más de 4.000 años y esta disciplina es tan valorada que el país cuenta desde 2014 con un ministerio encargado de salvaguardar las medicinas y prácticas tradicionales. Así que Minnard, que llevaba 25 años practicándolo, apenas necesitó unos días para comprender que estaba en el lugar correcto. Al poco tiempo la invitaron a trabajar como escritora, diseñadora y profesora de yoga en el ‘ashram’ Shri Jasnath Asan, una fortaleza medieval ubicada en la región de Marwar.

Minnard aceptó, adoptando el nombre espiritual de Shreejan Sita. Comenzaba así una nueva vida. “Han pasado cuatro años, me gusta mi trabajo, me encanta mi filosofía de vida y el lugar en el que aquí en India, tan lejos de la ciudad, he comenzado mi nuevo hogar”.

Al principio le asfixiaba la falta de espacio. La superpoblación en India –el doble de población que Estados Unidos en la mitad de espacio–, y un estilo de vida basado en compartirlo todo –desde la cama hasta la comida o los armarios– chocaban con el espíritu individualista occidental. “Lo veía invasivo hasta que entendí que formaba parte de mi entrenamiento”, recuerda.
La angustia vital le duró poco. “La principal lección que aprendí es que en realidad no necesitamos nada. Puedo sobrevivir y ser feliz sin nada, por eso cuando miro hacia atrás, hacia la vida que tenía en Nueva York, me doy cuenta del despilfarro”.\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

“Otro lugar que hay que ver es la catedral, bellísima, en la que se dice que hay una huella del diablo”, recomienda el tenor. La leyenda cuenta que el diablo se enfadó al ser engañado por el arquitecto, que le prometió construir una iglesia sin ventanas si no se entrometía en las obras. “Quizás es cierto”, bromea.

Paolo Fanale completa su recorrido por los atractivos de Munich con una recomendación gastronómica: “Todo el que venga debe comer un pretzel y beberse una cerveza. Son los mejores del mundo”. Reconoce que mantener una disciplina física es muy importante en su trabajo. Pero no puede decir que no a una buena cerveza. ¿Otro pacto con el diablo?  \n

Federico ama su ciudad y defiende el valor de la arquitectura chilena en el mundo. “Tenemos una suerte de arquitectura de autor en Chile que es una de las mejores arquitecturas del mundo: Mathias Klotz, Smiljan Radic… y ahora, Alejandro Aravena con el Pritzker. Hay muchísimos arquitectos chilenos de una generación extraordinaria que han puesto la arquitectura chilena entre las tres mejores del mundo. Es una arquitectura que ha sido capaz de reinterpretar una serie de valores e ideales de la modernidad. Yo diría que lo interesante de nuestro país es que, así como lo ingleses han acuñado el concepto de ‘high tech’, nosotros en Chile hemos hecho parte del ‘low tech’ y pareciera que nuestra arquitectura es de una sofisticación maravillosa desde el ‘low tech’. Eso es fantástico.”
 \n

\n

\n

\n

¿Existen alternativas para los aficionados a los deportes de aventura, además de disfrutar de sus espectaculares playas?\n

Hay muchos deportes que practicar en Bali: buceo, rafting, montar a caballo, escalada de montaña... Por ejemplo, si subes al monte Batur para ver el amanecer puedes bañarte en las termas naturales, y después ir a los campos de arroz para hacer una ruta de bicicleta. Los occidentales vienen aquí también a hacer surf, aunque los balineses solo miramos. Nuestros antepasados no sabían nadar. ¡Ni siquiera yo sé nadar! Aunque ahora hay muchas piscinas y los niños aprenden. Por eso, el surf es una actividad nueva para nosotros, aunque muy emocionante. Existen olas muy grandes en Bali, especialmente en el sur y también en el oeste. \n

¿Cómo definiría la identidad del pueblo balinés y su tierra?\n

Cuando la gente viene a Bali todo el mundo es bienvenido y todos sonríen. Nuestra casa siempre está abierta, aunque también pedimos que respeten nuestra cultura. Nosotros siempre decimos que hay que dar y recibir, solo así podemos ser iguales. Creo que es esto por lo que la gente viene a Bali, por nuestra amabilidad. \n

Federico Sánchez llegó a Chile a los 14 años, desde Argentina. “Hace 40 años eran países muy distintos. En Argentina la diferencia era un valor; y en Chile, en esos años,  la diferencia era severamente castigada. Tuve que combatir para terminar siendo quien soy.” Su aspecto actual, tan cuidado, tan elegante e inteligentemente diseñado, parece el resultado de una búsqueda por distintas obsesiones, una imagen fabricada, que transmite la verdad de una reflexión: “La superficie es portadora de la esencia de las cosas. No creo que la esencia sea algo transparente que está en el interior y que sólo puedo desvelarlo en algunos momentos de iluminación. La superficie es portadora de la esencia y en ese sentido es la constructora del relato, de quien yo deseo ser. Por lo tanto, la ropa, el vestuario es un elemento fundamental a nivel existencial. De hecho, el hombre no existe desnudo. El hombre existe vestido.”\n

\n

\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

\n

\n

¿Qué zonas de la isla son las más adecuadas para la práctica de deportes acuáticos?\n

Para los deportes que requieren viento, el suroeste durante todo el año y la costa este en el invierno austral. Para practicar surf y submarinismo, Tamarin y la costa oeste, mientras que la costa este, alrededor de Palmar y Belle Mare, es muy bonita para hacer snorkel y submarinismo.\n

¿Te gusta explorar la isla?\n

He visto mucho, pero el lugar al que siempre vuelvo es el sur porque tiene unos paisajes naturales muy bellos y variados, desde las plantaciones de caña de azúcar al mar y las montañas que puedes escalar para conseguir una fantástica vista. También me gusta conducir por la costa este, bajar desde Palmar hacia el sur.\n

¿Cuál es el atractivo más infravalorado de Isla Mauricio?\n

Recomiendo a todo el mundo que venga que pruebe la comida; tanto de un puesto callejero como de un buen restaurante será muy buena. \n

¿Qué recomiendas a los visitantes de Mauricio?\n

Hay muchas razones para venir a Mauricio: ir a la playa, subir a las montañas, visitar los mercados de Port Louis, los templos y el resto de sus atractivos, como Chamarel. Recomiendo todo tipo de deportes acuáticos, como el kitesurf, surf, viajes de buceo o excursiones para ver delfines. Que no tengan miedo de contactar con la gente en los pueblos. Viajar con niños es también muy seguro.\n

Reserva

las historias de Passenger6A

Aventura

Magazine

Aventura

Jordania para nómadas

650 kilómetros en 40 días. ‘Jordan Trail’, la nueva ruta que atraviesa Jordania de norte a sur, es una llamada, alta y clara, a los amantes del ‘hiking’.
\n

Ya lo dijo Tolkien: “No todos los que vagan están perdidos”. Durante miles de años Jordania ha sido atravesada a pie en busca de conocimiento, intercambio y conexión. Desde los comerciantes nabateos que se abrieron paso por los desiertos, hasta los antiguos edomitas que recorrían el trayecto comercial del Camino de los Reyes hasta Damasco. Viajar a pie es una práctica tan antigua como los propios caminos recorridos.\n

Entre dos y cinco millones de años se calcula su origen, pero si nos basamos en su descubrimiento es apenas un bebé. Howard y Deb Limbert, una pareja de espeleólogos británicos, organizan una expedición a Vietnam en 1990. Trece viajes se suceden desde entonces culminando en 2009, cuando se realiza la primera expedición a Son Doong. No la hubieran sacado de su letargo de no ser por Ho Khanh, un granjero local que cazó durante años en la zona y se escondió por casualidad en las cueva para protegerse de la lluvia. Aún así, Son Doong es esquiva, hacen falta tres expediciones con ayuda de Ho Khanh para encontrarla. Los bosques y la densa vegetación la convierten en una fortaleza casi inexpugnable.\n

Foto: jordanTrail.org

\n

Convertida en punto de encuentro de aventureros de todo el planeta, Jordania ya dispone de una ruta para todos los que quieran ‘perderse’. Tras cinco años de trabajo y más de 40 voluntarios que han cartografiado el recorrido, se ha presentado ‘Jordan Trail’, un sendero que atraviesa el país de norte a sur. Más de 650 kilómetros que recorren 52 pueblos y ciudades. JTA (Jordan Trail Association), responsable del desarrollo y mantenimiento del camino, explica que en esencia “es un sendero abierto y gratuito para volver a conectar con la naturaleza y sentarse a tomar una comida tradicional con una familia local en un pueblo después de una larga caminata”.\n

\n

La puerta trasera de Petra

La ruta de Dana a Petra fue la primera sección del sendero que se desarrolló y ha sido reconocida como una de las 15 mejores caminatas del mundo por National Geographic. Es una oportunidad única para entrar en la ‘ciudad rosa’ por la parte de atrás, a través de una escalera que desemboca en la fachada de Al Deir.\n

Las hermanas pequeñas de Son Doong

El Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, alberga en sus 85.000 hectáreas otras cuevas que merecen una visita como Phong Nha y Thien Duong. Estas cuentan con pasarelas de madera acondicionadas para el turista.\n

© Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

‘Cuidado con el dinosaurio’ o ‘la Mano del Perro’ son los nombres de algunas áreas de la cueva.

\n

La galería mide unos 90 metros de ancho y está a casi 240 metros de altura. Incluso se aprecian las nubes en el techo.

Un paisaje que parece de otro mundo pero que tiene una explicación terrenal. La erosión del agua del río sobre la piedra caliza provocó que el techo se derrumbara creando gigantescos tragaluces y dando lugar a una frondosa vegetación con su propio microclima. Uno de sus fenómenos más curiosos son las llamadas ‘perlas de las cavernas’, formadas por las capas de calcita que el agua ha dejado en la arena. Están presentes en otras cuevas, pero su tamaño suele ser el de una canica. En Son Doong llegan a convertirse en esferas casi perfectas del tamaño de pelotas de tenis.

Con el fin de preservar la integridad de la cueva, el gobierno vietnamita restringe el acceso y solo permite la visita de unas 200 personas al año. Oxalis Adventure Tours ofrece a los turistas aventureros la posibilidad de embarcarse en una expedición. 3000 dólares es lo que cuesta plantar el pie en territorio virgen y convertirse en un punto diminuto de la cueva más grande del mundo.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

Además de su propia jungla, Son Doong cuenta también con un río.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

En Son Doong hay espacio suficiente como para albergar una manzana de edificios de 40 pisos.

\n

‘Jordan Trail’ atraviesa los principales tesoros históricos de Jordania

El récord lo tiene el irlandés Thomas Maguire, quien completó la carrera en 3 horas, 36 minutos y 10 segundos.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

\n

\n

\n

\n

La ruta se completa en 40 días y es posible hacerla entera o seleccionar una de las ocho etapas en las que se divide. Cada una de ellas dura entre cuatro y cinco días y conecta regiones del país muy variadas, desde los pueblos de aspecto mediterráneo del norte en las regiones de Umm Qais o Al Ayoun, pasando por el Rift de Jordania con los cañones abriéndose paso hacia el eco del desierto de Wadi Rum, para finalizar en las aguas del mar Rojo.

‘Jordan Trail’ atraviesa los principales tesoros históricos de Jordania. Jerash y Petra son algunas de las ciudades que golpean al caminante con el peso de sus civilizaciones. En el norte, el sendero recorre los restos arqueológicos del comienzo del cristianismo y es posible atravesar Betania, lugar del bautismo de Jesús, o el monte Nebo, desde Moisés divisó la Tierra Prometida. Las narraciones orales cobran más protagonismo si se escuchan en boca de un jordano, un beduino o un pastor, a la luz de las velas en Petra, en una jaima en Wadi Rum o al lado del río Jordan, mientras se descansa sobre la mochila.

El sentido de comunidad, similar al que existe en el Camino de Santiago en España, se fomenta desde la organización permitiendo a los viajeros establecer conexiones y crear grupos de viaje. La web de JTA dispone de información con puntos de interés, mapas para organizar recorridos, desplazamientos, etc.\n

Foto: jordanTrail.org

El idioma nacional de Jordania es el árabe, aunque muchos lugareños hablan algo de inglés.

\n

Foto: jordanTrail.org

Se pueden descargar las coordenadas GPS del viaje previsto en función del nivel de dificultad deseado.

\n

Uno de los elegidos

El fotógrafo Ryan Deboodt, especializado en reportajes de aventura y viajes, sobre todo en la zona de Vietnam, ha captado algunas de las mejores y más espectaculares imágenes de Son Doong con ayuda de un dron. \n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.  \n

Las comunidades locales son una parte esencial del proyecto, ya que proporcionan comidas y estancias. Duha Fayyad, una de las primeras mujeres en completar todo el recorrido, afirma que “las familias que viven a lo largo del sendero aportan una experiencia de aprendizaje única a los excursionistas al compartir con ellos canciones tradicionales, música folclórica y narraciones, además de mostrarles aspectos de la vida rural.”

La naturaleza del sendero es cambiante y su evolución se basa en las aportaciones que  hagan los turistas y los propios jordanos que lo recorran (es posible dejar reseñas en la web de JTA). De las muchas maneras de atravesar un país, la mejor es la que mantiene el polvo de sus caminos pegado en nuestros zapatos… y en nuestra memoria.\n

El lugar mas solitario sobre el hielo

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

Foto: yousefomar via VisualHunt.com

El cañón de Wadi Mujib tiene agua durante todo el año. De sus cuatro posibles recorridos, tres son acuáticos.

\n

‘On the road’

El 31 de marzo de este año se inició la primera convocatoria oficial ‘Jordan Trail Thru-Hike’ para recorrer el sendero completo. Los participantes permanecerán en ruta hasta el próximo 13 de mayo.  Se convertirá en un evento anual abierto y una de las fechas más emocionantes en el calendario de ‘Jordan Trail’.\n

Dices que Internet y los aviones han “encogido” el planeta. ¿Por qué?

Puedes hacer la vuelta al mundo sin moverte, lo tienes todo en tu ordenador. Yo tardé cinco meses y medio de Barcelona a Vladivostok, en Rusia. En avión son unas diez horas. Para mí es como un tubo que te teletransporta. Te desplazas, pero no tienes la sensación de estar viajando. En diez horas de diferencia puede haber un cambio de 40 grados. Viajando por tierra, el cambio es mucho más paulatino. Por ejemplo, en este viaje, nunca he tenido jet lag, y he cambiado varias veces de huso horario.

Gracias a que este mundo es más pequeño y a Internet, muchos podemos seguirte y ‘acompañarte’ a través de tu web.

Los viajes hay que compartirlos. La web es como un diario visual. Antes contaba historias a través de imágenes, ahora también escribo. A veces es difícil contar algunas cosas con una foto. Por ejemplo, el olor de la India. Por eso escribí un post. Además, vendo las fotos que voy haciendo. Es una especie de ‘crowdfunding’. Si a la gente le gusta lo que estoy haciendo, pueden colaborar para que continúe mi viaje  \n

\n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.

 \n

Foto: Walter Astrada

Un grupo de peregrinos llegan al templo de Lalita Ghat, construido en el siglo XIX por el Rey de Nepal.

\n

Foto: Walter Astrada

En el puerto de Kadıköy, en Estambul, además de pescado, los vendedores ambulantes ofrecen maíz y castañas a los viandantes.

\n

Foto: Walter Astrada

Turquía fue una de las paradas favoritas de su viaje. Pasó casi un mes recorriendo el país.

\n

Foto: Walter Astrada

La Georgian Military Road recorre los aproximadamente 200 kilómetros que separan la capital de Georgia de Vladikavkaz, en Rusia.

\n

Foto: Walter Astrada

Durante el mes de noviembre se celebra la feria de camellos de Pushkar. Es la feria de ganado más grande de Asia.

\n

Foto: Walter Astrada

“No tenia nada de experiencia haciendo off road, así que he ido aprendiendo a medida que avanzo. Ahora ya voy tomando los diferentes tipos de caminos con mucha mas confianza.”

\n

Exótico

Magazine

EXÓTICO

El país del thanaka

Empieza a hacerse hueco en las listas de destinos más deseados, pero el desconocido Myanmar aún guarda secretos. Como las misteriosas pinturas con las que cubren su cara los birmanos.\n

E

l maquillaje birmano tiene un nombre sonoro, casi musical. Thanaka. Llama la atención enseguida porque la mayoría de las personas lo llevan. Mujeres, niños y muchos hombres pintan sus mejillas con esta especie de barro amarillo que funciona también como protector solar. Y no dudan en compartirlo con nosotros, los acalorados turistas, exploradores incansables de templos e indiscutibles novatos en lo que a moda birmana se refiere.

El thanaka es casero. Se consigue machacando la corteza de un árbol y disolviéndola en agua para después aplicarlo en el rostro o en el cuerpo, normalmente haciendo un círculo, aunque a veces con elaborados dibujos que consiguen con la ayuda de un palillo. Pero su original interpretación del ‘body painting’ no es el único complemento que nos falta. La vestimenta tradicional, el Longyi, una especie de falda de tubo que llevan tanto ellos como ellas, no parece hecho para nosotros, incapaces de atarla sin ayuda de cinturones ni cremalleras como hacen los locales.\n

Nos sienta mejor el buen humor birmano. ‘Mingalabar’ es más que un saludo. Significa “que tengas un día próspero” y lo escuchamos en la entrada de cada pagoda, en los puestos del mercado Bogyoke y en las orillas del lago Inle. Con una sonrisa permanente nos adentramos en este “paraíso escondido”, así lo anuncian las agencias de viaje. Lo fue hasta hace poco. Tras 25 años de dictadura militar, en 2015 celebró sus primeras elecciones libres. Ganó la Liga Nacional para la Democracia, el partido de ‘La Dama’, Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz en 1991.\n

Los monjes toman la ciudad

El 85% de los birmanos practica el budismo y es habitual ver a monjes y monjas de todas las edades recaudando donaciones a primera hora de la mañana, todos con la cabeza afeitada. Muchos birmanos dan más de lo que tienen porque “atrae buen karma”.\n

Foto: Dietmar Temps/Shutterstock.com

Las primeras referencias sobre el thanaka datan del siglo XIV, pero su uso se remonta a más de 2.000 años.

La incipiente apertura del país ha supuesto un incremento notable en el número de visitantes, que acuden en busca de una autenticidad ya en extinción en otros países del Sudeste Asiático. Se encuentra en sus calles de tierra y en los carritos de ‘street food’ de Anawrahta Road y Chinatown, en Yangon. Los vendedores de pulseras y marionetas tienen tiempo para acercarse a los turistas y preguntarles su nombre. Ellos también se presentan (¡Mingalabar!) y esperan pacientemente a que acaben su visita para venderles coloridos ‘souvenirs’.
 
Momo, una jovencísima birmana con coleta baja y risa fácil nos sigue de templo en templo por el jardín de estupas que es Bagan. Este conjunto arqueológico engloba 2.230 templos y pagodas construidos entre los siglos XI y XIII. Una delicia para la vista, sobre todo al atardecer, cuando el apodo del país, “la tierra de las pagodas doradas”, adquiere todo su significado. A la salida, Momo sigue allí. Nos ofrece un sinfín de objetos. Cajas lacadas, thanaka, budas de madera de teka, máscaras… y cascos de moto.\n

Foto: Jimmy Tran /Shutterstock.com

Los principales habitantes del lago Inle son de la etnia Intha, cuya traducción es ‘hijos del lago’.

\n

Acrobacias en el lago Inle

Aldeas flotantes, estupas y miles de barquitas llenan este lago de agua dulce de unos 21 kilómetros de largo. Llaman la atención los hábiles pescadores, que faenan sobre una pierna porque utilizan la otra para sujetar el remo o las redes.\n

Otra forma de explorar Bagan es hacerlo en globo aerostático.

Cerca está el Monte Popa, otra de las excursiones imprescindibles de Myanmar. Madrugamos para coronar este volcán, ya extinto, y visitar el monasterio budista de su cima. 777 escalones tallados en la roca que hay que subir descalzo (en los primeros 200 te dejan usar calcetines). Hay turistas, pero sobre todo, birmanos que peregrinan para honrar a los 35 ‘nats’ o espíritus que habitan este monte de 1.518 metros de altitud.

A pesar del sofocante calor, lo conseguimos. Protegidos, claro, por el thanaka. Los ‘mingalabar’ del camino han surtido efecto: nos sentimos realmente prósperos.\n

La carnicería que no vende carne

The Vegetarian Butcher en Ámsterdam es un sueño hecho realidad para muchos vegetarianos. Desde hamburguesas a tiras de bacon ahumado o atún. Aquí podrás encontrar cualquier sustitutivo de la carne que imagines con un sabor increíble.\n

Foto: Tooykrub/Shutterstock.com

Muchos niños se convierten en monjes porque es la forma más barata de obtener una buena educación.

\n

Foto: Sokcho Korea501room_Shutterstock.com

El Instituto Forestal de Corea del Sur respalda los beneficios para la salud de los baños de bosque.

\n

Gastronomía

Magazine

GASTRONOMÍA

La vida después del ‘nigiri’

La gastronomía japonesa no es solo arroz y pescado crudo. Pizza, croquetas o tortilla ‘a la nipona’ compiten con el ‘sushi’. Prepara tus palillos.\n

L

os 13 restaurantes con tres estrellas Michelin de Tokio convierten a la capital nipona en la ciudad del mundo más galardonada con este reconocimiento –por delante de París, con nueve–. A esos 13 hay que sumar 51 con dos estrellas y 153 con una. La gastronomía japonesa está de moda y no se reduce al sushi. Aunque es el tipo de comida nipona más exportada, no es tan consumida. Para los japoneses es una excepción más que una costumbre, ya que comer sushi de calidad puede suponer una cuenta de 300 euros. Ese es el precio del cubierto en Jiro (Tokio), ubicado en la estación de metro de Ginza, y considerado el mejor restaurante de sushi del mundo.\n

\n

El último tokiota en sumarse a la lista de los tres estrellas es Kohaku. Su plato más solicitado nada tiene que ver con el alga nori. Se trata de ‘beef shabu-shabu’ en ‘katsuo-dashi’, unos finos filetes de carne grasa sumergidos en un caldo hecho a partir de bonito seco. Una versión parecida es el ‘sukiyaki’, pero con un sabor más potente. Se presenta en un olla no muy profunda con un caldo de verduras, fideos y trozos de carne de ternera. El truco de este plato, y lo que le diferencia del ‘shabu-shabu’, es su salsa. Se elabora con soja y azúcar. El ‘sukiyaki’ es típico de las regiones de Kanto y Kansai, en el centro del país. 
\n

Tokio es la ciudad con más estrellas Michelin del mundo.

Los hidratos son el principal ingrediente de la gastronomía japonesa. El secreto de la longevidad que ha convertido a Japón en el país con la segunda esperanza de vida más alta del mundo. Su versión de la pizza se llama ‘okonomiyaki’. Redonda y partida en porciones triangulares, poco más tiene en común con el plato italiano. Es una torta a la que se puede añadir casi cualquier ingrediente, aunque la base son las verduras. Hay dos versiones, al estilo Kansai y al estilo Hiroshima.\n

‘Okonomiyaki’ proviene de los términos ‘knomi’ (gusto ) y ‘yaki’ (a la plancha).

\n

Los ‘korokkes’ también son muy populares en Corea del Sur.

\n

En la región de Kansai, la masa del ‘okonomiyaki’ (a base de harina, agua, huevo y ‘ñame’) se mezcla junto al resto de ingredientes y se prepara a la plancha. Mientras que en Hiroshima, los ingredientes no se añaden a la masa, sino que se van poniendo por capas. Todos los ‘okonomiyakis’ tienen algo en común, la salsa especial que cubre el plato. Se hace con tomate, frutas (normalmente ciruela) y soja. En Osaka (Kansai) es una receta muy popular. Varios restaurantes de la ciudad llevan por nombre este plato, como Okonomiyaki Momiji y Okonomiyaki Chibou.

Aunque la cocina de Occidente llegó a Japón en el siglo XVI, no empezó a popularizarse hasta bien entrado el XIX. Los ‘korokkes’ o croquetas niponas tienen poco más de un siglo de historia. El término viene del francés ‘croquette’. Se hacen con puré de patata, cebolla y un ingrediente a elegir (carne, pescado, vegetales), se rebozan y se fríen. Un aperitivo que se ha convertido en todo un plato principal en el menú de los japoneses, servido con ensalada y decorado con alguna salsa.\n

La hora del aperitivo en Osaka

Los más deseados de los ‘street food markets’ de Japón son los ‘takoyakis’. Originarios de Osaka, son unos buñuelos rellenos de pulpo. Muy crujientes, suelen acompañarse de alguna salsa dulce o mayonesa. Pruébalos en Kuromon Ichiba Market.\n

\n

En la misma época surgió el ‘omuraisu’ u ‘omurice’, también de influencia occidental. Por fuera, parece la típica ‘omelette’ francesa, pero esconde algo en su interior. Está rellena de arroz. Suelen condimentarla con salsa de tomate, o incluso kétchup. Y se le puede añadir cualquier otro ingrediente como carne o verdura. En el restaurante Taimeiken de Tokio preparan una versión a la que han bautizado ‘tampopo omurice’, en honor a la película dirigida por Juzo Itami. ‘Omurice’ es uno de los pocos platos nipones que se recomienda comer con cuchara. ¿Quién se acuerda ya del ‘nigiri’? \n

Foto: cowardlion/Shutterstock.com

Los ‘takoyakis’ pueden servirse solos o con otros ingredientes por encima.

\n

La evolución de la croqueta

“Hoy comeremos ‘korokke’ y mañana también”. Esta canción de principios del siglo XX muestra lo habitual que era este bocado en los hogares nipones. Hoy, además de en restaurantes y puestos de comida, se venden en los supermercados como comida preparada para hacer en casa.\n

Foto: http://himalayajourney.com/

Barkhor es el principal barrio de Lhasa. Está compuesto por pequeñas calles llenas de puestos callejeros y la plaza de Jokhang, donde se encuentra el templo.

\n

El Castillo de San Pedro fue reconstruido con las piedras del mausoleo de Halicarnaso.

\n

\n

\n

\n

Ad Page Baleares

Bienestar

Magazine

BIENESTAR

El secreto de la felicidad nórdica

Para ser feliz, empieza por aprender el significado de ‘hygge’, ‘lagom’ o ‘koselig’; el ‘hakuna matata’ de países como Dinamarca, Suecia o Noruega, los mas felices del mundo.\n

Kiwisoul / Shutterstock.com

Noruega tiene más de 1.000 fiordos.

\n

Cena con un danés

Los daneses prefieren la intimidad de una cena en casa. Por eso les encanta el proyecto ‘Meet the Danes’, que consiste en invitar a un turista a casa. El local cocina un plato típico mientras ambos comensales se cuentan acerca de la cultura de sus respectivos países. Una propuesta muy ‘hygge’ para pasar la velada.\n

E

ntre nórdicos se mueve el “secreto”. Si en 2016 era Dinamarca, este año es Noruega quien se alza como el país más feliz del mundo. Ese “secreto” parece sustentarse en lo que representan términos como ‘hygge’, ‘lagom’ o ‘koselig’. El primero nació en Dinamarca; el segundo, en Suecia, y el tercero, en Noruega. Si uno hace referencia a aprovechar el momento; el segundo defiende el “menos es más”, y el tercero a lo “acogedor”. Tres conceptos que describen la felicidad del instante.
 
Cosas sencillas como acurrucarse debajo del edredón, acariciar a tu gato, comer chocolate o queso con vino, entre amigos, sin presiones, sin tiempo. Contemplar atardecer desde la playa, disfrutar de una buena lectura... ¿Pero si todos podemos hacer esas cosas porque parece que solo los nórdicos saben disfrutarlas? Quizá porque el ‘Informe mundial de la felicidad’ de la ONU no solo baraja expectativas de vida o libertad, sino también factores como ingresos, apoyo social o ausencia de corrupción en el Gobierno. Aunque de nosotros depende buscar la armonía, crear el ambiente o intentar evitar el estrés. Es una actitud ante la vida.
 
Algo que asimiló la escritora inglesa Helen Russel, que lo describe en ‘The year of living danishly’, donde explora Dinamarca durante un año en busca del “secreto de la felicidad”. “Empecé escribiendo una columna sobre la vida danesa para ‘The Telegraph’ (Reino Unido), luego me encargaron el libro; hay mucho interés acerca de qué cosas hacen diferentes los daneses”. Así descubrió que la confianza es su pilar. “El 79% de los daneses confía en la mayoría de la gente”, reduciendo de esta forma su ansiedad. ‘Hygge’ trata de “estar presente, celebrar las cosas simples y practicar la gratitud”.
 
El Estado ayuda, nos cuenta Russel, desde incentivar menos consumismo hasta favorecer la compatibilidad entre trabajo y familia. Pero se nota además en los espacios. Por ejemplo, entre los restaurantes de la ‘New Nordic Cuisine’, descrita como  “la ruta más rápida al mayor placer”. Consiste en utilizar productos locales, sostenibles y preparados de manera tradicional. “Si una zanahoria está buena tal como es, no la cocines demasiado, simplemente cómetela”, aclara.\n

Copenhague tiene locales perfectos para entenderlo. Como Höst, con ingredientes de la cocina nórdica, como langosta, carne o queso. El Café Glyptoteket enamora por su jardín de palmeras y plantas exóticas, además de por sus ingredientes sostenibles. O The Living Room, cuya sensación llega desde su nombre, el de una sala de estar con sofás, mantas, almohadas y chimenea. Incluso en las calles se aprecia, como bien saben los instagramers. Por ejemplo, @tschang, que asegura que pasear por Magstræde no es solo hacerlo por una de las calles más antiguas de Copenhague, sino que es “volver atrás en el tiempo”.
 
Pero los daneses no tienen el monopolio de la felicidad. En Suecia, además de los locales, tienen a Ikea, que promueve el proyecto ‘Live LAGOM’, donde amén de muebles sostenibles, crea una comunidad basada en reciclaje y vida saludable. Una enseñanza que busca encontrar la medida justa. Precisamente de esta marca son algunos de los muebles del Palacio Real, ubicado en el casco histórico, Gamla Stan, de Estocolmo. Un rincón de callejuelas empedradas al estilo medieval que evoca esa felicidad del detalle. Como tomarse una taza de chocolate caliente en Chokladkoppen, en el corazón del barrio. 
Mientras, Noruega se alza con el título en 2017. Aquí la felicidad es entendible al conocer lugares como Tromsø, 350 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, y uno de los lugares con mejores auroras boreales. ¿Cómo no va a ser la felicidad misma correr bajo un sol de medianoche? Además, el país cuenta con rincones como Trolltunga, un acantilado a 1.100 metros sobre el lago Ringedalsvatnet. Otro motor de calma y libertad es Kjeragbolten, una roca entre dos riscos en mitad de un impresionante entorno natural. Y es que, en definitiva, se trata de encontrar el lugar y el momento, de mirar mejor. Detenerse en los impresionantes parajes naturales que nos rodean, y en la simplicidad de la vida. ‘Hygge’, ‘lagom’, ‘Koselig’… O el eterno ‘carpe diem’.\n

Foto: Tuukka Ervasti_imagebank.sweden.se

El Café Chokladkoppen se define como ‘gay-friendly’.

\n

Foto: Helena Wahlman_imagebank.sweden.se

La felicidad no depende del frío; estos países llegan a tener cuatro horas de sol.

\n

La cascada Seljalandsfoss, con 60 metros de altura, es una de las pocas cascadas que pueden verse desde el interior.


 \n

\n

Los mismos enclaves solitarios pero en la otra punta del mundo. Nueva Zelanda y Australia son otra de las opciones preferidas de los amantes de lo silvestre. Como Maria y Pat. James Frost les fotografió desafiando a las olas en Bombo Headland Quarry, en Nueva Gales del Sur. Las gigantescas columnas de basalto recuerdan a la Calzada del Gigante irlandesa, bañada en esta ocasión por el mar de Tasmania. Para llegar, hay que desviarse de la Kiama Coast Walk, que recorre otros lugares dignos de este particular álbum de fotos de boda, como el parque nacional Rock Cathedral o el géiser de Kiama. A once horas y más de mil kilómetros de allí, contrajeron matrimonio Angie y Doug. Toowoomba, en Queensland, ofrece un paisaje llano y campestre. La madre de la novia acompañó al fotógrafo Van Middleton en su jeep y le ayudó a elegir los sitios “que Angie y su familia sentían que eran especiales”. Este detalle se transmite en la imagen ganadora de este fotógrafo, con los esposos abrazándose bajo un gigantesco árbol. Quizá fuera el mismo bajo el que se dieron su primer beso o en el que grabaron sus iniciales. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Otros lugares imprescindibles para el viajero melómano son el teatro que acoge el Grand Ole Opry cada semana, donde tocaron vacas sagradas, desde Porter Wagoner a Dolly Parton. El propio Bluebird Café, un local de 20 escasas mesas y ambiente intimo, que muchos artistas eligen para presentar por primera vez sus canciones. O la United Record Pressing, la fábrica de discos más grande del país, abierta desde 1949, donde eligieron personalmente el color de sus vinilos The Beatles, Bob Dylan o Miles Davis.\n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Foto: Joe Carillo

Uno de los múltiples locales de conciertos es el Whiskey Bent Saloon.

\n

Entorno adverso

El dj londinense Ali B, que estuvo en AfrikaBurn en 2011, define el festival como "la mejor fiesta en la Tierra". La premisa es simple: una ciudad temporal dedicada a cualquier expresión artística que puedas imaginar –y las que no, también–. Triunfan disfraces, ‘performances’ y vehículos 'mutantes' para moverse por el campamento. La organización únicamente provee de hielo a los participantes, el resto de necesidades (comida, bebida, cama) depende de cada 'burner'. No hay vendedores, tampoco patrocinadores. Fue creado por una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es coordinar este evento una vez al año. Para esta décima edición se han puesto a la venta unas 11.000 entradas. El campamento temporal se volverá a instalar en torno a una figura central que arde como final de fiesta. AfrikaBurn es resultado de la expresión artística de una comunidad de voluntarios. Sin reglas, pero con once mandamientos. Entre ellos: participación, intercambio de regalos y respeto al medio ambiente, lo que supone no dejar ningún residuo para que el desierto vuelva a ser eso, desierto. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos a ritmos de rock, pop, jazz, blues, country e incluso gospel.

Islandia es uno de los lugares preferidos para los que buscan naturaleza exuberante y romanticismo salvaje

Foto: Virginia & Evan Studios

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Amor en el paraíso

Las bodas en lugares paradisíacos no son solo para ‘celebrities’. Alain Brin, especializado en enlaces tropicales, lo demuestra con una foto de una pareja rodeada de bancos de peces en Turtle Bay Beach, en las Islas Vírgenes. Otras imágenes en escenarios exóticos son de Seychelles, Fiji o Varanasi, en India.\n

Emojis también felices

Finlandia también nos trae palabras de moda este año, como ‘Kalsarikännit’, que significa beber en casa, en soledad, y en ropa interior. Tan popular que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha creado un emoji sobre esta costumbre, y otros 55 más para explicar sentimientos difíciles de describir en una sola palabra.\n

El complejo hotelero de Prora se construyó con 10.000 habitaciones.

\n

Foto: Chaz Cruz Photographers

Además del festival, en Störtebeker hay demostraciones de vuelo de aves.

\n

Foto: Claire Morris Photography

Paris

\n

Foto: Clarkie Photography

Yosemite National Park, California

\n

Foto: Gabe McClintock Photography

Iceland

\n

Foto: Catia Aguiam Fotografas

Montserrate Palace, Sintra

\n

Foto: Helena and Laurent

San Francisco, California

\n

Foto: Holly Wallace Photos and Film

Queenstown, New Zealand

\n

Foto: Jonnie + Garrett Wedding Photographers

Imperial Sand Dunes, California

\n

Foto: June Photography

Kaneoha, Hawaii

\n

Foto: M&J Studios

Iceland

\n

Foto: Nordica Photography

Hamar, Norway

\n

Foto: Sergio Cueto

Higüey, República Dominicana

\n

Foto: Shari + Mike Photographers

Santorini, Greece

\n

Foto: Terralogical

Bali, Indonesia

\n

Foto: Tin Martin

Bali, Indonesia

\n

Foto: Van Middleton Photography

Pilton, Australia

\n

Tendencias

magazine

TENDENCIAS

Formentera: el edén abre todo el año

‘Bienvenidos al paraíso’, reza el eslogan de ses Illetes. Y presume porque puede. La playa más famosa de Formentera combina dunas de fina arena blanca con las aguas más cristalinas.\n

“Un azul transparente; una playa inolvidable; su socorrista debe pensar que tiene la mejor profesión del mundo; el mayor tesoro de la isla; el Caribe de España; aguas cristalinas; un lugar de ensueño; una maravilla de la naturaleza…” Estas son las descripciones que utilizan los internautas para referirse a ses Illetes, la playa más famosa de Formentera.

Un entorno virgen, enmarcado en el Parque Natural de ses Salines, a cuatro kilómetros de la Savina, el núcleo urbano a cuyo puerto llegan la mayoría de las embarcaciones turísticas. Situada en la península Es Trucadors, entre Punta des Pas y Platgeta des Carregador, esta playa de 450 metros de longitud se caracteriza por sus dunas. A la arena blanca y fina se le suma la magnifica visibilidad de sus aguas, que la ha posicionado como una de las playas mas demandadas entre buceadores.

Considerada una de las mejores de las Islas Baleares, tiene su puesto asegurado cada año en los rankings de playas más bonitas del mundo. Además, las temperaturas suaves de la isla y sus 3.000 horas de sol año, ofrecen la posibilidad de disfrutarla antes y después de los ajetreados veranos en los que Leonardo DiCaprio, Kate Moss o Valentino la acaparan con sus yates.\n

Corea del Sur se ha convertido en la ‘trendsetter’ asiática, referencia de la modernidad y la bellez

La mayoría de ellos pertenecen a Kananaskis Country, un conjunto de parques rodeados por las Montañas Rocosas en Calgary (Canadá). Un área extensa y salvaje, perfecta para imitar a las tierras vírgenes en las que se aventuran los ‘tramperos’ de la película en busca de pieles. Iñárritu buscaba el máximo nivel de realismo. No quería utilizar cromas ni efectos especiales y solo filmaba con luz natural. Esto provocó un retraso en los planes de rodaje porque había días en los que solo podían trabajar dos o tres horas. La naturaleza no entiende de fechas de producción y el paisaje nevado se esfumó obligando al equipo a buscar una alternativa. La encontraron 13.000 kilómetros al sur, en Ushuaia, el lugar más austral del mundo.  \n

Naeblys / Shutterstock.com

Cabo Barbaria es el punto situado más al sur de las islas Baleares.

\n

Las escuelas aportan el equipo necesario para las inmersiones.

\n

Siempre hay una primera vez

¿Quién sabe si eres un apasionado del buceo pero aún no lo has descubierto? Una propuesta que recogen todos los centros de buceo en Formentera es el ‘bautismo’. Se trata de una inmersión a poca profundidad –normalmente a menos de cinco metros–, para la que no se requieren conocimientos previos.\n

Sus fondos marinos, caracterizados por estar cubiertos por praderas de Posidonia oceánica, son Patrimonio de la Humanidad por su valor natural y paisajístico. Un encuentro de colores submarino gracias a esta planta endémica del Mediterráneo, que crece formando extensas hojas, flores e incluso frutos. Además de servir de refugio a especies marinas como las tortugas, y de actuar como controlador de la contaminación.

Varias empresas ofrecen la posibilidad tanto de iniciarse en el buceo como de perfeccionar la técnica si son buceadores de niveles avanzados. Una actividad que puede ser atractiva para toda la familia (los niños lo tienen permitido a partir de los ocho años). “Conocemos Formentera como la palma de nuestra mano, en tierra y por debajo del mar”, presumen desde Blue Adventure, una de las empresas que ofrecen este servicio, con una gran variedad de inmersiones a acantilados, calas protegidas o pecios.

Además de la inmersión, merece la pena el recorrido, para el cual se puede alquilar una embarcación. Belugavela es una de las empresas que ofrece esta opción. Proponen recorrer las aguas de la isla en un chárter náutico, a bordo de un Bavaria 49, un barco de 15 metros de eslora. Lo que permite el barco es la autonomía de poder elegir en qué calas detenerse a nadar o a hacer snorkel. Un paseo por el mar en el que, como señalan desde la empresa, se pueden ver acantilados, arcos submarinos, barcos hundidos y cuevas.\n

www.belugavela.com

Los cruceros suelen durar un fin de semana en temporada baja (mayo, junio y finales de septiembre).

\n

\n

El actor trotamundos

También se puede practicar ‘DeepBoard’, una actividad conocida como “volar debajo del agua”, y que consiste en agarrarse a una tabla que a su vez está enganchada a una lancha, y dejarse arrastrar, sintiendo la fuerza del mar.

Después de las emociones fuertes, merece la pena descansar y disfrutar de las vistas en dos sitios idílicos. Uno es el islote S’Espalmador, al que se accede en barco y que también forma parte del Parque Natural de ses Salines. El otro es el Cabo de Barbaria, declarado Área Natural de Especial Interés. Además de contar con un antiguo faro, puede verse la “estrella” del lugar, la conocida como cova foradada, una cueva en el suelo que conduce a una galería subterránea. Salir de ella y llegar al balcón que se abre al mar es comprobar lo cerca que, en Formentera, puede estar el paraíso.\n

Las islas Baleares aún conservan, si se busca, esa herencia hippy que las popularizó. Un modo de recordar viejos tiempos es inscribirse en un taller de coronas de flores ‘hip&love’, en Formentera. Hay varios centros que lo ofertan en la isla, donde ellos mismos se definen como “la cuna del Flower Power”.\n

‘Flower Power’ en su esencia

A la arena blanca y fina se le suma la magnifica visibilidad de sus aguas.

FOTO: BOTOND HORVATH/SHUTTERSTOCK.COM

El Centro Belga del Cómic, un museo para ‘niños’ de todas las edades.

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Alex Fradkin

\n

Basta con pasearse por  las calles de Sinsa-dong para comprender por qué los coreanos son los reyes del ‘street-style’. La más llamativa es Garosu-gil, una pequeña avenida de menos de un kilómetro flanqueada por árboles ginkgo. En ella abundan los cafés, las boutiques y las galerías de arte. Y los ‘fashionistas’ en busca de su último objeto de deseo, ya sea una foto para Instagram en el café de moda o un bolso ‘vintage’. Para lo primero hay que acudir al Banana Tree, donde los postres se sirven en fotogénicas macetas. Para lo segundo, el Simone Handbag Museum, un original edificio en forma de bolso que recorre la historia de este complemento desde el año 1500. \n

Top 6A

MAGAZINE

TOP 6A

Hoteles de alta costura

Los diseñadores de moda no solo marcan tendencia en las pasarelas. También dejan su firma en hoteles, habitaciones y complejos turísticos por todo el mundo.

Casas de la Piña – Round Hill - Ralph Lauren (Montego Bay, Jamaica)

Las 36 Casas de la Piña construidas bajo la dirección creativa del diseñador estadounidense tienen vistas al mar Caribe. Suelos empedrados, camas con dosel, mobiliario en madera de la exclusiva colección Ralph Lauren Home completan una decoración relajada y de inspiración tropical.

Hotel Notre Dame – Christian Lacroix (París, Francia)

Situado en el Barrio Latino y con vistas a Notre Dame, este podría ser un hotel más de la Ciudad de la Luz. Pero en su interior, la mezcla entre ricos tejidos, obras de arte, acabados en mármol, vigas de madera e intensos colores pone de manifiesto el toque distintivo de Lacroix.

Palazzo Versace (Gold Coast, Australia)

Abrió sus puertas en el año 2000, siendo el primer hotel de cinco estrellas de una firma de moda. Desde entonces tiene a Paris Hilton o a Pamela Anderson como clientela fija en sus viajes a Australia. La opulencia decorativa inspirada en el universo Versace hace gala en cada una de las 200 habitaciones con las que cuenta el hotel.

Grand Piano Suite - Hotel Claridge’s – Diane Von Furstenberg (Londres, Reino Unido)

Chimeneas de mármol, un piano de cola y un inodoro japonés son algunas de las particularidades con las que cuenta la Suite Gran Piano, decorada por Diane Von Fustenberg para el Hotel Claridge’s. 178 metros cuadrados donde los estampados en colores vivos tienen un papel coprotagonista con las fotografías tomadas por la diseñadora en sus viajes y que adornan las paredes.

Tortuga Bay - Óscar de la Renta (Punta Cana, República Dominicana)

El modisto dominicano no olvida sus orígenes y el primer resort con su firma no podía estar en otro lugar. La elegancia y la sencillez características de Óscar de la Renta se ven reflejadas en la decoración de cada una de las 13 villas y 20 suites que, a pie de playa, componen el Tortuga Bay Resort de Punta Cana.

Dior Suite - Hotel St.Regis (Nueva York, Estados Unidos)

“Los tonos de gris, turquesa y rosa pálido, prevalecerán”, sentenciaba Christian Dior, y esos son los colores protagonistas de la suite que lleva su nombre en el Hotel St Regis de Nueva York. Con vistas a Central Park y a la Quinta Avenida, la decoración de esta suite de 158 metros cuadrados nos traslada al taller parisino del diseñador.

Foto: Round Hill Hotel and Villas

Lujo caribeño

A la moda con vistas

Oda a la opulencia

Suite con sello

Todo queda en casa

Un trozo de Paris en la gran manzana

Travelbeats

Magazine

Travelbeats

Travelfancy

\n

Foto: Duisburg Kontor GmbH/Thomas Mayer

\n

Una montaña rusa para recorrer andando

No es la más alta ni la más rápida, pero es la única montaña rusa que se puede recorrer caminando. Tiger & Turtle-Magic Mountain es la atracción perfecta para ir con los más pequeños. Situada sobre una colina, en la ciudad alemana de Duisburgo (muy cerca de Düsseldorf), tiene más de 220 metros de longitud y 21 de altura. Desde este mirador se contempla la cuenca del Ruhr y el Rin.\n

Foto: gigi_nyc via VisualHunt.com / CC BY-NC-ND

\n

El mejor atardecer de Nueva York

El sol se alinea con la cuadrícula que forman las calles de Manhattan dos veces al año. Este fenómeno se conoce como Manhattanhenge. Para tomar una foto del Manhattanhenge, el mejor atardecer de Nueva York, hay que estar en el sitio adecuado y en el momento justo. El lugar es, concretamente, desde la calle 14 hasta Upper Manhattan. El momento (son dos, en realidad), a finales de mayo y primeros de julio, es decir: tres semanas antes y tres después del solsticio de verano. En esas dos ocasiones, el sol se alinea con la cuadrícula que forman las calles de Manhattan, colándose durante diez minutos para deleite de turistas, curiosos y fotógrafos.\n

Foto: © HUISTEN BOSCH

\n

Viaja al verano del amor

En 2017 se celebra en San Francisco el 50 aniversario del verano del amor. Y en The Magic Bus Experience ya han empezado a celebrarlo. “No es una excursión, es un viaje”, declaran. Un viaje al San Francisco de ayer a través del San Francisco de hoy. El protagonista de la ruta es el icónico barrio de Haight-Ashbury, epicentro del movimiento hippie en la década de los 60. Allí coloridos murales dan la bienvenida a los pasajeros de este psicodélico autobús mientras se suceden diferentes espectáculos de música y teatro.\n

Foto: Dale Johnson

\n

Cenar en una roca

Era un sencillo refugio de pescador, frente a la playa de Michanwi Pingwe, en la costa de Zanzíbar. Nada hacía pensar que acabaría convertido, desde 2012, en un curioso restaurante con capacidad para 45 comensales. Su peculiaridad: se come sobre una roca, envuelto por el mar. A The Rock Restaurant se puede llegar a pie cuando la marea está baja, y cuando sube es preciso coger un barco. Es entonces cuando la experiencia alcanza su esplendor. Tomar productos frescos recién pescados en el océano Índico que rodea al comensal.\n

Foto: Swissôtel Zurich

\n

‘Sportspitality’: los hoteles se ponen en forma

Ahora en los hoteles, además de dormir, se vive. La hospitalidad hotelera ha cambiado y apela a una nueva clase de huésped que busca convertir su estancia en una extensión de su estilo de vida. Cada vez nos gusta más incorporar en nuestros viajes hábitos de cuidado personal. Ya no basta con espacios lujosamente decorados, se busca un diseño capaz de ofrecer funcionalidad, lugares donde poder revitalizar el cuerpo, la mente y el espíritu sin salir del hotel. Un modelo conocido como ‘sportspitality’, en el que el gimnasio y la vida sana son el centro de la oferta de ocio.\n

Foto: Mark Pickthall

\n

La alfombra de luces del desierto

“Como la semilla dormida en el desierto, florecería en el crepúsculo al suave ritmo de la luz bajo un flameante cielo estrellado”. Es la idea que Bruce Munro ha desarrollado durante una década y que culmina con la instalación ‘Field of Light’ en el lugar que inspiró al artista, el monolito Uluru (Ayers Rock), en el desierto de Australia. 50.000 esferas lumínicas para recrear un sentimiento íntimo y efímero que podrán visitarse de hasta el 31 de marzo de 2017.\n

Markthal Rotterdam

\n

Comida de diseño

El Markthal Rotterdam, el mercado gastronómico cubierto más grande de Holanda, es el sueño de cualquier ‘foodie’, pero también de un arquitecto. Los puestos de comida se distribuyen bajo el arco de un edificio de viviendas multicolor. Integra como ningún otro espacio diferentes funciones y supone un auténtico espectáculo por su forma, altura y colorido interior. \n

Foto: Courtesy Messner Mountain Museum

\n

Un museo a 2.275 metros

En julio se inauguró la última pieza del Messner Mountain Museum, un proyecto del alpinista Reinhold Messner. Fue el primero en conquistar sin oxígeno los picos más importantes del mundo y este museo, dividido en seis espacios, es su 15º. MMM Corones se incrusta en el paisaje del Tirol del Sur para contar la historia del montañismo… desde la montaña.\n





0 %