Portada

Número 13

Junio 2017

Bangkok

BANGKOK

La nueva ciudad del lujo

Viaje al corazón de la tormenta

Aventura

Aqaba: un mundo bajo el agua

Playas

¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?

Jóvenes

Sumario

Magazine

Sumario

Sumario

Número 13

Bangkok

La nueva ciudad del lujo

“Exclusividad” es lo que buscan los viajeros para quienes el precio no es un problema. El lujo en la capital de Tailandia incluye desde masajes en cápsulas hasta comer con la manos en el restaurante del mejor chef de Asia.

Gaggan Anand y Garima Arora

“Yo no elegí Bangkok, fue el destino”

La escena culinaria de Bangkok está cambiando. Entrevistamos a dos de sus protagonistas, Gaggan Anand, chef del mejor restaurante de Asia, y su pupila Garima Arora, que se estrena en solitario.

Aventura

Viaje al corazón de la tormenta

Impulsados por las tormentas, los cazadores de tornados recorren cada año el centro de los Estados Unidos. Unirse a esta aventura permite acercarse tanto a estos embudos de aire como para acabar en Oz.

Grandes viajes

El jardín de Sudáfrica

“Lo que llamamos una rosa por cualquier otro nombre olería igual de dulce”, escribió Shakespeare. Lo que en Sudáfrica llaman jardín huele a bosque y está poblado de ballenas.

Gastronomía

Denominación de origen: Italia

Vinagre de Módena, queso parmesano, pesto genovés, pizza napolitana… Los productos italianos son internacionalmente conocidos con nombres y apellidos. Recorremos el país a través del gusto y las tradiciones culinarias.

PLAYAS

Aqaba: un mundo bajo el agua

Jordania posee un pequeño segmento de costa, pero un enorme tesoro marino. Su única ciudad portuaria, Aqaba, se asoma a un Mar Rojo conformado por corales y plagado de coloridas especies submarinas.

JÓVENES

¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?

La hiperactividad de “la ciudad que nunca duerme” es contagiosa. Cuando hay tantas opciones para pasar la noche en vela ¿quién quiere dormir?

Top 6A

Seis infiernos en la Tierra

Si tienes el valor de asomarte a estos accidentes geográficos creerás haber llegado al inframundo. Cuidado, que queman.

Travelbeats

Aquí te esperan los hoteles y restaurantes de moda, las galerías más rompedoras, nuevas aperturas y los lugares más ‘it’ del planeta.

Bazar

¿Te vas de viaje? Antes de cerrar la maleta, asegúrate de que no se te han olvidado nuestros imprescindibles.  

Equipo

El Contenido de la presente publicación digital (www.passenger6a.com) ha sido proporcionado por CENTRO DE INFORMACIÓN TURÍSTICA FEED BACK S.L., con domicilio en C/ Claudio Coello, 46, 2º - I, Madrid 28001 y CIF B-82065137 (en adelante, “TRAVELVIEW”). 

TRAVELVIEW es el titular de todo el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada.

TRAVELVIEW ha elaborado el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada, a título meramente informativo, siendo responsables los Usuarios de informarse y cumplir con los requisitos necesarios para realizar cualquier viaje (en cuanto a pasaporte, visado, vacunas, etc.).

TUI Spain S.L.U, sociedad domiciliada en la Calle Mesena, 22, 2º Derecha, 28033 – Madrid (España), es el cesionario en exclusiva de dicho Contenido.

Por ello, solamente se encuentra permitida la visualización y carga para uso personal y no comercial del Contenido de la publicación digital. En ningún caso, los Usuarios podrán transferir dicho Contenido a terceras personas o entidades. Igualmente, se encuentra expresamente prohibido copiar, distribuir, modificar, reproducir, trasmitir, publicar, ceder o vender el Contenido alojado en la publicación digital, así como crear nuevos productos o servicios derivados del Contenido de la publicación digital.\n

Jorge Martín

Director Editorial

José Antonio Gutiérrez

Director de Arte

Lucho Dávila, Cristina Carrión

Diseño

Carmen Ovalle

Redactora Jefa

Lucía Martín, Elena Arranz, Patricia Gardeu, Alejandra Abad, Rosa Pernía

Redacción

José Antonio Alves

Director de Contenidos Internacionales

Fernanda Guerra, David Hewitt, Isabel Forte, Filipe Santos, David Spencer, Daniela Lima, Andrea Xu

Editores locales

Nuria Cabot

Directora de Marketing Global

Carla Dal Pra'

Directora de Estrategia de Producto

Clara Gil

Ejecutiva de Marketing

Laura García, Beatriz Iznaola

Asistentes de Cuentas

María Calvo

Responsable Comercial- Europa

Sara Callejas

Ventas

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Roberto González, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Cova García

Diseñadora

Álvaro Calleja

Director Técnico

Santiago García

Director de Desarrollo

Roberto González

Programador

Sergio Cieza

Programador

Natalia García

Programadora

Carlos Luján

Editor Gráfico

Beatriz Iznaola

Ejecutiva de cuentas

Laura García

Ejecutiva de cuentas

Reportaje - Bangkok

Magazine

Destino

Bangkok

La nueva ciudad del lujo

Texto:

Dúnya Yildiz

Bakery Group

“Exclusividad” es lo que buscan los viajeros para quienes el precio no es un problema. El lujo en la capital de Tailandia incluye desde masajes en cápsulas hasta comer con la manos en el restaurante del mejor chef de Asia.\n

“Nuevos ojos” y no “nuevos caminos” se necesitan para el “verdadero descubrimiento” en un viaje. Así lo decía Marcel Proust, y así es necesario si se quiere recorrer Tailandia con una mirada nueva: la que aleja de tópicos e imágenes preconcebidas para animarnos a explorar con la mente abierta.\n

Bangkok es la capital mundial del ‘street food’ y cuesta resisitirse.

Tailandia es el país de los mochileros y los 400 metros de longitud de Khao San Road, su paraíso (o guëto) particular. Pero el reto era, alejándonos de este perfil viajero, hallar el Bangkok más top, literalmente. El de las suites de 300 metros cuadrados con vistas al skyline de la ‘ciudad de los ángeles’ y el de los cócteles de diseño en terrazas vertiginosas. Así, optamos por recorrerla a través de un aspecto muy vinculado al lujo: la gastronomía. Excelente materia prima, especias, muchas especias, emplatados que parecen cuadros… Bangkok es la capital mundial del ‘street food’ y cuesta resisitirse. Los olores llaman al apetito e impregnan las calles sin horario establecido. En cambio, la exclusividad no invita a la improvisación, sino a sentarse relajadamente a la mesa de un restaurante con vistas al río, de etiqueta, con mil cubiertos y con banda sonora.\n

En What Pho se encuentra una de las mejores escuelas de masaje de Tailandia.

\n

Al llegar a la capital tailandesa cuesta acostumbrarse al calor, a esa pegajosidad que dejan los climas húmedos, y quizá por esa constante sensación de estar en una sauna, su fuerte son los espacios de relajación. Los hay que destacan por su originalidad, como Bangkok Float Center, cuya propuesta es encerrarse en cápsulas ahuevadas en las que flotar, gracias a sus sales de Epsom, mientras se medita. Otro peculiar masaje es el que, inspirado en el deporte nacional de Tailandia, el Muay Thai, ofrecen en el spa del hotel Mandarin Oriental, considerado uno de los mejores del mundo. Ubicado a orillas del río Chao Phraya –una de las zonas de alojamiento más exclusivas–, este masaje introduce las patadas y golpes propias de esta disciplina deportiva. Y para terminar de perder la conciencia del tiempo y el espacio, vale la pena su tratamiento ‘The Perfect Day’, de cinco horas y media de duración.\n

‘Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!’ es el título de la película grabada en el rooftop Sky Bar.

 \n

\n

\n

\n

\n

Foto: PeamOsk129 / Shutterstock.com

Donde apunta la moda

Del Soho madrileño hablan las guías de viaje cuando se refieren a Chueca. La terraza del hotel Room Mate Oscar al lado de Gran Vía, el mercado de abastos orgánico El Huerto de Lucas y el obrador ecológico La Magdalena de Proust son tres motivos suficientes para que nadie ose disputarle el trono de barrio más cosmopolita.  \n

\n

El buda reclinado del templo Wat Pho mide 46 metros de largo y 15 de altura, recubiertos de pan de oro.

\n

Foto: Asia's 50 Best Restaurants.

Gaggan Anand ocupa el número 1 en la lista ‘Asia's 50 Best Restaurants’.

\n

Alta gastronomía en centros comerciales

Se conoce como ‘food courts’ a los grandes espacios en centros comerciales donde se aglutinan puestos de comida que quieren dotar de mayor lujo al tradicional concepto tailandés de ‘street food’. Pier 21, en el centro comercial Terminal 21, es uno de los más exclusivos. Otra opción son los restaurantes de lujo. Uno de los mejores de Bangkok es Paste. Ubicado en la tercera planta del Gaysorn Village, destaca por ofrecer platos inspirados en las recetas de la realeza y de la época dorada de Tailandia, cuando reinaba Rama IV.\n

Las plantas altas del Hotel Landmark destacan por sus vistas.

Si se busca alta gama, la oferta hotelera es abrumadora. The Landmark Bangkok, donde nos hospedamos, se encuentra en Sukhumvit, la avenida más larga de la capital y principal arteria comercial. Al entrar en la habitación impresiona su tamaño –la Executive Suite de 78 metros cuadrados–, y asomarse a las ventanas es dejarse engatusar por el Bangkok de las vistas y los atardeceres. Puestas de sol que se contemplan y alargan desde ‘rooftop bars’ como Above Eleven (planta 33), Vertigo y Moon Bar (planta 61), o el más fotografiado de la ciudad: Sky Bar, mundialmente famoso por ser escenario en la segunda parte de ‘Resacón en Las Vegas’. Una terraza situada en la planta 63 (a 250 metros de altura) del lujoso hotel lebua. Su parte más exclusiva es Sirocco, uno de los restaurantes al aire libre más altos del mundo.\n

Tras los cócteles de autor y las noches infinitas, amanece temprano en Bangkok. El olor a especias lo inunda todo y ni siquiera la meditación frena el ajetreo. Calma asociada a representaciones como la del templo del Buda Esmeralda o el del Buda Reclinado, que choca con el estrés de turistas despistados cazando templos. Es imprescindible Wat Pho, pero también el Gran Palacio, donde todavía se intuye la influencia que ha dejado la muerte del rey. Bhumibol Adulyadej falleció en octubre de 2016, pero el luto dura un año: altares con su foto, pancartas en los rascacielos… que ayudan a comprender la fisionomía de una ciudad con valores muy arraigados.

Este tipo de escenas ayudan a entender Bangkok. Estampas que se encuentran también en los mercados, tan característicos de Tailandia. A poco más de una hora de distancia de la capital, Damnoen Saduak y Amphawa son los mercados flotantes más famosos y turísticos. Y aún más céntrico y especializado en productos locales es Samyan Market. Incluso los restaurantes más prestigiosos hacen la compra en este espacio. Por él se pasea Garima Agora, propietaria del restaurante Gaa, que montó su propio negocio tras su paso por las cocinas del mejor chef de Asia, Gaggan Anand. El prestigioso cocinero también tiene en esta ciudad un restaurante con su nombre, cuyo menú cuesta 5.000 baths (unos 130 euros) y se compone de 25 platos, de los cuales 22 se comen con las manos.

El lujo es muy posible en la ciudad de los mochileros. Un destino de inesperados contrastes, de budas silenciosos en templos desbordantes y jaleosos. El oxímoron constante de esta gran ciudad, una de las más visitadas del mundo. En Tailandia no solo comprobamos que, efectivamente, lujo y exclusividad existen, sino que aprendimos que es fácil encontrarlos si viajamos con los “nuevos ojos” que pretendía Proust. Y con los bolsillos llenos.\n

Water Library fusiona la comida tailandesa con una cocina europea moderna.

\n

Tetería Authors' Lounge del Hotel Mandarin Oriental.

 \n

El crítico gastronómico y director del festival Peixe em Lisboa Duarte Calvâo coincide en que, a pesar de que Portugal ha recogido influencias de múltiples culturas, las cocinas de sus antiguas colonias, como Angola, Cabo Verde, Brasil o Goa, no están lo suficientemente representadas. Uno de los pioneros en llevar a Lisboa la gastronomía internacional ha sido el chef Kiko Martins. Tras recorrer 23 países en poco más de un año, cargó su GPS personal con mapas de sabores y trajo el mundo a Portugal, según sus palabras. “No me gusta llamarlo cocina fusión, porque la cocina ya es fusión en sí misma”, aclara el chef, cuyo último restaurante, O Asiático, se acaba de unir a sus propuestas A Cevicheria, de cocina peruana, y O Talho, centrado en carnes.
 
Aun así, la actual oferta de restauración en Lisboa cubre la demanda de todo tipo de público. “Es un buen momento; se realiza cocina más elaborada y las iniciativas son más receptivas al gusto del público”, añade Duarte Calvâo. Se pueden encontrar desde restaurantes basados en buen producto, como las propuestas del pionero restaurador Olivier da Costa K.O.B y Yakuza, hasta tabernas donde ‘petiscar’ pequeños platos o porciones con un vino, herederas de las antiguas carbonerías regentadas por gallegos. La Taberna da Rua das Flores, que compra directamente a productores portugueses, preferiblemente productos biológicos, es un buen ejemplo de estas iniciativas más innovadoras de cocina tradicional portuguesa fusionada con otras culturas en el escenario recreado con los elementos de la antigua barbería, farmacia y cocheras de bomberos a cuya puerta esperan los clientes que haya mesa libre.\n

Sin olvidar tampoco la oferta dulce que surte las numerosas ‘pastelarias’ de Lisboa, desde los famosos ‘pasteis de nata’ a los bombones de Bettina y Niccolò Corallo. Acompañado siempre de un café, que en Portugal es siempre fuerte, torrefacto, mezcla de arábica y robusta. Para terminar con una ‘ginjinha’, el tradicional licor de guindas que se compra y degusta en los locales de los alrededores de la plaza de Rossio.\n

\n

\n

\n

\n

Foto: Mandarin Oriental

El hotel Mandarin Oriental aloja huéspedes desde hace casi un siglo y medio.

\n

\n

Compras de artesanía y diseño

Al igual que la restauración de Lisboa, los diseñadores también han sabido mezclar la calidad de su artesanía tradicional como un toque más contemporáneo. En el palacete y ahora centro comercial Embaixada, en la Praça do Príncipe Real, se reúnen alrededor de un patio de estilo neoárabe diseñadores, artistas y anticuarios portugueses. Los cuadernos y libretas, cosméticos, productos textiles, de corcho y de cerámica que se encuentran allí, y en otras tiendas como A Vida Portuguesa, More than wine, Claus Porto o Cerámicas na Linha, llevan décadas produciéndose de la misma forma, aunque ahora parezcan elaborados expresamente para el gusto ‘vintage’ del turismo. Porque una de las cualidades de Lisboa es que ha sabido reutilizar, que no recrear, su pasado poniéndolo en valor.

Los productos artesanales se presentan envueltos en un gran diseño, algo que hay que promocionar más, según Helena y Miguel Amante, octava generación de diseñadores y fabricantes de zapatos de la firma Eleh. Desde el taller recuperado preservando la autenticidad en el Barrio Azul de Lisboa defienden la diferenciación de los productos ‘made in Portugal ‘y de Lisboa, una ciudad donde “no encuentras lo mismo que en otras ciudades europeas”. Muestra de ello es cuando el mejor souvenir es una lata de conservas de pescado.
 \n

\n

\n

\n

Foto: nimon / Shutterstock.com

El Mercado de Amphawa solo abre los fines de semana.

\n

\n

\n

\n

\n

\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’.

\n

\n

Foto: Water Library

Entrevista

Magazine

Entrevista

“Yo no elegí Bangkok, fue el destino”

Pasajeros del mes

Gaggan Anand y Garima Arora

La escena culinaria de Bangkok está cambiando. Entrevistamos a dos de sus protagonistas, Gaggan Anand, chef del mejor restaurante de Asia, y su pupila Garima Arora, que se estrena en solitario.\n

¿Por qué te convertiste en bailarina?\n

Heredé la tradición de mi familia. Empecé a bailar cuando tenía seis años. Me enseñó mi abuelo, el último rey de la casa real de Peliatan. La danza es parte de mi cuerpo porque es un lenguaje corporal de movimientos. También ayuda a mantener mi cuerpo sano. Todavía bailo en público tanto en espectáculos como en ceremonias en templos. Además enseño danza a chicas jóvenes, incluida mi hija, la cuarta generación de bailarines en mi familia. \n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

El entrenamiento para ser una ‘wingwalker’ dura aproximadamente un mes.

\n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

En un artículo publicado en Monocle en 2014 escribiste que “Madrid está experimentando una extensa transformación”. Cómo ha cambiado la ciudad?\n

Si pienso en cómo era cuando vine la primera vez, en 2005 o 2006, ha cambiado completamente. La crisis hizo que la gente se parara a pensar e hiciera cosas nuevas. Muchas personas que no encontraban trabajo decidieron abrir su propio negocio y dedicarse a lo que les gustaba. Creo que esto se nota por toda la ciudad.

Por ejemplo, Kike Keller, uno de los dueños del lugar donde estamos, trabajaba en el mundo de cine y decidió abrir este asombroso estudio, que también es una sala de exposiciones y un bar, para vender los muebles que diseña. Hay muchos lugares así por toda la ciudad. Ha habido una explosión de energía creativa.\n

 ¿Cuál es el mayor atractivo de Madrid? \n

Creo que es el hecho de que nadie es realmente de Madrid, por lo que todos los que viven aquí acogen bien a cualquier sin importarles su aspecto o de donde sea. Quizás sea porque hay pocos ‘gatos’, como se conoce a los madrileños de tercera generación. Esto te ayuda a integrarte. Puedes haber vivido aquí solo durante seis meses y considerarte un madrileño, sin que nadie te lo eche en cara. Además, aunque es la tercera ciudad más grande de Europa, sigue siendo como un pueblo.  
 \n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Por qué elegiste Bangkok para abrir Gaggan?\n

Yo no elegí Bangkok, fue el destino. No tenía ningún plan, simplemente ocurrió. Solo quería venir a Bangkok, cocinar, encontrar un trabajo y tener una vida mejor. 500 dólares se convirtieron en esto.\n

¿Cómo se consigue triunfar con un restaurante de alta cocina en la meca del ‘street food’?\n

Cuando llegué a este país, no había restaurantes de alta cocina como tal. El problema era que por un dólar tenías una comida estupenda en la calle. Gaggan fue parte de la evolución de la ciudad. No fui solo yo, muchos chefs, de manera colectiva. Por eso este año se publicará la primera guía Michelin de Bangkok y hemos acogido la entrega de los premios ’50 Best Restaurants in Asia’. Aun así, Bangkok sigue siendo la capital de la comida callejera. Nadie puede cambiar eso. Yo soy parte de la ‘alta gastronomía’ pero por la noche me verás comiendo en los puestos callejeros. Eso es para todos los días, Gaggan es un día de tu vida.\n

Tu restaurante es uno de los representantes de la escena gastronómica, con restaurantes de lujo y de alta cocina. ¿Se puede encontrar lujo en esta ciudad?\n

Bangkok es famosa por su lujo económico. Masajes baratos, hotelazos a la mitad de precio de lo que pagarías en Nueva York. Aquí puedes darte un masaje por seis dólares y pasar un día de spa por 55. Lo que es lujo para la gente occidental o los que vienen de las grandes ciudades, es nuestra vida cotidiana. ¿Ir a un spa? Puedo hacerlo cada día. Me encanta el cine y voy una vez a la semana. En Bangkok tenemos cines de lujo, con camas y hasta un mayordomo que te ofrece champán. Esa es la nueva cara de Tailandia.\n

¿Cómo describirías la experiencia de comer en Gaggan?\n

Diferente de cualquier otra experiencia culinaria en el mundo. Tenemos 25 platos, de ellos, 22 se comen con las manos. En India se come con las manos, esa es mi cultura. La sensualidad de comer y tocar lo que hay en el plato: caliente, frío, la temperatura, la textura… todo se vuelve real. Cada tres meses, creamos un menú en el que el 90% de los platos se pueden comer con las manos.\n

Has definido tu cocina como “cocina india progresiva”\n

La palabra “progresiva” significa avanzar, paso a paso, sobre algo que ya existía previamente. Cuando empecé haciendo esto muchos pensaron que estaba loco: “Esto es cocina india, lleva haciéndose durante miles de años, no me cambies mi curry, no me cambies mi ‘naan’”. Pero yo quiero llevar esto al siguiente nivel, por eso lo llamé “cocina india progresiva”. De cómo empezó a en lo que se ha convertido, es un viaje.\n

¿Cómo reaccionó tu familia cuando les dijiste que querías ser chef?\n

Les pareció buena idea. Sabían que yo no era bueno en los estudios. Odio la disciplina, soy un rebelde. Por eso me convertí en chef. Los chefs están locos, ¿no? Todos los locos se hacen chefs, así que creo que estoy en la profesión correcta.\n

Madrid dispone de una gran variedad de lugares para comer. ¿Qué te gusta más?\n

Prefiero ir a casas de comida casera donde ofrecen auténticas tapas bien hechas sin muchas pretensiones. Me gusta llevarles a estos lugares porque solo los puedes encontrar aquí.\n

\n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

Si pudieras elegir el siguiente destino para vuestro ‘show’, ¿cuál sería?\n

Sobre el Gran Cañón o las cataratas del Niágara sería alucinante.\n

¿Cuál es tu siguiente gran reto culinario?\n

Voy a cerrar Gaggan. Mi maestro Ferran Adrià me enseñó que todo lo bueno tenía un final. Nosotros estamos subiendo una montaña. Cuando lleguemos a nuestra cima (y con cima no me refiero a los premios, sino a mi cocina), quiero dejarlo ahí. Dejar un buen recuerdo. Gaggan cerrará en junio del 2020, lo decidí la semana pasada. Después me quiero ir a Japón y abrir un restaurante pequeño, para 12 comensales. Algo muy loco. Me gustan los desafíos, no quiero aburrirme.\n

¿Te gusta también la zona de las tiendas de lujo y los edificios señoriales?\n

Lo que me gusta de Madrid es que cada barrio tiene su propia personalidad. También me gusta el tradicional carácter castizo que puedes encontrar en Chamberí o Barrio de Salamanca.  \n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

\n

\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

C

ada uno de sus platos incluye cinco sabores: dulce, picante, salado, ácido y, el más importante, la sorpresa. Esta última se ha convertido en el ingrediente principal de su menú en Gaggan, el mejor restaurante de Asia, y número siete del mundo, según ‘The 50 Best Restaurants Awards’. Los comensales no saben lo que están comiendo hasta el final de la cena, tan solo pueden intuirlo por un misterioso menú formado por 25 emoticonos. Gaggan Anand revela que cuando les dan el verdadero exclaman: “Dios mío, ¿me he comido eso?”. Pero no pueden quejarse, “porque les ha encantado”, confiesa divertido. Una apuesta arriesgada que sería impensable en otro restaurante de alta cocina, pero no en el de este chef. Nacido en Calcuta y formado en elBulli de Ferrán Adrià, antes de colgarse el delantal fue batería en una banda de música. De rock progresivo, como su cocina.\n

En India existen documentos sobre el yoga desde hace más de 4.000 años y esta disciplina es tan valorada que el país cuenta desde 2014 con un ministerio encargado de salvaguardar las medicinas y prácticas tradicionales. Así que Minnard, que llevaba 25 años practicándolo, apenas necesitó unos días para comprender que estaba en el lugar correcto. Al poco tiempo la invitaron a trabajar como escritora, diseñadora y profesora de yoga en el ‘ashram’ Shri Jasnath Asan, una fortaleza medieval ubicada en la región de Marwar.

Minnard aceptó, adoptando el nombre espiritual de Shreejan Sita. Comenzaba así una nueva vida. “Han pasado cuatro años, me gusta mi trabajo, me encanta mi filosofía de vida y el lugar en el que aquí en India, tan lejos de la ciudad, he comenzado mi nuevo hogar”.

Al principio le asfixiaba la falta de espacio. La superpoblación en India –el doble de población que Estados Unidos en la mitad de espacio–, y un estilo de vida basado en compartirlo todo –desde la cama hasta la comida o los armarios– chocaban con el espíritu individualista occidental. “Lo veía invasivo hasta que entendí que formaba parte de mi entrenamiento”, recuerda.
La angustia vital le duró poco. “La principal lección que aprendí es que en realidad no necesitamos nada. Puedo sobrevivir y ser feliz sin nada, por eso cuando miro hacia atrás, hacia la vida que tenía en Nueva York, me doy cuenta del despilfarro”.\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

“Otro lugar que hay que ver es la catedral, bellísima, en la que se dice que hay una huella del diablo”, recomienda el tenor. La leyenda cuenta que el diablo se enfadó al ser engañado por el arquitecto, que le prometió construir una iglesia sin ventanas si no se entrometía en las obras. “Quizás es cierto”, bromea.

Paolo Fanale completa su recorrido por los atractivos de Munich con una recomendación gastronómica: “Todo el que venga debe comer un pretzel y beberse una cerveza. Son los mejores del mundo”. Reconoce que mantener una disciplina física es muy importante en su trabajo. Pero no puede decir que no a una buena cerveza. ¿Otro pacto con el diablo?  \n

H

a pasado por las cocinas de los mejores del mundo. Ahora abre su propio restaurante en Bangkok en medio de una escena gastronómica en ebullición. Garima acaba de abrir un restaurante en la misma calle que Gaggan. Para ella no es competencia, sino “una parte de la familia que vive en la calle de enfrente”, ya que pasó un año en esas cocinas aprendiendo de Gaggan Anand. Nacida en Bombay, antes de mudarse a Bangkok, se formó en Le Cordon Bleu parisino, en el Verre de Gordon Ramsay (Dubái) y en el Noma, en Dinamarca. Allí aprendió técnicas culinarias de todo el mundo que hoy aplica sobre productos 100% tailandeses en su nueva casa, Gaa. \n

Foto: Restaurante Gaa

\n

\n

\n

jhvhvh\n

Hay muchos deportes que practicar en Bali: buceo, rafting, montar a caballo, escalada de montaña... Por ejemplo, si subes al monte Batur para ver el amanecer puedes bañarte en las termas naturales, y después ir a los campos de arroz para hacer una ruta de bicicleta. Los occidentales vienen aquí también a hacer surf, aunque los balineses solo miramos. Nuestros antepasados no sabían nadar. ¡Ni siquiera yo sé nadar! Aunque ahora hay muchas piscinas y los niños aprenden. Por eso, el surf es una actividad nueva para nosotros, aunque muy emocionante. Existen olas muy grandes en Bali, especialmente en el sur y también en el oeste. \n

Acabas de abrir un restaurante, Gaa. ¿Qué pueden los ‘foodies’ esperar de él?\n

Es un reflejo de muchas culturas, precisamente como Bangkok. Solo servimos productos locales, procesados manualmente, productos indígenas que solo existen dentro de Tailandia. Pero usamos técnicas de todo el mundo para sacarles el mejor sabor posible. Lo definiría como producto local con sabores eclécticos.\n

Federico Sánchez llegó a Chile a los 14 años, desde Argentina. “Hace 40 años eran países muy distintos. En Argentina la diferencia era un valor; y en Chile, en esos años,  la diferencia era severamente castigada. Tuve que combatir para terminar siendo quien soy.” Su aspecto actual, tan cuidado, tan elegante e inteligentemente diseñado, parece el resultado de una búsqueda por distintas obsesiones, una imagen fabricada, que transmite la verdad de una reflexión: “La superficie es portadora de la esencia de las cosas. No creo que la esencia sea algo transparente que está en el interior y que sólo puedo desvelarlo en algunos momentos de iluminación. La superficie es portadora de la esencia y en ese sentido es la constructora del relato, de quien yo deseo ser. Por lo tanto, la ropa, el vestuario es un elemento fundamental a nivel existencial. De hecho, el hombre no existe desnudo. El hombre existe vestido.”\n

\n

\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

\n

\n

¿Qué zonas de la isla son las más adecuadas para la práctica de deportes acuáticos?\n

Para los deportes que requieren viento, el suroeste durante todo el año y la costa este en el invierno austral. Para practicar surf y submarinismo, Tamarin y la costa oeste, mientras que la costa este, alrededor de Palmar y Belle Mare, es muy bonita para hacer snorkel y submarinismo.\n

¿Te gusta explorar la isla?\n

He visto mucho, pero el lugar al que siempre vuelvo es el sur porque tiene unos paisajes naturales muy bellos y variados, desde las plantaciones de caña de azúcar al mar y las montañas que puedes escalar para conseguir una fantástica vista. También me gusta conducir por la costa este, bajar desde Palmar hacia el sur.\n

¿Cuál es el atractivo más infravalorado de Isla Mauricio?\n

Recomiendo a todo el mundo que venga que pruebe la comida; tanto de un puesto callejero como de un buen restaurante será muy buena. \n

¿Qué recomiendas a los visitantes de Mauricio?\n

Hay muchas razones para venir a Mauricio: ir a la playa, subir a las montañas, visitar los mercados de Port Louis, los templos y el resto de sus atractivos, como Chamarel. Recomiendo todo tipo de deportes acuáticos, como el kitesurf, surf, viajes de buceo o excursiones para ver delfines. Que no tengan miedo de contactar con la gente en los pueblos. Viajar con niños es también muy seguro.\n

\n

\n

\n

\n

C

ada uno de sus platos incluye cinco sabores: dulce, picante, salado, ácido y, el más importante, la sorpresa. Esta última se ha convertido en el ingrediente principal de su menú en Gaggan, el mejor restaurante de Asia, y número siete del mundo, según ‘The 50 Best Restaurants Awards’. Los comensales no saben lo que están comiendo hasta el final de la cena, tan solo pueden intuirlo por un misterioso menú formado por 25 emoticonos. Gaggan Anand revela que cuando les dan el verdadero exclaman: “Dios mío, ¿me he comido eso?”. Pero no pueden quejarse, “porque les ha encantado”, confiesa divertido. Una apuesta arriesgada que sería impensable en otro restaurante de alta cocina, pero no en el de este chef. Nacido en Calcuta y formado en elBulli de Ferrán Adrià, antes de colgarse el delantal fue batería en una banda de música. De rock progresivo, como su cocina.\n

\n

\n

¿Qué aporta Gaa a la escena culinaria de Bangkok?\n

Lo que intentamos es ver lo que hay ante nosotros con nuevos ojos. Mirar a lo que nos ofrece Tailandia sin ideas preconcebidas de cómo debería ser la comida. También es importante la forma en la que elegimos nuestro producto. Los ingredientes que utilizamos se obtienen lo más cerca posible para que estén frescos. Es la única forma de garantizar que la comida sea buena. El pescado que utilizamos viene vivo todos los días, no almacenamos nada en congeladores. Nuestro objetivo es ser realmente locales.\n

¿Qué es lo que más te gusta de Bangkok?\n

Su gente. Lo que hace a esta ciudad es su gente. No he visto una energía parecida en ningún lugar del mundo. Son hospitalarios, llenos de vida, generosos, atentos… Además, la ciudad tiene opciones para todos los gustos. Desde un bol de noodles a las dos de la mañana a un restaurante francés con tres estrellas Michelin. A los seis meses de llegar aquí, me enamoré de Bangkok y ya no me quise ir.\n

¿Cómo es un día de lujo en la capital de Tailandia?\n

Empezaría tomando un ‘brunch’ en cualquiera de los hoteles de cinco estrellas que están en la orilla del río Chao Phraya. Después, iría a darme un masaje. Porque estás en Bangkok y pocos lugares hay mejores que este para hacerlo. Para acabar el día, subiría a uno de los ‘rooftop bars’ para mirar la ciudad desde lo alto y tomar unos cócteles. Y la cena, en un buen restaurante.\n

\n

\n

\n

\n

\n

\n

Foto: Restaurante Gaa

\n

Foto: Restaurante Gaa

\n

Foto: Restaurante Gaa

\n

Foto: Restaurante Gaa

\n

Reserva

las historias de Passenger6A

Aventura

Magazine

Aventura

Viaje al corazón de la tormenta

Impulsados por las tormentas, los cazadores de tornados recorren cada año el centro de los Estados Unidos. Unirse a esta aventura permite acercarse tanto a estos embudos de aire como para acabar en Oz.
\n

“¡Mal tiempo!” Son las palabras mágicas que hacen que cientos de cazadores de tormentas y fans de la meteorología salten de sus sofás para recorrer las carreteras de las grandes llanuras que atraviesan el centro de Estados Unidos. Todos esperan que una tormenta entre en la troposfera y que una gran nube oscura, con forma de nave nodriza, tape el sol y empiece la fiesta de los embudos de aire. Ese es su sueño. Y el momento se produce entre abril y junio, cuando el cálido aire del Golfo de México choca con el aire polar del Canadá originando tormentas explosivas.\n

Entre dos y cinco millones de años se calcula su origen, pero si nos basamos en su descubrimiento es apenas un bebé. Howard y Deb Limbert, una pareja de espeleólogos británicos, organizan una expedición a Vietnam en 1990. Trece viajes se suceden desde entonces culminando en 2009, cuando se realiza la primera expedición a Son Doong. No la hubieran sacado de su letargo de no ser por Ho Khanh, un granjero local que cazó durante años en la zona y se escondió por casualidad en las cueva para protegerse de la lluvia. Aún así, Son Doong es esquiva, hacen falta tres expediciones con ayuda de Ho Khanh para encontrarla. Los bosques y la densa vegetación la convierten en una fortaleza casi inexpugnable.\n

Foto: jordanTrail.org

En Estados Unidos se registran unos 1.000 tornados al año

\n

Cada año más de 800 tornados se concentran en la denominada Tornado Alley, una franja que recorre Texas, Oklahoma, Kansas, Nebraska, Iowa, Dakota y Minnesota. “Cuando todos los instintos de una persona ‘normal’ le dicen que cierre las ventanas y busque refugio en el sótano, los cazadores de tormentas salen a enfrentarse cara a cara con lo peor de la madre naturaleza”. Así describe Roger Hill, uno de los cazadores más curtidos, en su libro ‘Hunting Nature’s Fury’, los impulsos que guían a los fans de las tormentas.\n

\n

¿Y si hace sol?

Si el tiempo no acompaña hay planes alternativos. Dependiendo del punto del mapa en el que se esté, es posible acercarse al Centro de Predicción de Tormentas Norman, en Oklahoma; al museo Twister, en Wakita; al Cañón de Palo Duro, en Texas, o el monte Rushmore, en Dakota del Sur.
 \n

Las hermanas pequeñas de Son Doong

El Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, alberga en sus 85.000 hectáreas otras cuevas que merecen una visita como Phong Nha y Thien Duong. Estas cuentan con pasarelas de madera acondicionadas para el turista.\n

© Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

‘Cuidado con el dinosaurio’ o ‘la Mano del Perro’ son los nombres de algunas áreas de la cueva.

\n

La galería mide unos 90 metros de ancho y está a casi 240 metros de altura. Incluso se aprecian las nubes en el techo.

Un paisaje que parece de otro mundo pero que tiene una explicación terrenal. La erosión del agua del río sobre la piedra caliza provocó que el techo se derrumbara creando gigantescos tragaluces y dando lugar a una frondosa vegetación con su propio microclima. Uno de sus fenómenos más curiosos son las llamadas ‘perlas de las cavernas’, formadas por las capas de calcita que el agua ha dejado en la arena. Están presentes en otras cuevas, pero su tamaño suele ser el de una canica. En Son Doong llegan a convertirse en esferas casi perfectas del tamaño de pelotas de tenis.

Con el fin de preservar la integridad de la cueva, el gobierno vietnamita restringe el acceso y solo permite la visita de unas 200 personas al año. Oxalis Adventure Tours ofrece a los turistas aventureros la posibilidad de embarcarse en una expedición. 3000 dólares es lo que cuesta plantar el pie en territorio virgen y convertirse en un punto diminuto de la cueva más grande del mundo.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

Además de su propia jungla, Son Doong cuenta también con un río.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

En Son Doong hay espacio suficiente como para albergar una manzana de edificios de 40 pisos.

\n

Cada año más de 800 tornados se concentran en la denominada Tornado Alley

El récord lo tiene el irlandés Thomas Maguire, quien completó la carrera en 3 horas, 36 minutos y 10 segundos.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

\n

\n

\n

\n

Unirse a una de estas persecuciones se convierte en uno de los pocos planes vacacionales donde la lluvia es lo mejor que puede pasar. Decenas de empresas organizan expediciones a la caza de tornados. Los precios de estos safaris meteorológicos rondan los 3.000 dólares por cabeza y se hacen en grupos de entre 6 y 14 personas que se dividen en dos furgonetas totalmente equipadas para este tipo de actividad de riesgo.
 
Nick Drieschman, de Extreme Tornado Tours, una de las agencias más experimentadas que opera en Oklahoma, nos explica la importancia de usar vehículos con protección 3M en las ventanas para prevenir los golpes de granizo y posibles embestidas del viento. En un día se pueden recorrer más de 400 kilómetros, así que los vehículos cuentan con wifi,  baterías para dispositivos electrónicos y emisoras como Sirius XM, con todo tipo de música.
 
Las paradas para dormir se hacen en hoteles de carretera, a modo de ‘road trip’, y las gasolineras se convierten el los ‘meeting point’ donde compartir experiencias e información con otros grupos y lugareños. El canal meteorológico Weather Channel es la banda sonora del viaje. Si anuncian una tormenta y el radar Doppler gira, empieza la persecución, por eso el grupo debe estar listo para salir sin previo aviso. En cuestión de minutos las nubes blancas y esponjosas se transforman en un techo gris y opaco que anuncia tormentas de superceldas, un choque brutal de dos corrientes de aire que empiezan a girar hasta acabar en un tornado.\n

Foto: James Smart

La mayoría de los cazadores utilizan la app RadarScope, que permite localizar tormentas en tiempo real.

\n

Foto: Extreme Tornado Tours

Texas es el estado con mayor número de tornados.

\n

Uno de los elegidos

El fotógrafo Ryan Deboodt, especializado en reportajes de aventura y viajes, sobre todo en la zona de Vietnam, ha captado algunas de las mejores y más espectaculares imágenes de Son Doong con ayuda de un dron. \n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.  \n

La seguridad es lo primero y la distancia que se mantiene respecto al vórtice de estas tormentas es clave. En un tornado F5, el más destructor dentro de la escala Fujita, el viento llega a soplar más de 500 kilómetros por hora y consigue levantar los tejados de las casas, además de provocar rayos y granizo del tamaño de pelotas de golf.
 
Las imágenes del video ‘Vorticity’, que el fotógrafo Mike Olbinski consiguió grabar tras kilómetros y horas de metraje, muestran el caos y la potencia de estos embudos de aire. Una verdadera cura de humildad ante el poder de la naturaleza. Un consejo que los cazadores más expertos siempre dan: “sujetar bien la cámara de fotos y los zapatos”. Por si pasamos al otro lado, como Dorothy.\n

El lugar mas solitario sobre el hielo

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

Foto: Steve Lagreca/shutterstock.com

\n

En las furgonetas siempre hay un kit de emergencia con bengalas, cable de remolque y suministros médicos.

 \n

Dices que Internet y los aviones han “encogido” el planeta. ¿Por qué?

Puedes hacer la vuelta al mundo sin moverte, lo tienes todo en tu ordenador. Yo tardé cinco meses y medio de Barcelona a Vladivostok, en Rusia. En avión son unas diez horas. Para mí es como un tubo que te teletransporta. Te desplazas, pero no tienes la sensación de estar viajando. En diez horas de diferencia puede haber un cambio de 40 grados. Viajando por tierra, el cambio es mucho más paulatino. Por ejemplo, en este viaje, nunca he tenido jet lag, y he cambiado varias veces de huso horario.

Gracias a que este mundo es más pequeño y a Internet, muchos podemos seguirte y ‘acompañarte’ a través de tu web.

Los viajes hay que compartirlos. La web es como un diario visual. Antes contaba historias a través de imágenes, ahora también escribo. A veces es difícil contar algunas cosas con una foto. Por ejemplo, el olor de la India. Por eso escribí un post. Además, vendo las fotos que voy haciendo. Es una especie de ‘crowdfunding’. Si a la gente le gusta lo que estoy haciendo, pueden colaborar para que continúe mi viaje  \n

\n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.

 \n

Foto: Walter Astrada

Un grupo de peregrinos llegan al templo de Lalita Ghat, construido en el siglo XIX por el Rey de Nepal.

\n

Foto: Walter Astrada

En el puerto de Kadıköy, en Estambul, además de pescado, los vendedores ambulantes ofrecen maíz y castañas a los viandantes.

\n

Foto: Walter Astrada

Turquía fue una de las paradas favoritas de su viaje. Pasó casi un mes recorriendo el país.

\n

Foto: Walter Astrada

La Georgian Military Road recorre los aproximadamente 200 kilómetros que separan la capital de Georgia de Vladikavkaz, en Rusia.

\n

Foto: Walter Astrada

Durante el mes de noviembre se celebra la feria de camellos de Pushkar. Es la feria de ganado más grande de Asia.

\n

Foto: Walter Astrada

“No tenia nada de experiencia haciendo off road, así que he ido aprendiendo a medida que avanzo. Ahora ya voy tomando los diferentes tipos de caminos con mucha mas confianza.”

\n

Grandes viajes

Magazine

GRANDES VIAJES

EL JARDÍN DE SUDÁFRICA

“Lo que llamamos una rosa por cualquier otro nombre olería igual de dulce”, escribió Shakespeare. Lo que en Sudáfrica llaman jardín huele a bosque y está poblado de ballenas.\n

E

l ‘road trip’ africano transcurre entre bosques encantados y senderos al borde de acantilados sobre playas salvajes. Se conoce como la Ruta Jardín, ‘Tuinroete’ en afrikaans, pero en su camino hay más elefantes que rosas. Atraviesa una estrecha franja costera entre el océano Índico y las montañas que aíslan el sur de Sudáfrica del desierto de Karoo. Un paseo al volante tallado en los acantilados y puentes colgantes sobre el mar permite apreciar su primitiva belleza.
 
Los 200 kilómetros de la carretera N2 que distan entre Mossel Bay y Storms River concentran la mayoría de los paisajes, aunque los viajeros contemplativos salen de Ciudad del Cabo y continúan durante 800 kilómetros hasta Port Elizabeth, destino playero entregado a los deportes acuáticos, donde acabar con los dedos arrugados del surf, la vela, el snorkel y el buceo.\n

La primavera (a partir de septiembre) es la mejor estación para recorrer la ruta. Tras las lluvias el ‘jardín’ luce en su todo su esplendor. Es cuando florecen en las laderas las proteas, las margaritas y el fynbos, la vegetación característica natural de Sudáfrica que se caracteriza por plantas de hojas finas, creando un contraste multicolor con la vecina zona desértica. Aunque no hay mes malo, ya que disfruta del segundo clima más templado del mundo después de Hawái, con temperaturas que no descienden de 10 grados en invierno ni superan los 28 en verano.\n

Animales fantásticos y dónde encontrarlos

A lo largo de la ruta se pueden ver elefantes en su entorno natural tanto en Knysna Elephant Park como en Addo Elephant Park. Pero no solo de los ‘cinco grandes’ vive África. La costa sur de Sudáfrica es el hogar de pingüinos y delfines. También se pueden avistar ballenas francas australes entre julio y diciembre, sobre todo en Tsitsikamma.\n

La Ruta Jardín ha vivido los conflictos por el comercio de la madera y la búsqueda de oro de los colonos bóeres. Estos hicieron de los bosques húmedos de Knysna su hogar y forma de vida en el siglo XIX, que la escritora sudafricana Dalene Matthee retrató luego en sus ‘novelas del bosque’. Todo un alegato literario a la conservación de los bosques autóctonos con personajes como el leñador Saul Barnard.
 
La vida de la que hablan los cuentos de Matthee ya no existe, pero aún se escucha entre los helechos el característico “kow kow” del turaco, un exótico pájaro autóctono de plumaje verde y cresta y alas rojas. Los leñadores han sido sustituidos por senderistas y buscadores de aventuras. Descienden los ríos en kayaks o pasean sobre los árboles en tirolina en el parque nacional Garden Route.
Este se divide en las secciones Wilderness, Knysna Lakes y Tsitsikamma. Desde Knysna parten las sendas Woodcutter’s Walk y Millwood Mine Walk, entre cascadas y gigantescos árboles centenarios. Dos acantilados de piedra arenisca, conocidos como las “cabezas”, vigilan la entrada a la laguna de Knysna desde el mar. Gracias a la Ruta Jardín, está localidad costera se ha convertido en un animado centro turístico repleto de restaurantes y opciones de ocio, como el festival de las ostras que se celebra cada julio.\n

El bosque de Knysna está lleno de senderos y rutas para hacer caminando o en bicicleta.

\n

El origen de la humanidad

Los antropólogos aseguran que los seres humanos descienden de un asentamiento de población que vivió cerca de Mossel Bay hace 200.000 años. Las visitas guiadas al yacimiento antropológico de Pinnacle Point son uno de los atractivos de subir a este mirador de vistas privilegiadas, donde además hay un campo de golf.\n

La variedad de alojamientos en la Ruta Jardín incluye desde hoteles de lujo a albergues dentro de las reservas de animales como Knysna Elephant Park.

Recorrer a pie o a caballo los bosques es una opción más acorde con el espíritu de las obras de Matthee, pero en la ruta han surgido nuevas experiencias, como la de sumergirse en las aguas de Mossel Bay dentro de una jaula rodeados por tiburones blancos. Su variada fauna, que incluye elefantes salvajes y santuarios de animales como el de Jukani, contribuye a agrandar la leyenda de este ‘road trip’.
 
Los desvíos son un ingrediente esencial del camino. Las cuevas de Cango, un laberinto de maravillas subterráneas y la atracción turística más antigua de Sudáfrica, se encuentran cerca de Oudtshoorn, donde se agrupan las granjas de avestruces. Las playas de Plettenberg Bay, por su parte, atraen a los surfistas y, desde hace poco, a los enoturistas. Una de las últimas incorporaciones a la ruta han sido los viñedos de Bramon, una prueba más de que es imposible seguir la Ruta del jardín sin detenerse. Aunque no sea para oler las rosas.\n

La carnicería que no vende carne

The Vegetarian Butcher en Ámsterdam es un sueño hecho realidad para muchos vegetarianos. Desde hamburguesas a tiras de bacon ahumado o atún. Aquí podrás encontrar cualquier sustitutivo de la carne que imagines con un sabor increíble.\n

En la reserva natural Robberg, a siete kilómetros de Plettenberg Bay, se pueden encontrar rocas con 120 millones de años de antigüedad.

\n

Foto: Sokcho Korea501room_Shutterstock.com

El Instituto Forestal de Corea del Sur respalda los beneficios para la salud de los baños de bosque.

\n

Gastronomía

Magazine

GASTRONOMÍA

Denominación de origen: ITALIA

Vinagre de Módena, queso parmesano, pesto genovés, pizza napolitana… Los productos italianos son internacionalmente conocidos con nombres y apellidos. Recorremos el país a través del gusto y las tradiciones culinarias.\n

"

Mis huesos están hechos de Parmigiano Reggiano y por mis venas corre vinagre balsámico de Módena”. La frase podría pertenecer a cualquier italiano, pero la apuntó Massimo Bottura, el chef de Osteria Francescana (tres estrellas Michelin), nombrado el mejor restaurante del mundo en 2016 por The World’s 50 Best Restaurants.\n

\n

La devoción de los italianos por la comida va más allá de la mesa y supera (o casi) al fútbol, la religión o la política. Poseen la gastronomía más internacional del planeta y una de las más variadas culturalmente, desde los Alpes al tacón de la bota.
Cimentada sobre la calidad de las materias primas, ha sabido reencarnarse en la cocina italiana más innovadora. Hoy, lejos de denostarla, chefs como Bottura o Massimiliano Alajmo reinventan la cocina de la ‘nonna’ y reclaman para los productos locales su lugar en la mesa.\n

La devoción de los italianos por la comida supera (o casi) al fútbol, la religión o la política

Como el vinagre balsámico de Módena, que durante años se guardaba celosamente en las buhardillas y desvanes de las casas de campo. Así han trabajado desde 1849 en Acetaia del Cristo. Pero hoy ya no lo esconden. Erika, Daniele y Gilberto abren las puertas a todo aquel que quiera visitarles y presumen del ‘aceto tradizionale’, de 12 años, y de su ‘extra-vecchio’, envejecido durante un cuarto de siglo, como manda la tradición.

En la zona norte del país se concentran algunos de los productos más célebres. El ‘parmiggiano reggiano’ ha puesto a Parma en el mapa mundial de los quesos y es uno de los más valorados por su intenso sabor y su versatilidad culinaria. Ha sido un factor fundamental para el desarrollo de la región de Emilia Romaña, tanto que el banco Crédito Emiliano acepta queso parmesano como garantía para préstamos. Visitar alguna de las cooperativas donde se fabrican, como la 4 Madonne Caseificio dell’Emilia, a las afueras de Módena, permite conocer el proceso artesano de elaboración.\n

Foto: Francesco Tonelli

Italia produce 3,4 millones de toneladas de pasta anualmente, casi un cuarto de la producción mundial.

\n

Foto: Francesco Tonelli

La masa de la pizza napolitana se hornea a una altísima temperatura, más de 400 grados centígrados.

\n

Otro ingrediente que ha contribuido a promocionar la gastronomía de la región –y que cuenta en septiembre con su propio festival– es el ‘proscuitto’ de Parma. Es el protagonista indiscutible de las célebres ‘salumerie’ o tiendas de embutidos. Una de las más concurridas es Garibaldi, que además de despachar, ofrece servicio de comidas.
 
“Todo lo que ves se lo debo a los espaguetis”, aseguró en una ocasión Sofía Loren, refiriéndose a su envidiado físico. La pasta es el ingrediente más reputado y codiciado del recetario italiano, siempre ‘al dente’, por supuesto. Se acompaña con un sinfín de materias primas que conforman la personalidad de cada región. En Emilia-Romaña se comen los ‘tortellini’; en Venecia los ‘bigoli’, parecidos a los espaguetis, pero más gruesos; en Apulia, los ‘orecchiette’, con forma de oreja… Cada uno se debe acompañar de una salsa específica y confundirla para los italianos, “mamma mia!”, es pecado mortal. También cada región antepone ‘su’ salsa: pesto en Génova, carbonara en Roma, amatriciana en Amatrice… Degustar unos ‘tagliatelle’ acompañados de ‘ragù alla bolognese’ bajo alguno de los soportales de la ciudad de Bolonia será siempre un homenaje para el paladar.

El 20% de los restaurantes del mundo (sí, del mundo) son pizzerías. Aunque, probablemente, la mayoría no distinguen una romana de una napolitana. La de la capital italiana es más gruesa, más tostada y crujiente. Cerca de la Piazza Navona la pizzería Baffetto (no hay que dejarse engañar por el aspecto humilde del local) elabora la mejor de Roma. Sus colas de media hora de espera dan fe de ello cada día.\n

La pizza napolitana, napolitana

La denominación de origen de la pizza napolitana impone normas a los locales que se adornan con un arlequín, es decir, aquellos que presumen de hacer ‘la auténtica’. El tamaño de los paquetes de levadura, el PH de la masa, o su grosor máximo (cuatro milímetros) están estrictamente controlados. Los ingredientes, tomate, aceite y queso, deben ser siempre locales.\n

Foto: Acetaia Giusti

La Acetaia Giusti, que presume de ser la más antigua del mundo, lleva desde 1605 produciendo vinagre balsámico de Módena.

\n

La napolitana, que fue la primera y es la única que posee denominación de origen europea, es más fina y suave y sus bordes son altos. Para encontrar la ‘vera pizza napolitana’ hay que buscar una pizzería con el distintivo de un arlequín. L’Antica Pizzeria Da Michele lo tiene en la puerta y conseguir mesa sin reserva es imposible, todo el mundo quiere probar su margarita y su ‘marinara’. Desde 1870 cinco generaciones de pizzeros han mantenido la receta original.
 
Si hay tiempo y conversación por delante, en las sobremesas italianas brotan la ‘grappa’ y el ‘limoncello’, un licor dulce (pero fuerte) de limón. Ambos ayudan a digerir la abundante comida que con seguridad se ha servido y endulzan la conversación, acompañados de un ‘espresso’ para aniquilar la modorra.
Y es que la sobremesa italiana se puede extender durante horas, pues al acto social de comer y conversar los italianos le dedican el tiempo que sea preciso. Por algo fueron ellos quienes inventaron el  ‘slow food’, un concepto que suena muy moderno, pero que en Italia se lleva disfrutando toda la vida.\n

Foto: Francesco Tonelli

Los quesos parmesanos enteros reciben el nombre de ‘forme’. Pesan unos 40 kilos y cada uno requiere de más de 500 litros de leche.

\n

El café es sagrado

De Le Giubbe Rosse en Florencia al Torino, en Turín. Del Caffè Florian de Venecia al Greco en Roma, donde en verano el ‘espresso’ puede cambiarse por una ‘granita di caffè’. Si algo une a los italianos es la cultura del café. Un ‘caffè’ que, como dijo Woody Allen en referencia a su intensidad, “los italianos toman con cuchillo y tenedor”.\n

Foto: http://himalayajourney.com/

Barkhor es el principal barrio de Lhasa. Está compuesto por pequeñas calles llenas de puestos callejeros y la plaza de Jokhang, donde se encuentra el templo.

\n

El Castillo de San Pedro fue reconstruido con las piedras del mausoleo de Halicarnaso.

\n

\n

\n

\n

Playas

Magazine

PLAYAS

Aqaba: un mundo bajo el agua

Jordania posee un pequeño segmento de costa, pero un enorme tesoro marino. Su única ciudad portuaria, Aqaba, se asoma a un Mar Rojo conformado por corales y plagado de coloridas especies submarinas.\n

Muchas de las tiendas y restaurantes de Aqaba permanecen cerrados durante la hora de la siesta.

\n

La belleza de Cleopatra

Aqaba es también conocida por los lujosos spa de sus hoteles. Combinando técnicas orientales y occidentales, ofrecen tratamientos rejuvenecedores y baños limpiadores con los célebres productos del Mar Muerto. La propia Cleopatra ya buscaba el elixir de la juventud en esta aguas ricas en sales y minerales.\n

S

i a Lawrence de Arabia, en lugar de luchar contra el dominio otomano en Aqaba, le hubiera dado por sumergir la cabeza en el mar, habría descubierto un mundo de colores. El contraste con la superficie árida y desértica del suroeste de Jordania, seguramente le hubiera distraído de la batalla con la que acabó conquistando esta ciudad. Fue tan épica que se convirtió en una de las películas más célebres de Hollywood, ‘Lawrence de Arabia’. Una cinta que refleja el paisaje jordano, árido y polvoriento, sin hacer sospechar que allí mismo se esconde, bajo el agua, un caleidoscópico lleno de vida y color.
 
La ciudad se encuentra en el punto más austral de Jordania, el Golfo de Aqaba. Asomada al Mar Rojo, es una localización estratégica en la encrucijada de tres continentes: Asia, Europa y África. A su vez es frontera de Jordania con Israel, Egipto y Arabia Saudita. Un espacio que aunque apenas mide 26 kilómetros de costa, está muy aprovechada por instalaciones portuarias, hoteles de lujo, playas y clubs de buceo.
 
Si nos desplazamos unos kilómetros hacia el sur de Aqaba, una vez superados el muelle y la terminal de ferries que lleva hasta Egipto, se encuentran el Aquamarina Dive Center y, un poco más adelante, el Visitor’s Center. Justo enfrente se extiende un manto de coral. En todo el golfo, estos arrecifes nacen en la orilla y se convierten en un profundo desfiladero submarino. Así, a unos escasos 100 metros de la orilla, el buceador se encuentra con una profundidad de 50 metros.
 
Asequible incluso para principiantes, las aguas cristalinas y templadas, junto a la flora y la fauna submarinas, convierten la estampa en inolvidable. Peces de colores, tiburones ballena, delfines, mantarrayas y tortugas marinas nadan sorprendentemente cerca de la costa. Y como decoración extra, un barco y tres tanques (hundidos a propósito para enriquecer la experiencia submarina) completan el paisaje bajo el agua.\n

La experiencia también puede ser “en exclusiva” desde algunos clubs de buceo. Si muchos hoteles cuentan con playas privadas, estos lo hacen con arrecifes propios. Es el caso del Murjan, diez kilómetros al sur de Aqaba, que además de todo tipo de cursos ofrece a sus clientes una piscina donde descansar, un restaurante, y otras actividades acuáticas como vela, surf o esquí náutico.
 
En el golfo de Aqaba también hay mucha vida sobre el agua. Barcos de vela, surfistas, windsurfistas, esquiadores sobre el agua, pescadores… La mayoría de estos deportes acuáticos se ofertan en los hoteles de la zona, como el Mövenpick Resort Residences Aqaba, y en clubs como Murjan o Aqaba Surf Center. Hay incluso opciones para quienes no se quieren mojar. Como los enormes barcos con suelo de cristal que permiten ver el fondo marino sin necesidad de sumergirse.
 
El mar es hoy el protagonista indiscutible de Aqaba, así que quizá el próximo éxito de Hollywood que se ruede en la ciudad sea ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’ o una nueva entrega  de ‘Buscando a Nemo’.\n

Algunas empresas de buceo organizan excursiones nocturnas, en las que se puede ver cangrejos, langostinos y langostas buscando su cena.

\n

\n

La cascada Seljalandsfoss, con 60 metros de altura, es una de las pocas cascadas que pueden verse desde el interior.


 \n

\n

Los mismos enclaves solitarios pero en la otra punta del mundo. Nueva Zelanda y Australia son otra de las opciones preferidas de los amantes de lo silvestre. Como Maria y Pat. James Frost les fotografió desafiando a las olas en Bombo Headland Quarry, en Nueva Gales del Sur. Las gigantescas columnas de basalto recuerdan a la Calzada del Gigante irlandesa, bañada en esta ocasión por el mar de Tasmania. Para llegar, hay que desviarse de la Kiama Coast Walk, que recorre otros lugares dignos de este particular álbum de fotos de boda, como el parque nacional Rock Cathedral o el géiser de Kiama. A once horas y más de mil kilómetros de allí, contrajeron matrimonio Angie y Doug. Toowoomba, en Queensland, ofrece un paisaje llano y campestre. La madre de la novia acompañó al fotógrafo Van Middleton en su jeep y le ayudó a elegir los sitios “que Angie y su familia sentían que eran especiales”. Este detalle se transmite en la imagen ganadora de este fotógrafo, con los esposos abrazándose bajo un gigantesco árbol. Quizá fuera el mismo bajo el que se dieron su primer beso o en el que grabaron sus iniciales. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Otros lugares imprescindibles para el viajero melómano son el teatro que acoge el Grand Ole Opry cada semana, donde tocaron vacas sagradas, desde Porter Wagoner a Dolly Parton. El propio Bluebird Café, un local de 20 escasas mesas y ambiente intimo, que muchos artistas eligen para presentar por primera vez sus canciones. O la United Record Pressing, la fábrica de discos más grande del país, abierta desde 1949, donde eligieron personalmente el color de sus vinilos The Beatles, Bob Dylan o Miles Davis.\n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Foto: Joe Carillo

Uno de los múltiples locales de conciertos es el Whiskey Bent Saloon.

\n

Entorno adverso

El dj londinense Ali B, que estuvo en AfrikaBurn en 2011, define el festival como "la mejor fiesta en la Tierra". La premisa es simple: una ciudad temporal dedicada a cualquier expresión artística que puedas imaginar –y las que no, también–. Triunfan disfraces, ‘performances’ y vehículos 'mutantes' para moverse por el campamento. La organización únicamente provee de hielo a los participantes, el resto de necesidades (comida, bebida, cama) depende de cada 'burner'. No hay vendedores, tampoco patrocinadores. Fue creado por una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es coordinar este evento una vez al año. Para esta décima edición se han puesto a la venta unas 11.000 entradas. El campamento temporal se volverá a instalar en torno a una figura central que arde como final de fiesta. AfrikaBurn es resultado de la expresión artística de una comunidad de voluntarios. Sin reglas, pero con once mandamientos. Entre ellos: participación, intercambio de regalos y respeto al medio ambiente, lo que supone no dejar ningún residuo para que el desierto vuelva a ser eso, desierto. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos a ritmos de rock, pop, jazz, blues, country e incluso gospel.

Islandia es uno de los lugares preferidos para los que buscan naturaleza exuberante y romanticismo salvaje

Foto: Virginia & Evan Studios

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Amor en el paraíso

Las bodas en lugares paradisíacos no son solo para ‘celebrities’. Alain Brin, especializado en enlaces tropicales, lo demuestra con una foto de una pareja rodeada de bancos de peces en Turtle Bay Beach, en las Islas Vírgenes. Otras imágenes en escenarios exóticos son de Seychelles, Fiji o Varanasi, en India.\n

Del mar a la mesa

Muchos de los pescados que se ven bajo el agua se pueden saborear después en los restaurantes. El marisco y el pescado frescos son los platos estrella de la región. También se puede degustar cocina árabe y el típico ‘syadeyeh’, arroz cocido con pescado y vegetales aromatizados con especias locales.
 \n

El complejo hotelero de Prora se construyó con 10.000 habitaciones.

\n

Foto: Chaz Cruz Photographers

Además del festival, en Störtebeker hay demostraciones de vuelo de aves.

\n

Foto: Claire Morris Photography

Paris

\n

Foto: Clarkie Photography

Yosemite National Park, California

\n

Foto: Gabe McClintock Photography

Iceland

\n

Foto: Catia Aguiam Fotografas

Montserrate Palace, Sintra

\n

Foto: Helena and Laurent

San Francisco, California

\n

Foto: Holly Wallace Photos and Film

Queenstown, New Zealand

\n

Foto: Jonnie + Garrett Wedding Photographers

Imperial Sand Dunes, California

\n

Foto: June Photography

Kaneoha, Hawaii

\n

Foto: M&J Studios

Iceland

\n

Foto: Nordica Photography

Hamar, Norway

\n

Foto: Sergio Cueto

Higüey, República Dominicana

\n

Foto: Shari + Mike Photographers

Santorini, Greece

\n

Foto: Terralogical

Bali, Indonesia

\n

Foto: Tin Martin

Bali, Indonesia

\n

Foto: Van Middleton Photography

Pilton, Australia

\n

Jóvenes

magazine

JÓVENES

¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?

La hiperactividad de “la ciudad que nunca duerme” es contagiosa. Cuando hay tantas opciones para pasar la noche en vela ¿quién quiere dormir?\n

L

os médicos, las revistas dominicales y las supermodelos aconsejan dormir ocho horas al día. Lo que no dicen es cuándo. Ni dónde. Ni qué pasa si estás en Nueva York y tus planes de ocio se elevan al cuadrado en cuanto se hace de noche.
 
En la ciudad de los rascacielos se puede hacer prácticamente de todo tras la caída del sol. Desde comprarse un iPhone en la tienda Apple de la Quinta Avenida hasta sudar en la sala de fitness de un gimnasio 24 horas, la moda entre los ‘yuppies’ de Wall Street. La mayoría de lavanderías, tiendas delicatessen y pizzerías de 99¢/porción abren hasta bien entrada la noche. También hay una bolera para noctámbulos, The Gutter, en Williamsburg, donde los ‘strikes’ suelen llegar de madrugada, justo antes de que cierre a eso de las 4:00. 
 
Las peluquerías y centros de belleza se apuntan a la tendencia de trasnochar. Como Red Market Salon, conocido por su horario nocturno y su ambiente glamuroso, con exhibiciones de arte y actuaciones de DJs locales. Lo fundaron David Cotteblanche y Reynald Ricard, dos estilistas con exceso de trabajo. Tuvieron que empezar a atender a sus clientes de noche, en su apartamento, y se dieron cuenta de que ahí había un nicho de mercado. Han exportado esta idea a Miami y muchos locales empiezan a copiarles.\n

Corea del Sur se ha convertido en la ‘trendsetter’ asiática, referencia de la modernidad y la bellez

La mayoría de ellos pertenecen a Kananaskis Country, un conjunto de parques rodeados por las Montañas Rocosas en Calgary (Canadá). Un área extensa y salvaje, perfecta para imitar a las tierras vírgenes en las que se aventuran los ‘tramperos’ de la película en busca de pieles. Iñárritu buscaba el máximo nivel de realismo. No quería utilizar cromas ni efectos especiales y solo filmaba con luz natural. Esto provocó un retraso en los planes de rodaje porque había días en los que solo podían trabajar dos o tres horas. La naturaleza no entiende de fechas de producción y el paisaje nevado se esfumó obligando al equipo a buscar una alternativa. La encontraron 13.000 kilómetros al sur, en Ushuaia, el lugar más austral del mundo.  \n

Foto: Roman Arkhipov

No solo McDonalds abre 24 horas, los puestos callejeros también ofrecen ‘snacks’ de madrugada.

 \n

House of Yes, en Brooklyn, demuestra que la noche neoyorquina es más joven que nunca.

\n

Para los madrugadores (o trasnochadores de más)

El primer miércoles de cada mes, varias galerías del MoMA abren de 7:30 a 9:00 para que los visitantes puedan visitarlas sin el ajetreo habitual. El programa se llama ‘Quiet Mornings’ e incluye sesiones de meditación voluntarias. Las entradas cuestan 12 dólares.\n

No hay mejor forma de arreglarse para una noche loca que pasar por la peluquería justo antes de la fiesta. En Beauty Bar han optado por unir ambos conceptos, cosmética y copas. En un salón de belleza decorado al estilo años cuarenta, secadores de casco incluidos, ofrecen manicuras y cócteles por diez dólares hasta las 23:00, de lunes a domingo.
 


Entre tantos planes nocturnos, salir de fiesta suena hasta aburrido. Aunque nunca hay que subestimar a la ciudad que alumbró Studio 54 y Cotton Club. House of Yes es una de las propuestas más originales. Mezcla espectáculos circenses, cine inmersivo, cabaret y burlesque con raves a la luz del día y ‘brunch’. Está en Brooklyn y su objetivo, noche tras noche, es “excitar los sentidos y expandir la mente”. Y lo consiguen.
Los que huyen de las luces LED y la música atronadora pueden relajarse en los bares de jazz, la otra banda sonora de la ciudad, con espacios como Smalls Jazz Club, donde suena hasta bien pasada la medianoche.\n

Foto: Joshua K. Jackson

Para ver las luces nocturnas de la ciudad, se puede subir al Empire State hasta las dos de la mañana.

 
 \n

El metro funciona las 24 horas, aunque no todas las estaciones están abiertas por la noche.

\n

El actor trotamundos

Tampoco faltan los planes relajantes, como el que  proponen Juvenex Spa, un spa de lujo en Koreatown que abre 24 horas todos los días de la semana. Para llevar al relax al siguiente nivel hay que pedir cita previa en Lift y probar sus cabinas de flotación. Se puede flotar durante toda la noche los viernes y sábados y experimentar un estado “parecido al de un sueño”.
 

Aunque no es necesario flotar para tener esa sensación. Quien ha pasado una noche deambulando por Nueva York lo sabe. Sus calles, iluminadas por los neones y las luces de las oficinas, parecen estar siempre alerta. A la espera de una aventura, sea la hora que sea. Lo decía Simone de Beauvoir: “Hay algo en el aire de Nueva York que hace que dormir sea inútil”. Amén.\n

El metro abre las 24 horas. También el ferry a Staten Island. El barco parte del distrito financiero y ofrece algunas de las mejores vistas tanto de día como de noche. Conforme se aleja de Manhattan, el ‘skyline’ se revela en todo su esplendor. Luego, la Estatua de la Libertad y Ellis Island.\n

No solo taxis amarillos

Las peluquerías y centros de belleza se apuntan a la tendencia de trasnochar

FOTO: BOTOND HORVATH/SHUTTERSTOCK.COM

El Centro Belga del Cómic, un museo para ‘niños’ de todas las edades.

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Alex Fradkin

\n

Basta con pasearse por  las calles de Sinsa-dong para comprender por qué los coreanos son los reyes del ‘street-style’. La más llamativa es Garosu-gil, una pequeña avenida de menos de un kilómetro flanqueada por árboles ginkgo. En ella abundan los cafés, las boutiques y las galerías de arte. Y los ‘fashionistas’ en busca de su último objeto de deseo, ya sea una foto para Instagram en el café de moda o un bolso ‘vintage’. Para lo primero hay que acudir al Banana Tree, donde los postres se sirven en fotogénicas macetas. Para lo segundo, el Simone Handbag Museum, un original edificio en forma de bolso que recorre la historia de este complemento desde el año 1500. \n

Top 6A

MAGAZINE

TOP 6A

Seis infiernos en la Tierra

Si tienes el valor de asomarte a estos accidentes geográficos creerás haber llegado al inframundo. Cuidado, que queman.

Darvaza (Desierto de Karakum, Turkmenistán)

Lleva más de 30 años ardiendo en el desierto de Karakum. Conocido como 'la puerta del infierno', el pozo de Darvaza no tiene origen volcánico, sino humano. Es el resultado de una perforación en una cueva de gas natural en la década de los 70.

Volcán Masaya (Granada, Nicaragua)

El olor a azufre ya da una pista sobre lo que espera a quienes se acerquen a Masaya. Para verlo hay que pagar 100 córdobas (los visitantes nacionales, 30). Debido a su gran actividad, recibe unos 120.000 turistas al año.

Dallol (Desierto de Danakil, Etiopía)

Lagunas ardientes, géiseres humeantes y temperaturas que sobrepasan los 60 grados. Esa es la carta de presentación del cráter de Dallol, en el desierto de Danakil, la zona a menor altitud de todo el continente africano.

Lanzarote (Islas Canarias, España)

Si por algo es conocida esta isla canaria es por su origen volcánico. Su paisaje entre rojos, ocres, negros y naranjas –como el del Parque Nacional del Timanfaya– surge de varias erupciones volcánicas producidas en los siglos XVIII y XIX.

Kawah Ijen (Java, Indonesia)

En este volcán indonesio hay un lago rodeado de rocas amarillas teñidas por el azufre. Repleto de mineros durante el día, al caer la noche, el azufre en combustión provoca fuegos azules que brillan en la oscuridad.

Lago Natron (Valle del Rift, Tanzania)

Al estar muy cerca de un estratovolcán, el lago de agua salada entre Kenia y Tanzania está repleto de compuestos químicos. Tanto, que puede provocar quemaduras en piel y ojos.

¡Tierra, trágame!

Hogar de murciélagos

África ardiente

Fuego, ceniza y roca

Explosión azul

El lago que quema

Travelbeats

Magazine

Travelbeats

Travelfancy

\n

\n

La jaula de la muerte

Si crees que nadar con tiburones ya está muy visto, Crocosaurus Cove (Darwin, Australia) es tu sitio. Allí podrás bucear durante quince minutos con un enorme cocodrilo. El conocido como cocodrilo marino es el reptil y el depredador de ribera más grande del planeta. La jaula, diseñada para una o dos personas, se sumerge doce veces al día justo en el momento en el que los reptiles son alimentados para aumentar su movimiento y el disfrute de los valientes buceadores. Si no te van las emociones fuertes, en el parque tienen la muestra de reptiles de Australia más grande del mundo, con más de 200 cocodrilos.\n

Foto: Thierry Nava - Groupe F

\n

Bienvenidos a la fiesta del Rey Sol

Luis XIV era literalmente el el rey de la fiesta, o de la ‘soirée’, si nos ponemos franceses. Durante su reinado, el palacio de Versalles (a 20 kilómetros de París) fue el escenario de fastuosas celebraciones. De hecho, la primera que dio duró una semana entera. Gracias al Festival de Versalles (del 14 de mayo al 14 de julio) cualquier ‘bon vivant’ que se precie podrá revivir el esplendor de los siglos XVII y principios del XVII.\n

Foto: Zoey Huang

\n

El ‘brunch’ de moda en Hogwarts

Olvídate de la taberna de Las Tres Escobas y El Caldero Chorreante, el lugar más ‘cool’ entre los magos es ahora Platform 1904, en Singapur. El café-restaurante está inspirado en el mundo de Harry Potter y ofrece mágicas creaciones como pannacota “de magia negra” o la Copa de los Tres Magos, un esponjoso ‘cupcake’ casero con trufas de chocolate blanco.\n

Foto: jetalone via Visualhunt.com / CC BY

\n

Los últimos samuráis

Si hay un lugar donde reunir a los 47 rōnin y a los siete samuráis de Kurosawa, es Soma. En esta ciudad de la prefectura de Fukushima, la cría de caballos está muy arraigada. Precisamente unos 400 equinos –con el permiso de los jinetes– son los protagonistas de una de las costumbres más antiguas de las que se mantienen en esta zona del este de Japón, basada en la tradición samurái. Se trata del festival Soma-Nomaoi, que se celebra cada mes de julio durante tres jornadas (del 23 al 25). La noche del 22 se da el pistoletazo de salida al festival con ceremonias de inauguración en tres santuarios: Ota, Odaka y Nakamura.\n

Foto: The Scallywags 1 / theadventurist.com

\n

El rally más largo del mundo

Las reglas del Mongol Rally son simples: Uno: conduce un coche pequeño que no supere los 125 cc. Dos: estás por tu cuenta, no hay apoyo de la organización. Tres: dona 1.000 libras a alguna ONG.
Bajo estas tres premisas se inicia el rally terrestre más largo del mundo. Casi 15.000 kilómetros de recorrido con salida desde Reino Unido y meta en Siberia, en la ciudad de Ulán-Udé. Aquí no gana el que primero llega, el triunfo es llegar. Toda una proeza si tenemos en cuenta que no hay respaldo por parte de los organizadores, ni soportes a lo largo del recorrido, ni una ruta definida.\n

Foto: Mark Pickthall

\n

La alfombra de luces del desierto

“Como la semilla dormida en el desierto, florecería en el crepúsculo al suave ritmo de la luz bajo un flameante cielo estrellado”. Es la idea que Bruce Munro ha desarrollado durante una década y que culmina con la instalación ‘Field of Light’ en el lugar que inspiró al artista, el monolito Uluru (Ayers Rock), en el desierto de Australia. 50.000 esferas lumínicas para recrear un sentimiento íntimo y efímero que podrán visitarse de hasta el 31 de marzo de 2017.\n

Markthal Rotterdam

\n

Comida de diseño

El Markthal Rotterdam, el mercado gastronómico cubierto más grande de Holanda, es el sueño de cualquier ‘foodie’, pero también de un arquitecto. Los puestos de comida se distribuyen bajo el arco de un edificio de viviendas multicolor. Integra como ningún otro espacio diferentes funciones y supone un auténtico espectáculo por su forma, altura y colorido interior. \n

Foto: Courtesy Messner Mountain Museum

\n

Un museo a 2.275 metros

En julio se inauguró la última pieza del Messner Mountain Museum, un proyecto del alpinista Reinhold Messner. Fue el primero en conquistar sin oxígeno los picos más importantes del mundo y este museo, dividido en seis espacios, es su 15º. MMM Corones se incrusta en el paisaje del Tirol del Sur para contar la historia del montañismo… desde la montaña.\n





0 %