Portada

Número 11

Abril 2017

India

Sherry Minnard

“Soy una guerrera del yoga”

Snowboard en 4K

Aventura

Duerme 'en casa' de las celebrities

Lujo

El florecer de Atacama

Naturaleza

Sumario

Magazine

Sumario

Sumario

Número 11

India

Desarmando mitos

India combina el bullicio de Delhi y Bombay con la calma de sus centros de meditación, y esa contradicción nos hipnotiza. Un país que, como escribió Mark Twain, tiene “un interés imperecedero para los extranjeros”.

Sherry Minnard

“Soy una guerrera del yoga”

Sherry Minnard abandonó el caos neoyorquino para ser profesora de yoga en Rajastán, en el ‘ashram’ que dirige Surajnath Siddh. Ambos enseñan cómo viajar hacia la calma mental y física.

Aventura

Snowboard en 4K

Travis Rice estrena ‘La cuarta fase’, una nueva película sobre snowboard en la que recorre más de 25.000 kilómetros persiguiendo el ciclo del agua.

48 horas

Chicago, de gánster a ‘hipster’

Chicago no presume de ser hipster, y por eso lo es. Los jóvenes modernos aquí no hacen ruido. Se desplazan en bicicleta, comen perritos calientes y beben cerveza artesanal mientras escuchan música en antros reacondicionados.

Escapadas

Imperturbable Comporta

La han comparado con Ibiza, St. Tropez, los Hamptons e incluso con el Marrakech de Yves St. Laurent en los 60. Nada es verdad. Comporta es diferente a todos los sitios de playa, precisamente porque no lo parece.

Lujo

Duerme ‘en casa’ de las celebrities

Será lo más cerca que podamos estar de nuestros ídolos e intuir su forma de vida. Los hoteles de las ‘celebrities’ son un fiel reflejo de sus gustos y, en algunos casos, de sus principios.

Naturaleza

El florecer de Atacama

Después de la tormenta, llegan las flores. También en una de las regiones más secas del mundo, que se transforma cada cinco años por un fenómeno climático.

Top 6A

Lugares perfectos para ver el amanecer

Merecen una visita a cualquier hora del día, pero si tienes fuerza de voluntad para levantarte al alba, descubrirás su mejor cara. Madrugar nunca mereció tanto la pena.

Travelbeats

La primavera estalla en Holanda

Aquí te esperan los hoteles y restaurantes de moda, las galerías más rompedoras, nuevas aperturas y los lugares más ‘it’ del planeta.

Bazar

¿Te vas de viaje? Antes de cerrar la maleta, asegúrate de que no se te han olvidado nuestros imprescindibles.  

Equipo

El Contenido de la presente publicación digital (www.passenger6a.com) ha sido proporcionado por CENTRO DE INFORMACIÓN TURÍSTICA FEED BACK S.L., con domicilio en C/ Claudio Coello, 46, 2º - I, Madrid 28001 y CIF B-82065137 (en adelante, “TRAVELVIEW”). 

TRAVELVIEW es el titular de todo el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada.

TRAVELVIEW ha elaborado el Contenido de la publicación digital, en particular, imágenes, videos, artículos y contenidos editoriales de Información Turística variada, a título meramente informativo, siendo responsables los Usuarios de informarse y cumplir con los requisitos necesarios para realizar cualquier viaje (en cuanto a pasaporte, visado, vacunas, etc.).

TUI Spain S.L.U, sociedad domiciliada en la Calle Mesena, 22, 2º Derecha, 28033 – Madrid (España), es el cesionario en exclusiva de dicho Contenido.

Por ello, solamente se encuentra permitida la visualización y carga para uso personal y no comercial del Contenido de la publicación digital. En ningún caso, los Usuarios podrán transferir dicho Contenido a terceras personas o entidades. Igualmente, se encuentra expresamente prohibido copiar, distribuir, modificar, reproducir, trasmitir, publicar, ceder o vender el Contenido alojado en la publicación digital, así como crear nuevos productos o servicios derivados del Contenido de la publicación digital.\n

Jorge Martín

Director Editorial

José Antonio Gutiérrez

Director de Arte

Lucho Dávila, Cristina Carrión

Diseño

Carmen Ovalle

Redactora Jefa

Lucía Martín, Elena Arranz, Patricia Gardeu, Alejandra Abad, Rosa Pernía

Redacción

José Antonio Alves

Director de Contenidos Internacionales

Fernanda Guerra, David Hewitt, Isabel Forte, Filipe Santos, David Spencer, Daniela Lima, Andrea Xu

Editores locales

Nuria Cabot

Directora de Marketing Global

Carla Dal Pra'

Directora de Estrategia de Producto

Clara Gil

Ejecutiva de Marketing

Laura García, Beatriz Iznaola

Asistentes de Cuentas

María Calvo

Responsable Comercial- Europa

Sara Callejas

Ventas

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Santiago García

Director de Desarrollo

Sergio Cieza, Natalia García, Roberto González, Miguel Ángel Cárdenas

Programadores

Cova García

Diseñadora

Álvaro Calleja

Director Técnico

Santiago García

Director de Desarrollo

Roberto González

Programador

Sergio Cieza

Programador

Natalia García

Programadora

Carlos Luján

Editor Gráfico

Beatriz Iznaola

Ejecutiva de cuentas

Laura García

Ejecutiva de cuentas

Reportaje - Mauricio

Magazine

Destino

India

Desarmando mitos

Texto:

Guadalupe Rodríguez/ Patricia Gardeu

Kreativa Visual y Shutterstock

Kreativa Visual

India combina el bullicio de Delhi y Bombay con la calma de sus centros de meditación, y esa contradicción nos hipnotiza. Un país que, como escribió Mark Twain, tiene “un interés imperecedero para los extranjeros”.\n

D

el esplendor a los harapos, de los palacios al hambre, de las lámparas de Aladino y la selva a las cien lenguas. Con contradicciones describía el escritor Mark Twain la India, destino que se sueña antes de abarcarlo. Forma parte de nosotros desde que nos imaginamos recorriendo no sus grandes monumentos, sino sus pequeñas callejuelas, agarrándonos a la literatura que sus escenarios nos evoca, anclándolos a nuestras entrañas. El autor de “Las aventuras de Tom Sawyer” recorrió India a finales del XIX y la describió como “la madre de la historia, la abuela de la leyenda y la bisabuela de la tradición”.\n

India es aprender a encontrar nuestros prejuicios para seguidamente desarmarlos

Pero India no es el país idealizado por tantos. Es aprender a encontrar nuestros prejuicios para seguidamente desarmarlos. Como ocurre cuando se llega a Delhi, Agra o Jaipur, las tres ciudades más visitadas del noroeste del país. Distantes entre sí unos 250 kilómetros, conforman el conocido como ‘Triángulo dorado’: una ciudad rebosante de vida, Delhi; la belleza de los monumentos del antiguo centro del Imperio mogol, Agra; y el rosa, radiante, de la ciudad de Jaipur, capital de Rajastán, tierra de fuertes, palacios y desierto.

Cuando se alcanzan estas ciudades –si se llega en coche serán necesarios un buen claxon, buenos frenos y buena suerte– el viaje comienza a materializarse, comprendemos lo que significa compartir espacio con tantas almas. Delhi, con casi 19 millones de habitantes, es una de las ciudades más pobladas del mundo; una megalópolis en permanente movimiento, donde dos zonas contrastan: la Vieja Delhi, capital del imperio musulmán mogol en el siglo XVII, con la Gran Mezquita (Jama Masjid) y el Fuerte Rojo (Lal Qila), bordeado por la arteria Chandni Chowk. Y al sur, Nueva Delhi, zona edificada por los británicos caracterizada por sus amplios bulevares arbolados. Tiendas y cafés discurren bajo las columnatas blancas de Connaught Place o el bulevar Rajpath, que abarca desde la Puerta de la India hasta Rashtrapati Bhavan, residencia oficial del presidente.\n

Jaipur adquirió su característico color en 1876 cuando el maharajá Ram Singh ordenó pintarla como símbolo de hospitalidad ante la visita del príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria de Inglaterra.

\n

Tras el ruido uno intentará hallar paz en el emblema de la ciudad, en la postal de los sueños. Agra acoge el monumento más visitado de India: el Taj Mahal. El mausoleo en mármol blanco, encargado por Shah Jahan para albergar los restos de su esposa, está rodeado de jardines, conductores de tuk tuks y fotógrafos que ofrecen inmortalizar la visita por cien rupias. Espíritu y negocio, la vida en continua supervivencia. La vista es inolvidable desde el parque Mehtab Bagh, en la otra orilla del río Yamuna, o desde el fuerte de Agra. La antigua residencia de los emperadores mogoles es un complejo de apartamentos reales y patios que ofrece un relajado refugio en contraste con los laberínticos bazares medievales. Tras Agra, al adentrarnos en la ciudad Fatehpur Sikri, podemos hallar los espíritus de las concubinas, emperadores y sirvientes que cruzaron una vez la gigantesca puerta de piedra roja.\n

\n

\n

\n

\n

\n

Donde apunta la moda

Del Soho madrileño hablan las guías de viaje cuando se refieren a Chueca. La terraza del hotel Room Mate Oscar al lado de Gran Vía, el mercado de abastos orgánico El Huerto de Lucas y el obrador ecológico La Magdalena de Proust son tres motivos suficientes para que nadie ose disputarle el trono de barrio más cosmopolita.  \n

\n

\n

\n

Fuera del triángulo

A veces los desvíos son lo mejor del camino. Permiten escapar de las rutas turísticas y conocer templos como el centenar dedicado a Shiva en la ciudad de Bateshwar, cerca de Agra. Esta ciudad acoge, durante tres semanas en octubre o noviembre y también con origen religioso, la segunda feria de ganado más importante de India. Aunque nuestro interés por esta reunión de caballos, cabras, camellos y bueyes bajo los toldos amarillos y naranjas no sea comercial, será una oportunidad para vivir un ambiente que apenas ha cambiado en 2.000 años.\n

El camino continúa hasta la puerta de Rajastán, Jaipur. Los bazares que salpican el centro histórico llegan hasta una muralla cuyo color le da nombre: “Ciudad rosa”. Los habitantes utilizaban ese color como símbolo de buena suerte pero la costumbre fue decayendo hasta que la recuperaron a principios del siglo XX. Como emblema, el Palacio de los vientos (Hawa Mahal), con su delicada fachada de cinco plantas con miradores desde los que las mujeres de la familia real observaban la calle.\n

En Rajastán se encuentra también la primera semilla de calma. Desde centenarios palacios reconvertidos en hoteles que permiten al visitante sentirse como un maharajá del Raj británico hasta festivales de literatura, como el Diggi Palace Hotel, o paseos en camello. Propuestas que combinan el privilegio de alojarse en una tienda de campaña tras las murallas de un fuerte de 350 años de antigüedad en Ramathra Fort, con ser guiado por su propietario Ravi Raj Pal en un safari a través del valle de Daang, un paisaje árido por el que una vez vagaron tigres y bandoleros. Si Jaipur es rosa, Jodhpur es azul, con su fuerte sobre la colina, Mehrangarh, y el palacio real Umaid Bhawan. Y la tercera joya de Rajastán es Udaipur, con sus numerosos lagos sobre los que flotan los palacios que le han hecho ganar el sobrenombre de la “Venecia de Oriente”. 

Extasiados por la belleza de India nos preguntamos qué queda de nuestras concepciones, de esa imagen preconstruida. La respuesta la encontremos en los ‘ashram’, centros de enseñanza de yoga y meditación. Se conoce como turismo espiritual, pero va más allá de retiros, aprendizaje de estas disciplinas o cuidados de cuerpo y mente. Es asimilar, tras el caos y el estrépito de las ciudades por las que hemos vagado, que la paz debe nacer de nosotros mismos para que sea una buena compañera de viaje, que tenemos que saber desprendernos de lo innecesario para agarrarnos a la felicidad de la coherencia.

Kundalini es una de las disciplinas que se aprenden en estos centros. Se trabaja la espiritualidad a través de nuestras propias emociones, nuestra creatividad, nuestro propósito en la vida. Hay un proverbio indio que dice: “No hay árbol que el viento no haya sacudido”. Eso es lo que sucede cuando viajamos a India, cuando hacemos realidad el anhelo: quedamos sacudidos, exhaustos, rompemos nuestras creencias. “Viajar –apuntaba Twain– es fatal para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. India lo ratifica, desarma nuestros juicios previos, pero al menos nos deja el aprendizaje de saber que frente a eso, la realidad es mucho más excitante.\n

\n

El banco del desamor

El Taj Mahal es un poema de amor en mármol, construido por 2.000 artesanos entre 1631 y 1648. Pero también fue símbolo del desamor. La prensa publicó en 1980 una foto del príncipe de Gales frente al monumento, con las palabras: “Espero regresar algún día con mi esposa”. En 1992 el príncipe volvió a India, pero solo Lady Di visitó el Taj Mahal. Posó en el mismo banco en el que fotografiaron a su marido doce años atrás. “Hubiera sido mejor si los dos estuviéramos aquí”, dijo. Diez meses después, los príncipes de Gales anunciaron su separación. Desde entonces, el banco se conoce como el de la princesa.\n

El crítico gastronómico y director del festival Peixe em Lisboa Duarte Calvâo coincide en que, a pesar de que Portugal ha recogido influencias de múltiples culturas, las cocinas de sus antiguas colonias, como Angola, Cabo Verde, Brasil o Goa, no están lo suficientemente representadas. Uno de los pioneros en llevar a Lisboa la gastronomía internacional ha sido el chef Kiko Martins. Tras recorrer 23 países en poco más de un año, cargó su GPS personal con mapas de sabores y trajo el mundo a Portugal, según sus palabras. “No me gusta llamarlo cocina fusión, porque la cocina ya es fusión en sí misma”, aclara el chef, cuyo último restaurante, O Asiático, se acaba de unir a sus propuestas A Cevicheria, de cocina peruana, y O Talho, centrado en carnes.
 
Aun así, la actual oferta de restauración en Lisboa cubre la demanda de todo tipo de público. “Es un buen momento; se realiza cocina más elaborada y las iniciativas son más receptivas al gusto del público”, añade Duarte Calvâo. Se pueden encontrar desde restaurantes basados en buen producto, como las propuestas del pionero restaurador Olivier da Costa K.O.B y Yakuza, hasta tabernas donde ‘petiscar’ pequeños platos o porciones con un vino, herederas de las antiguas carbonerías regentadas por gallegos. La Taberna da Rua das Flores, que compra directamente a productores portugueses, preferiblemente productos biológicos, es un buen ejemplo de estas iniciativas más innovadoras de cocina tradicional portuguesa fusionada con otras culturas en el escenario recreado con los elementos de la antigua barbería, farmacia y cocheras de bomberos a cuya puerta esperan los clientes que haya mesa libre.\n

Sin olvidar tampoco la oferta dulce que surte las numerosas ‘pastelarias’ de Lisboa, desde los famosos ‘pasteis de nata’ a los bombones de Bettina y Niccolò Corallo. Acompañado siempre de un café, que en Portugal es siempre fuerte, torrefacto, mezcla de arábica y robusta. Para terminar con una ‘ginjinha’, el tradicional licor de guindas que se compra y degusta en los locales de los alrededores de la plaza de Rossio.\n

\n

\n

\n

\n

Jodhpur es la segunda ciudad más grande de Rajastán.

\n

\n

Compras de artesanía y diseño

Al igual que la restauración de Lisboa, los diseñadores también han sabido mezclar la calidad de su artesanía tradicional como un toque más contemporáneo. En el palacete y ahora centro comercial Embaixada, en la Praça do Príncipe Real, se reúnen alrededor de un patio de estilo neoárabe diseñadores, artistas y anticuarios portugueses. Los cuadernos y libretas, cosméticos, productos textiles, de corcho y de cerámica que se encuentran allí, y en otras tiendas como A Vida Portuguesa, More than wine, Claus Porto o Cerámicas na Linha, llevan décadas produciéndose de la misma forma, aunque ahora parezcan elaborados expresamente para el gusto ‘vintage’ del turismo. Porque una de las cualidades de Lisboa es que ha sabido reutilizar, que no recrear, su pasado poniéndolo en valor.

Los productos artesanales se presentan envueltos en un gran diseño, algo que hay que promocionar más, según Helena y Miguel Amante, octava generación de diseñadores y fabricantes de zapatos de la firma Eleh. Desde el taller recuperado preservando la autenticidad en el Barrio Azul de Lisboa defienden la diferenciación de los productos ‘made in Portugal ‘y de Lisboa, una ciudad donde “no encuentras lo mismo que en otras ciudades europeas”. Muestra de ello es cuando el mejor souvenir es una lata de conservas de pescado.
 \n

\n

\n

\n

Considerado el lugar más romántico de la India, se pueden hacer paseos en barco.

\n

\n

\n

\n

\n

\n

En Turquía tienen una palabra para definir esos momentos en los que uno se dedica a sí mismo: ‘keyif’.

\n

\n

Entrevista

Magazine

Entrevista

“Soy una guerrera del yoga”

PASAJERO DEL MES

Sherry Minnard

Sherry Minnard abandonó el caos neoyorquino para ser profesora de yoga en Rajastán, en el ‘ashram’ que dirige Surajnath Siddh. Ambos enseñan cómo viajar hacia la calma mental y física.\n

¿Por qué te convertiste en bailarina?\n

Heredé la tradición de mi familia. Empecé a bailar cuando tenía seis años. Me enseñó mi abuelo, el último rey de la casa real de Peliatan. La danza es parte de mi cuerpo porque es un lenguaje corporal de movimientos. También ayuda a mantener mi cuerpo sano. Todavía bailo en público tanto en espectáculos como en ceremonias en templos. Además enseño danza a chicas jóvenes, incluida mi hija, la cuarta generación de bailarines en mi familia. \n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

Con el nacimiento de su hijo, hace 25 años, empezó a dar clases de yoga.

\n

¿Qué fue lo que más te sorprendió la primera vez que viniste a Madrid?\n

La simpatía de la gente. Se dice que los australianos somos bastante relajados y amistosos, pero en Madrid todo el mundo está deseando hablar con los desconocidos. La gente dice hola y adiós cuando entra o sale de un ascensor, lo que me sigue pareciendo imperecedero y tierno. Esto ayuda a que una gran ciudad como Madrid, que puede ser un poco frenética, funcione mucho mejor.\n

En un artículo publicado en Monocle en 2014 escribiste que “Madrid está experimentando una extensa transformación”. Cómo ha cambiado la ciudad?\n

Si pienso en cómo era cuando vine la primera vez, en 2005 o 2006, ha cambiado completamente. La crisis hizo que la gente se parara a pensar e hiciera cosas nuevas. Muchas personas que no encontraban trabajo decidieron abrir su propio negocio y dedicarse a lo que les gustaba. Creo que esto se nota por toda la ciudad.

Por ejemplo, Kike Keller, uno de los dueños del lugar donde estamos, trabajaba en el mundo de cine y decidió abrir este asombroso estudio, que también es una sala de exposiciones y un bar, para vender los muebles que diseña. Hay muchos lugares así por toda la ciudad. Ha habido una explosión de energía creativa.\n

 ¿Cuál es el mayor atractivo de Madrid? \n

Creo que es el hecho de que nadie es realmente de Madrid, por lo que todos los que viven aquí acogen bien a cualquier sin importarles su aspecto o de donde sea. Quizás sea porque hay pocos ‘gatos’, como se conoce a los madrileños de tercera generación. Esto te ayuda a integrarte. Puedes haber vivido aquí solo durante seis meses y considerarte un madrileño, sin que nadie te lo eche en cara. Además, aunque es la tercera ciudad más grande de Europa, sigue siendo como un pueblo.  
 \n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Cuál es el templo más importante para visitar? \n

Todo el mundo debería ir a Besakih a rezar. Se dice que todos los balineses, cuando morimos, viajamos primero al templo Besakih. Por eso es tan importante. \n

¿Qué lugar recomiendas para una pareja de enamorados?\n

Todos los sitios tienen algo especial para los enamorados. Si quieres alojarte en la playa, hay muchísimos hoteles que ofrecen domir en una romántica villa. Después puedes ir a Ubud y a los campos de arroz, o dormir en los valles, que son muy tranquilos y hay casas para parejas que quieren esconderse del mundo. ¡Hay muchos sitios!\n

¿Qué lugares son imprescindibles?\n

Hay que ver los museos de El Prado y el Reina Sofía, pero también hay buenas exposiciones en Centro Centro. El Matadero también es obligatorio. Está también un maravillosamente conservado Cine Doré, sede de la Filmoteca Española. También hay que ir a los mercados gastronómicos. Todo el mundo que visita Madrid suele ir al de San Miguel, pero yo prefiero llevarles a los de San Antón o Antón Martín. Platea o San Ildefonso también ofrecen experiencias gastronómicas auténticas.\n

\n

En India existen documentos sobre el yoga desde hace más de 4.000 años y esta disciplina es tan valorada que el país cuenta desde 2014 con un ministerio encargado de salvaguardar las medicinas y prácticas tradicionales. Así que Minnard, que llevaba 25 años practicándolo, apenas necesitó unos días para comprender que estaba en el lugar correcto. Al poco tiempo la invitaron a trabajar como escritora, diseñadora y profesora de yoga en el ‘ashram’ Shri Jasnath Asan, una fortaleza medieval ubicada en la región de Marwar.\n

¿Hay buenas condiciones para la práctica de deportes acuáticos?\n

La temperatura del agua es templada durante todo el año. Nunca desciende de 22 grados. En diciembre alcanza los 26 o 28 grados. El viento suele ser constante, incluso fuerte en algunos meses. Aunque incluso sin viento se pueden practicar un gran número de deportes durante todo el año. Los más habituales son ‘kitesurf’, surf, ‘windsurf’, snorkel, submarinismo y pesca.\n

Se dice que el ‘kitesurf’, que se practica con una cometa y una tabla de surf, es el deporte extremo más accesible. ¿Pueden practicarlo turistas sin experiencia o se requiere determinada forma física?\n

No, todo el mundo puede hacerlo. Desde niños a partir de seis años hasta personas de más de 70. Es para todos porque requiere técnica más que fuerza. Hay arneses y cometas adecuados al peso y tamaño de cada persona. En Mauricio existen las condiciones idóneas para practicar ‘wavekite’ en mar abierto, más allá de los arrecifes. Pero los principiantes pueden permanecer dentro de la laguna que los arrecifes separan del mar abierto, donde el nivel del agua es perfecto y ni siquiera se necesita usar un traje de neopreno. Es bueno para todo el mundo. Deben venir y probarlo.

 \n

Madrid dispone de una gran variedad de lugares para comer. ¿Qué te gusta más?\n

Prefiero ir a casas de comida casera donde ofrecen auténticas tapas bien hechas sin muchas pretensiones. Me gusta llevarles a estos lugares porque solo los puedes encontrar aquí.\n

\n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

¿Los amigos o familiares que vienen a verte lo encuentran diferente a como pensaban que era?\n

La gente se sorprende al ver siempre llenos los restaurantes y las terrazas. Yo les digo que a los españoles les gusta disfrutar de la vida siempre que pueden. Esto no significa que no haya personas con bajos salarios o sin trabajo, pero Madrid es un foco de oportunidades.\n

¿Cuál es su ideal de hacer ‘keyif’?\n

¡Yo misma soy ‘keyif’! Mi percepción de la vida es muy de comer y descubrir nuevos sabores… Me gusta coger el ferry entre los continentes y alimentar a las gaviotas, que son un gran símbolo de esta ciudad. Me gusta ir a las terrazas de los edificios en la zona de Taksim y Beyoglu y disfrutar de una copa, como en el club 360. Pero también visitar la península histórica, porque es donde el misterio y la historia se encuentran. O ir a las Islas del Príncipe, porque son una parte única de Estambul.\n

¿Te gusta también la zona de las tiendas de lujo y los edificios señoriales?\n

Lo que me gusta de Madrid es que cada barrio tiene su propia personalidad. También me gusta el tradicional carácter castizo que puedes encontrar en Chamberí o Barrio de Salamanca.  \n

¿Merece la pena venir a Madrid solo para comprar?\n

Definitivamente. De hecho, es una de las ciudades europeas con un mayor número de tiendas. Además, la diversidad de tiendas también ha crecido en los últimos años. Han aparecido nuevas pequeñas marcas de joyería, piel o zapatos. Y merece la pena pasarse por los showroom que marcas como Andrés Gallardo o Helena Rohner tienen en La Latina, Conde Duque o Tirso de Molina. En el Barrio de Salamanca hay una maravillosa tienda de zapatos de hombre a medida llamada Glent.\n

\n

\n

¿Cómo definirías el estilo de Madrid?\n

Podría decir que es un poco bipolar: excéntrico por un lado y conservador por otro, pero muy mezclado. Madrid es desenfadado, excéntrico y amigable. Es muchas cosas, la verdad. Creo que la ciudad está a punto de vivir una nueva movida. Reúne mucha energía creativa. Quizás Madrid es el nuevo Berlín. Es creativa, barata, suceden muchas cosas y es la segunda capital más soleada de Europa. Creo que la gente debería venir si busca un buen estilo de vida pero también para crear un negocio. Encontrarán que la ciudad es muy acogedora y ofrece muchas oportunidades. Así es como yo describiría Madrid.\n

“Los árboles te harán inteligente si pasas suficiente tiempo en el bosque”. Esa fue la frase que siendo niña le dijo su madre. Palabras que resonaron en la cabeza de Sherry Minnard cuando el trajín de Nueva York, sus tres hijos y el estrés laboral conformaban su día a día. Tanto que una mañana, no se reconoció en sus propios zapatos y decidió comenzar de cero.
 
“No me gustaba mi vida ni mi trabajo y decidí emprender un viaje a India”, confiesa Minnard. Un camino que, aunque por entonces lo desconocía, se convertiría en su modo de hallar la felicidad. Llegó a un ‘ashram’ –espacio en el que, según la tradición hinduista, se enseña yoga y meditación– en Rajastán, cuna de la antigua civilización india, tierra de “santos, siddhas (maestros) y sadhus (monjes)”.\n

En India existen documentos sobre el yoga desde hace más de 4.000 años y esta disciplina es tan valorada que el país cuenta desde 2014 con un ministerio encargado de salvaguardar las medicinas y prácticas tradicionales. Así que Minnard, que llevaba 25 años practicándolo, apenas necesitó unos días para comprender que estaba en el lugar correcto. Al poco tiempo la invitaron a trabajar como escritora, diseñadora y profesora de yoga en el ‘ashram’ Shri Jasnath Asan, una fortaleza medieval ubicada en la región de Marwar.

Minnard aceptó, adoptando el nombre espiritual de Shreejan Sita. Comenzaba así una nueva vida. “Han pasado cuatro años, me gusta mi trabajo, me encanta mi filosofía de vida y el lugar en el que aquí en India, tan lejos de la ciudad, he comenzado mi nuevo hogar”.

Al principio le asfixiaba la falta de espacio. La superpoblación en India –el doble de población que Estados Unidos en la mitad de espacio–, y un estilo de vida basado en compartirlo todo –desde la cama hasta la comida o los armarios– chocaban con el espíritu individualista occidental. “Lo veía invasivo hasta que entendí que formaba parte de mi entrenamiento”, recuerda.
La angustia vital le duró poco. “La principal lección que aprendí es que en realidad no necesitamos nada. Puedo sobrevivir y ser feliz sin nada, por eso cuando miro hacia atrás, hacia la vida que tenía en Nueva York, me doy cuenta del despilfarro”.\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

“Otro lugar que hay que ver es la catedral, bellísima, en la que se dice que hay una huella del diablo”, recomienda el tenor. La leyenda cuenta que el diablo se enfadó al ser engañado por el arquitecto, que le prometió construir una iglesia sin ventanas si no se entrometía en las obras. “Quizás es cierto”, bromea.

Paolo Fanale completa su recorrido por los atractivos de Munich con una recomendación gastronómica: “Todo el que venga debe comer un pretzel y beberse una cerveza. Son los mejores del mundo”. Reconoce que mantener una disciplina física es muy importante en su trabajo. Pero no puede decir que no a una buena cerveza. ¿Otro pacto con el diablo?  \n

Federico ama su ciudad y defiende el valor de la arquitectura chilena en el mundo. “Tenemos una suerte de arquitectura de autor en Chile que es una de las mejores arquitecturas del mundo: Mathias Klotz, Smiljan Radic… y ahora, Alejandro Aravena con el Pritzker. Hay muchísimos arquitectos chilenos de una generación extraordinaria que han puesto la arquitectura chilena entre las tres mejores del mundo. Es una arquitectura que ha sido capaz de reinterpretar una serie de valores e ideales de la modernidad. Yo diría que lo interesante de nuestro país es que, así como lo ingleses han acuñado el concepto de ‘high tech’, nosotros en Chile hemos hecho parte del ‘low tech’ y pareciera que nuestra arquitectura es de una sofisticación maravillosa desde el ‘low tech’. Eso es fantástico.”
 \n

\n

\n

\n

¿Existen alternativas para los aficionados a los deportes de aventura, además de disfrutar de sus espectaculares playas?\n

Hay muchos deportes que practicar en Bali: buceo, rafting, montar a caballo, escalada de montaña... Por ejemplo, si subes al monte Batur para ver el amanecer puedes bañarte en las termas naturales, y después ir a los campos de arroz para hacer una ruta de bicicleta. Los occidentales vienen aquí también a hacer surf, aunque los balineses solo miramos. Nuestros antepasados no sabían nadar. ¡Ni siquiera yo sé nadar! Aunque ahora hay muchas piscinas y los niños aprenden. Por eso, el surf es una actividad nueva para nosotros, aunque muy emocionante. Existen olas muy grandes en Bali, especialmente en el sur y también en el oeste. \n

¿Cómo definiría la identidad del pueblo balinés y su tierra?\n

Cuando la gente viene a Bali todo el mundo es bienvenido y todos sonríen. Nuestra casa siempre está abierta, aunque también pedimos que respeten nuestra cultura. Nosotros siempre decimos que hay que dar y recibir, solo así podemos ser iguales. Creo que es esto por lo que la gente viene a Bali, por nuestra amabilidad. \n

Federico Sánchez llegó a Chile a los 14 años, desde Argentina. “Hace 40 años eran países muy distintos. En Argentina la diferencia era un valor; y en Chile, en esos años,  la diferencia era severamente castigada. Tuve que combatir para terminar siendo quien soy.” Su aspecto actual, tan cuidado, tan elegante e inteligentemente diseñado, parece el resultado de una búsqueda por distintas obsesiones, una imagen fabricada, que transmite la verdad de una reflexión: “La superficie es portadora de la esencia de las cosas. No creo que la esencia sea algo transparente que está en el interior y que sólo puedo desvelarlo en algunos momentos de iluminación. La superficie es portadora de la esencia y en ese sentido es la constructora del relato, de quien yo deseo ser. Por lo tanto, la ropa, el vestuario es un elemento fundamental a nivel existencial. De hecho, el hombre no existe desnudo. El hombre existe vestido.”\n

\n

\n

La región de Marwar es una de las más antiguas de  India. “Es preciosa, pero intocable, incolonizable”, afirma Minnard sobre su hogar adoptivo. “El colonialismo no alcanzó el norte, cerca de la frontera paquistaní, así que no hay mucha influencia del oeste”, explica. “Pero está llegando”, matiza. La yogui destaca que a pesar de que la influencia occidental es cada vez mayor –“Tenemos muchas escuelas de Inglaterra católicas, influencia de la vestimenta occidental, la necesidad de hablar inglés…”–, aún viven en un ambiente “tradicional, similar al siglo XV en los vestidos de las mujeres, el trabajo… Van al mercado todos los días, viven en chozas…”.
 
“Es una manera natural de estar en contacto con la tierra, lo que nos mantiene sanos, apreciando una forma de vida sencilla sin tener que poseer muchas cosas materiales”, resalta Minnard. Otra de las enseñanzas adquiridas es que las personas “apenas necesitan tres días para dejar un mal hábito”. Mientras que para adoptar nuevas costumbres son necesarios “unos 21 días”. Tiempos que se adaptan al que los viajeros suelen pasar en India cuando se interesan por el turismo espiritual, y que abarca retiros –suelen durar de 14 a 21 días– centrados en el aprendizaje del yoga, la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente.
 
“La Unesco protege el yoga como tradición y patrimonio de la India y promueve la llegada de turistas con este fin”, explica Minnard, que recomienda su práctica no solo para quienes sufran una crisis existencial, sino para los que busquen ser más felices “adquiriendo un estilo de vida de yoga”, aunque no sea en India, sino en sus casas.
 
Por eso, aunque recomienda “acudir a la fuente” cuando comienzas –“Con suerte encuentras un buen gurú que te ayude a encajar en la vida moderna”–, reconoce que nadie “necesita dejar su vida por un ‘ashram’ en la India para convertirse en yogui”. “Puedes serlo con un poco de entrenamiento, un gurú adecuado y las enseñanzas correctas”.
 
“Podemos llegar a la gente, lo que está sucediendo ahora en India podría cambiar el mundo”, detalla la profesora, que considera que el futuro está en el encuentro entre Occidente –“con su sistema, tecnología y publicidad”– y Oriente. “Tenemos el yoga, grandes maestros e interés por educar”, agrega. “No inventamos nada, usamos prácticas antiguas. Solo somos mensajeros, personas con habilidades y una pasión por ayudar a los demás, detalla la yogui, que anima a la lucha desde la espiritualidad. “Yo soy una guerra del yoga”, apunta, y concluye que cualquiera que sea capaz de buscar esa felicidad y “ayudar al mundo a sanar” será también “un guerrero del yoga”.\n

\n

\n

¿Qué zonas de la isla son las más adecuadas para la práctica de deportes acuáticos?\n

Para los deportes que requieren viento, el suroeste durante todo el año y la costa este en el invierno austral. Para practicar surf y submarinismo, Tamarin y la costa oeste, mientras que la costa este, alrededor de Palmar y Belle Mare, es muy bonita para hacer snorkel y submarinismo.\n

¿Te gusta explorar la isla?\n

He visto mucho, pero el lugar al que siempre vuelvo es el sur porque tiene unos paisajes naturales muy bellos y variados, desde las plantaciones de caña de azúcar al mar y las montañas que puedes escalar para conseguir una fantástica vista. También me gusta conducir por la costa este, bajar desde Palmar hacia el sur.\n

¿Cuál es el atractivo más infravalorado de Isla Mauricio?\n

Recomiendo a todo el mundo que venga que pruebe la comida; tanto de un puesto callejero como de un buen restaurante será muy buena. \n

¿Qué recomiendas a los visitantes de Mauricio?\n

Hay muchas razones para venir a Mauricio: ir a la playa, subir a las montañas, visitar los mercados de Port Louis, los templos y el resto de sus atractivos, como Chamarel. Recomiendo todo tipo de deportes acuáticos, como el kitesurf, surf, viajes de buceo o excursiones para ver delfines. Que no tengan miedo de contactar con la gente en los pueblos. Viajar con niños es también muy seguro.\n

Reserva

las historias de Passenger6A

Aventura

Magazine

Aventura

Snowboard en 4K

Travis Rice estrena ‘La cuarta fase’, una nueva película sobre snowboard en la que recorre más de 25.000 kilómetros persiguiendo el ciclo del agua. 
\n

“Creo que todo empieza con el agua”. Esta película, también. ‘La cuarta fase’ nació de la curiosidad de Travis Rice por esta “mágica sustancia”. Fue el doctor Gerald Pollack quien encendió la chispa. El hiperactivo snowboarder se interesó por su teoría que afirma que existe una fase más aparte de las ya conocidas sólida, líquida y gaseosa. Se trata de ‘agua viviente’, como la que contienen los seres vivos y las células, más densa que el agua normal y capaz de almacenar energía. A Rice le fascinó el concepto y decidió titular así su película, un homenaje al H2O en todas sus fases. “Es el medio en el que jugamos y al que dedicamos nuestra vida”, y ahora también el protagonista de su nueva aventura.\n

Entre dos y cinco millones de años se calcula su origen, pero si nos basamos en su descubrimiento es apenas un bebé. Howard y Deb Limbert, una pareja de espeleólogos británicos, organizan una expedición a Vietnam en 1990. Trece viajes se suceden desde entonces culminando en 2009, cuando se realiza la primera expedición a Son Doong. No la hubieran sacado de su letargo de no ser por Ho Khanh, un granjero local que cazó durante años en la zona y se escondió por casualidad en las cueva para protegerse de la lluvia. Aún así, Son Doong es esquiva, hacen falta tres expediciones con ayuda de Ho Khanh para encontrarla. Los bosques y la densa vegetación la convierten en una fortaleza casi inexpugnable.\n

Foto: Scott Serfas/Red Bull Content Pool

El director de la película, Jon ‘JK’ Klaczkiewicz, cuenta que uno de los desafíos fue coordinar la grabación de los planos aéreos con pilotos que no hablaban inglés.

\n

El ciclo del agua dibujó la ruta a seguir por el Pacífico Norte. En el viaje vemos al experimentado Travis Rice deslizar su tabla por los Alpes japoneses, Rusia, Alaska y los paisajes más inaccesibles de su tierra, Wyoming. No lo hace solo, le acompañan once snowboarders profesionales. Su amigo Mark Landvik ‘Lando’, el californiano Eric Jackson y leyendas como Bryan Iguchi son algunos de ellos. La producción se resume en más de tres años de trabajo, cinco helicópteros, 8.690 kilómetros en barco por el Pacífico y 2.000 horas de metraje que han quedado reducidas a 92 minutos de saltos y piruetas acrobáticas entre la nieve y las montañas.\n

\n

Snowboarder por sorpresa

Travis Rice nació en Jackson, Wyoming, donde aprendió a querer a las montañas de la mano de su padre. Su leyenda empezó a forjarse cuando tenía 18 años y se presentó sin invitación a un evento de Snowboarder Magazine. Su actuación sorprendió a todos los presentes y pronto se convirtió en una de las figuras más importantes del snowbaord.\n

Las hermanas pequeñas de Son Doong

El Parque Nacional Phong Nha-Kẻ Bàng, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, alberga en sus 85.000 hectáreas otras cuevas que merecen una visita como Phong Nha y Thien Duong. Estas cuentan con pasarelas de madera acondicionadas para el turista.\n

© Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

‘Cuidado con el dinosaurio’ o ‘la Mano del Perro’ son los nombres de algunas áreas de la cueva.

\n

La galería mide unos 90 metros de ancho y está a casi 240 metros de altura. Incluso se aprecian las nubes en el techo.

Un paisaje que parece de otro mundo pero que tiene una explicación terrenal. La erosión del agua del río sobre la piedra caliza provocó que el techo se derrumbara creando gigantescos tragaluces y dando lugar a una frondosa vegetación con su propio microclima. Uno de sus fenómenos más curiosos son las llamadas ‘perlas de las cavernas’, formadas por las capas de calcita que el agua ha dejado en la arena. Están presentes en otras cuevas, pero su tamaño suele ser el de una canica. En Son Doong llegan a convertirse en esferas casi perfectas del tamaño de pelotas de tenis.

Con el fin de preservar la integridad de la cueva, el gobierno vietnamita restringe el acceso y solo permite la visita de unas 200 personas al año. Oxalis Adventure Tours ofrece a los turistas aventureros la posibilidad de embarcarse en una expedición. 3000 dólares es lo que cuesta plantar el pie en territorio virgen y convertirse en un punto diminuto de la cueva más grande del mundo.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

Además de su propia jungla, Son Doong cuenta también con un río.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

En Son Doong hay espacio suficiente como para albergar una manzana de edificios de 40 pisos.

\n

El ciclo del agua dibujó la ruta a seguir por el Pacífico Norte.

El récord lo tiene el irlandés Thomas Maguire, quien completó la carrera en 3 horas, 36 minutos y 10 segundos.

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

\n

\n

\n

\n

‘La cuarta fase’ se estrenó en el Festival de Cine de San Sebastián tras un primer pase en Los Ángeles y conquistó al público con sus espectaculares imágenes grabadas en 4K, con una resolución cuatro veces mejor que en alta definición. Para conseguir tan cuidada cinematografía tuvieron que soportar condiciones de rodaje extremas, con temperaturas de hasta -40º C, y adaptar un equipo que no estaba preparado para ese entorno. “Se necesitan mucha experiencia y destreza, mezcladas con una gran capacidad para resolver problemas” confiesa Rice.

Por suerte, experiencia le sobra. Rice es uno de los personajes más influyentes del snowboard. Su habilidad en la pista y fuera de ella le han llevado a participar en más de veinte películas y documentales. En 2011, su film ‘El arte de volar’ se convirtió en la película de deportes de acción más exitosa de la década. Para el director Jon ‘JK’ Klaczkiewicz fue una gran inspiración. “Era una obra maestra visual” afirma, consciente de la presión para mantener el estándar de calidad en ‘La cuarta fase’. Los escenarios elegidos y los arriesgadas acrobacias de los deportistas han contribuido a que sea así.

El reto era hacerlo solo en lugares en los que Rice no hubiera hecho snowboard antes. “Fue todo un desafío, especialmente en mi tierra, en Wyoming”. Tuvieron que adentrarse en lo más profundo del montañoso estado para encontrar el terreno perfecto. Allí tiene lugar el mayor descenso de la película, 1.025 metros desde la cima.\n

Foto: Scott Serfas/Red Bull Content Pool

‘La cuarta fase’ se estrenó mundialmente el día 2 de octubre a través de varias plataformas.

\n

Foto: Scott Serfas/Red Bull Content Pool

La película ha sido rodada en 4K de definición Ultra HD y han utilizado hasta 10 diferentes tipos de cámaras.

\n

Uno de los elegidos

El fotógrafo Ryan Deboodt, especializado en reportajes de aventura y viajes, sobre todo en la zona de Vietnam, ha captado algunas de las mejores y más espectaculares imágenes de Son Doong con ayuda de un dron. \n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.  \n

En Japón aterrizaron al oeste de Nagano, en los Alpes japoneses. Aquí tuvieron lugar los Juegos Olímpicos de Invierno en 1998 y es uno de los lugares con más nieve de la tierra. Nevadas épicas y un terreno abrupto no impidieron que Rice y el japonés Shin Biyajima dominaran la situación con sus innovadores trucos sobre la tabla.

Entrar a Rusia no fue fácil, pasaron siete horas en la frontera junto a los más de 78 bultos que habían facturado, pero mereció la pena. Era la única forma de seguir el ciclo del agua, que pasaba de las islas Kuriles (Japón) a la península de Kamchatka. El terreno volcánico de esta última, en plena Siberia, está bañado por el océano Pacífico y el mar de Okhotsk y en él son habituales los terremotos. Entre los volcanes todavía activos de uno de los paisajes más nevados de Rusia, Rice y Eric Jackson completan la vertical más larga hecha en una sola línea, 1.829 metros.

“En Alaska puedes llevarlo tan lejos como quieras”, afirma Rice. Y aquí es donde termina su viaje, aún con peligro de avalanchas y acantilados en cada esquina. ‘Freestyle’ al límite en 4K.\n

El lugar mas solitario sobre el hielo

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

“Nada es comparable a la experiencia surrealista de la Maratón del Polo Norte. Es una aventura que no tiene precio", asegura Steven Seaton, corredor y editor de la revista Runner's World Magazine. Tras llegar a la meta lo de menos es quien gana. El premio compartido por todos los corredores pasa por trasladarse en helicóptero al punto exacto más al norte del planeta, donde la brújula marca los codiciados 90º latitud norte. Allí se hacen una foto como prueba de su osadía, la que nunca pudieron tener Peary o Cook, y que confirma su conquista del Polo Norte.\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

 © Oxalis Adventure / Ryan Deboodt

\n

Foto: Tim Zimmerman/Red Bull Content Pool

Rice no conocía personalmente a Victor De Le Rue, pero llevaba años siguiendo su trayectoria.

\n

El arte de volar en tres dimensiones

‘El arte de volar’ de Travis Rice se estrenó en 2011 entre múltiples elogios. Un año después lo hizo su versión 3D. Los encargados de hacernos disfrutar de la magia del snowboard como si estuviéramos con Rice en Alaska o la Patagonia fueron el estudio Venture 3D, también responsables de convertir ‘Titanic’.\n

Dices que Internet y los aviones han “encogido” el planeta. ¿Por qué?

Puedes hacer la vuelta al mundo sin moverte, lo tienes todo en tu ordenador. Yo tardé cinco meses y medio de Barcelona a Vladivostok, en Rusia. En avión son unas diez horas. Para mí es como un tubo que te teletransporta. Te desplazas, pero no tienes la sensación de estar viajando. En diez horas de diferencia puede haber un cambio de 40 grados. Viajando por tierra, el cambio es mucho más paulatino. Por ejemplo, en este viaje, nunca he tenido jet lag, y he cambiado varias veces de huso horario.

Gracias a que este mundo es más pequeño y a Internet, muchos podemos seguirte y ‘acompañarte’ a través de tu web.

Los viajes hay que compartirlos. La web es como un diario visual. Antes contaba historias a través de imágenes, ahora también escribo. A veces es difícil contar algunas cosas con una foto. Por ejemplo, el olor de la India. Por eso escribí un post. Además, vendo las fotos que voy haciendo. Es una especie de ‘crowdfunding’. Si a la gente le gusta lo que estoy haciendo, pueden colaborar para que continúe mi viaje  \n

\n

Biografía

Walter Astrada es un fotógrafo argentino, ganador de 3 premios World Press Photo. Lleva toda la vida viajando por trabajo. Ha cubierto noticias, incluyendo países en conflicto, y realizado reportajes sobre derechos humanos por todo el mundo: Guatemala, Bielorrusia, República Democrática del Congo… Ahora viaja por placer. Y para aprender.

 \n

Foto: Walter Astrada

Un grupo de peregrinos llegan al templo de Lalita Ghat, construido en el siglo XIX por el Rey de Nepal.

\n

Foto: Walter Astrada

En el puerto de Kadıköy, en Estambul, además de pescado, los vendedores ambulantes ofrecen maíz y castañas a los viandantes.

\n

Foto: Walter Astrada

Turquía fue una de las paradas favoritas de su viaje. Pasó casi un mes recorriendo el país.

\n

Foto: Walter Astrada

La Georgian Military Road recorre los aproximadamente 200 kilómetros que separan la capital de Georgia de Vladikavkaz, en Rusia.

\n

Foto: Walter Astrada

Durante el mes de noviembre se celebra la feria de camellos de Pushkar. Es la feria de ganado más grande de Asia.

\n

Foto: Walter Astrada

“No tenia nada de experiencia haciendo off road, así que he ido aprendiendo a medida que avanzo. Ahora ya voy tomando los diferentes tipos de caminos con mucha mas confianza.”

\n

48 horas

Magazine

48 HORAS

Chicago, de gánster a ‘hipster’

Chicago no presume de ser hipster, y por eso lo es. Los jóvenes modernos aquí no hacen ruido. Se desplazan en bicicleta, comen perritos calientes y beben cerveza artesanal mientras escuchan música en antros reacondicionados.\n

F

igura en la lista de las ciudades más modernas junto con Portland, Austin, Nueva York y San Francisco. Aun así, la autoproclamada ciudad del viento, huye de los estereotipos y no muestra demasiados excesos ‘trendy’. Desde su célebre lago Michigan se puede contemplar el hogar de los primeros rascacielos de Estados Unidos y el segundo edificio más alto del país, la Torre Willis, reconstruida después del gran incendio de 1871.\n

Foto: patrick-tomasso_Unsplash

\n

Chicago es vieja conocida, sobre todo en el cine, por el crimen organizado durante el periodo de la ley seca, entre 1919 y 1933, hasta el punto de contar con rutas turísticas para visitar los lugares más emblemáticos por donde pasaron Al Capone y Bugs Moran. Gánsters legendarios de la ciudad que comparten con los contemporáneos hipsters su amor por los bajos fondos (gentrificados en la actualidad, eso sí).
\n

La autenticidad de Chicago reside en su falta de pretensiones y en la gran variedad de subgrupos y culturas que conviven en ella.

Más allá de grandes eventos como el festival de música Lollapalooza o el encuentro de tendencias gastronómicas Taste of Chicago, el pulso cultural lo marcan los innumerables clubs de jazz y la tradición de pequeñas salas que ofrecen obras, exposiciones y conciertos. De los más de 200 teatros en Chicago, la mayoría son compañías independientes con aforo para menos de 70 personas. Steep Theatre y la imaginativa propuesta The House son ejemplos de ello.\n

Foto: neal-kharawala__Unsplash

Los clubs de jazz llenan la noche de Chicago. En Green Mill, uno de los locales más antiguos se puede leer “Al Capone bebió aquí a menudo”.

\n

Foto: : David Hilowitz via VisualHunt.com

Más de 30 galerías abren sus puertas una vez al mes para la Pilsen East Artists Open House, en el Distrito de las Artes. Ese día se pueden explorar los estudios de artistas y las diferentes exposiciones.

\n

La autenticidad de Chicago reside en su falta de pretensiones y en la gran variedad de subgrupos y culturas que conviven en ella. “La gente aquí adopta un enfoque personal muy fuerte. Un estilo que es discreto, no obvio ni exagerado”, afirman Shane Gabier y Christopher Peters, estudiantes del Instituto de Arte de Chicago y fundadores del proyecto de moda Creatures of the Wind.

Wicker Park es uno de los barrios más modernos de Estados Unidos y sirve desde los años 80 como hervidero de ideas. John Cusack tenía aquí su tienda de discos en la película de culto ‘Alta Fidelidad’. A lo largo de los años, el barrio ha sufrido una serie de liftings y se ha convertido en el territorio perfecto para habitantes cool. Sus intersecciones (seis esquinas) de Milwaukee, North y Damen albergan la mítica sala de conciertos The Double Door, la tienda de vinilos llena de espíritu ‘second hand’ Reckless Records, y el icónico Flat Iron Arts Building, punto de encuentro para artistas y músicos de todas las disciplinas desde hace décadas.\n

Irreductible ‘american taste’

El restaurante Bangers & Lace representa el amor de Chicago por las salchichas y la buena cerveza, algo que nunca pasa de moda. Tiendas de donuts artesanales, restaurantes veganos y menús ecológicos, conviven con las grasientas pizzas de Lou Malnatis y el mejor perrito caliente del país desde 1948, en Superdawg.\n

Foto: ifmuth via VisualHunt.com

Chicago es una de las mejores ciudades de los Estados Unidos para circular en bicicleta, los cientos de puestos públicos Divvy Bikes ofrecen alquileres asequibles.

\n

La vanguardia artística ha encontrado su foco en el barrio de Pilsen. Conocido por la mezcla de nacionalidades y su comida mexicana, destacan sus murales callejeros como el vibrante ‘Las cosas increíbles que se ven’, del artista Jeff Zimmerman, y las numerosas galerías de arte. En torno a estas,  taquerías como ’Canton Regio’ de la familia Gutierrez, vecinos illustres del barrio desde hace mas de 50 años, y otras curiosidades como el museo y tienda Architectural Artifacts, más de 7.000 metros cuadrados de objetos antiguos extraordinarios.

El nuevo ‘hype’ para 2017 es el barrio del West Side, Ukrainian Village. Iglesias ortodoxas, museos y viejos delis ucranianos, se entremezclan con tiendas de moda, restaurantes y locales cada vez más populares como Rainbo Club.

Con su pose snob y el viento que la empuja, Chicago se mueve deprisa, como diría Mark Twain  “Es imposible que el visitante ocasional trate de mantenerse al día con Chicago, que supera sus profecías más rápido de lo que puede hacerlas. Esta ciudad es siempre una novedad, porque nunca es el Chicago que viste cuando estuviste la última vez”.\n

Foto: Busara/shutterstock.com

La vanguardista nube metálica Cloud Gate, diseñada por el artista Anish Kapoor y conocida como The Bean, se congela por completo en invierno.

\n

Nostalgia ‘vintage’

Emular a cualquier personaje de ‘Mad men’ es una de las aspiraciones hipster. La oferta de este tipo de negocios en Chicago es interminable. Algunos de los imprescindibles son Modern Cooperative para muebles de los años 50 y 60, el espectacular loft industrial Lee Allison, donde se venden pajaritas, y el sueño de ropa retro y ‘pin-up’, en Knee Deep Vintage.\n

Foto: http://himalayajourney.com/

Barkhor es el principal barrio de Lhasa. Está compuesto por pequeñas calles llenas de puestos callejeros y la plaza de Jokhang, donde se encuentra el templo.

\n

El Castillo de San Pedro fue reconstruido con las piedras del mausoleo de Halicarnaso.

\n

\n

\n

\n

Escapadas

magazine

escapadas

Imperturbable Comporta

La han comparado con Ibiza, St. Tropez, los Hamptons e incluso con el Marrakech de Yves St. Laurent en los 60. Nada es verdad. Comporta es diferente a todos los sitios de playa, precisamente porque no lo parece.\n

A

 Herdade da Comporta se viene a perder el tiempo, no hay mucho que hacer, y ahí reside su punto fuerte. Christian Louboutin, con casa en esta gigantesca hacienda portuguesa situada a solo una hora de Lisboa, reconoce que siente debilidad por el Alentejo, región que la enmarca, y su costa. “Hay algo mágico en este paisaje, tan salvaje y hermoso. Donde quiera que vayas te da la sensación de volver a la Edad Media”.

En contraposición al vertical y hacinado Mediterráneo, el espacioso Atlántico se presenta como una alternativa cada vez más glamurosa y atractiva. En la costa de Comporta han encontrado refugio, además de Louboutin, Rania de Jordania, los Grimaldi, la actriz Kristin Scott Thomas, Sarkozy y Carla Bruni. Estas visitas vip, muchas con casa propia, han convertido a esta aldea en un secreto a voces como nuevo paraíso eco-chic.

El nombre de Comporta significa “puerta que retiene el agua”, lo que cobra sentido al llegar, cuando descubrimos los canales que invaden los inmensos campos de arroz, los más grandes de Portugal. Antes de eso, hay que transitar por la ruta del Alentejo. Pueblos sacudidos por un sol implacable que dormitan entre viñedos y polvo. Entre el final de esta ruta y el principio del Océano, está la península de Troia, 100 kilómetros al sur de Lisboa. Es ahí donde se ubica Herdade da Comporta. Con una superficie de 12.500 hectáreas entre el estuario del río Sado y el mar, que comprende siete aldeas: Pego, Carvalhal, Brejos, Torre, Possanco, Carrasqueira y Comporta.\n

Corea del Sur se ha convertido en la ‘trendsetter’ asiática, referencia de la modernidad y la bellez

La mayoría de ellos pertenecen a Kananaskis Country, un conjunto de parques rodeados por las Montañas Rocosas en Calgary (Canadá). Un área extensa y salvaje, perfecta para imitar a las tierras vírgenes en las que se aventuran los ‘tramperos’ de la película en busca de pieles. Iñárritu buscaba el máximo nivel de realismo. No quería utilizar cromas ni efectos especiales y solo filmaba con luz natural. Esto provocó un retraso en los planes de rodaje porque había días en los que solo podían trabajar dos o tres horas. La naturaleza no entiende de fechas de producción y el paisaje nevado se esfumó obligando al equipo a buscar una alternativa. La encontraron 13.000 kilómetros al sur, en Ushuaia, el lugar más austral del mundo.  \n

Detrás de la Praia da Comporta hay una duna natural protegida y los primeros resorts ecológicos están al menos diez minutos andando.

\n

Foto: Casasnaareia by the architecture photographer Nelson Garrido

Sin vallas, ni asfalto, ni cemento. En Casas na Areia los caminos de arena conducen de una cabaña a la siguiente entre los pinares.

\n

La arquitectura de los arrozales

Las restricciones de planificación urbanística han sido una ventaja para mantener intacto el paisaje. Propiedades y alojamientos como 3 Bicas y Sublime Comporta, conservan el estilo único de las casas originales. Espacios abiertos con decoración boho-casual, pocos muebles y paredes de cristal para disfrutar del paisaje.\n

La finca está muy cuidada porque la mayor parte se encuentra dentro de la reserva natural del estuario del río Sado. Campos cubiertos de pinos, flores silvestres y arrozales que se mantienen verdes todo el año. Los escasos alojamientos consisten en cabañas sin pretensiones, de poca altura, con techos de paja y vigas. Proyectos como las Casas na Areia, donde el lugar de suelo hay arena o Cocoon Lodges, cubos de madera escondidos entre los pinares, se integran en perfectamente en la naturaleza y constatan que el lujo aquí no es evidente. El artista Jason Martin, vecino de Louboutin, vive en Comporta porque considera que “es último Salvaje Oeste de Europa”.


Los días pasan sin prisa, y se organizan en torno a la playa. Los más valientes se lanzan a hacer surf, las frías aguas del Atlántico, a pesar de la bandera azul casi perpetua, suelen exigir neopreno. Otros, pasean en bicicleta entre los arrozales, montan a caballo o se dedican a avistar delfines en el estuario del Sado.\n

Foto: ARoxoPT shutterstock.com

Los barcos amarrados a los palos del puerto de Carrasqueira sirvieron de decorado para una de las campaña de Louboutin.


 \n

\n

El actor trotamundos

En verano sus 3500 habitantes se duplican y las ancianas de la aldea se sientan en sillas de plástico mientras observan a los turistas aparcar sus BMW en las cunetas. En la misma carretera que lleva a las playas se amontonan los puestos improvisados de sandías, alcachofas y tomates. Eso sucede los domingos, pero entre semana vuelve la quietud. Doce kilómetros de playas para ser feliz. Las más bellas son la de Comporta, la de Pego y la de Carvalhal. Solo tres chiringuitos se encuentran en este vasto territorio de arena color vainilla. Uno de los más animados es Sal, en Praia do Pego. Allí pasan las tardes y sobrevuelan las palabras del escritor portugués Fernando Pessoa: “No hagas hoy lo que puedas dejar de hacer también mañana.”

Una visita al puerto palafítico de Carrasqueira, una sobrecogedora imagen de palos y barcos colocados según el ritmo de las mareas, recuerda que antes de llegar todos, ya estaban aquí los pescadores, agricultores y fabricantes de sal.
Las cigüeñas y flamencos que circulan a lo largo del estuario despiden a los visitantes. Y cuando todos se van, Comporta permanece serena entre los arrozales, los tejados de paja y la sombra del Atlántico que llena de azul cobalto los bordes de sus tierras. Y así seguirá.\n

Este aviso lo dan en cualquiera de los cinco restaurantes de la hacienda Herdade da Comporta: Museu do Arroz, Comporta Café, Ilha do Arroz, dos Pescadores y SAL. Ensalada de tomate y cebolla dulce, almejas con perejil y muchas ollas humeantes de arroz con marisco y aroma de cilantro, por supuesto. Gastronomía portuguesa nacida en el mar.\n

“Cuidado con el cilantro”

Comporta permanece serena entre los arrozales, los tejados de paja y la sombra del Atlántico.

FOTO: BOTOND HORVATH/SHUTTERSTOCK.COM

El Centro Belga del Cómic, un museo para ‘niños’ de todas las edades.

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Chaplin's World™ © Bubbles Incorporated

\n

Foto: Alex Fradkin

\n

Basta con pasearse por  las calles de Sinsa-dong para comprender por qué los coreanos son los reyes del ‘street-style’. La más llamativa es Garosu-gil, una pequeña avenida de menos de un kilómetro flanqueada por árboles ginkgo. En ella abundan los cafés, las boutiques y las galerías de arte. Y los ‘fashionistas’ en busca de su último objeto de deseo, ya sea una foto para Instagram en el café de moda o un bolso ‘vintage’. Para lo primero hay que acudir al Banana Tree, donde los postres se sirven en fotogénicas macetas. Para lo segundo, el Simone Handbag Museum, un original edificio en forma de bolso que recorre la historia de este complemento desde el año 1500. \n

Lujo

Magazine

LUJO

Duerme ‘en casa’ de las celebrities

Será lo más cerca que podamos estar de nuestros ídolos e intuir su forma de vida. Los hoteles de las ‘celebrities’ son un fiel reflejo de sus gustos y, en algunos casos, de sus principios.\n

\n

El primero que tuvo la idea

Tras viajar mucho y no encontrar nunca lo que buscaba en un hotel, Robert Redford decidió en 1969 abrir el suyo, el Sundance Resort. Fue el primer actor que tuvo la idea, y creó escuela. Lo hizo en Sundance, con la idea de que los asistentes al festival de cine independiente encontraran un lugar acogedor en el que esperar hasta saber si resultaban premiados.\n

P

isar las huellas de Cristiano Ronaldo, impresas en la alfombra, al entrar en la habitación al ritmo de la ovación de la grada. Es parte de la experiencia que ofrecen los hoteles Pestana CR7, donde el protagonista absoluto es la estrella portuguesa. Ya son dos los templos dedicados al dios del fútbol, en Funchal y Lisboa, y en 2017 la cadena desembarcará también en Madrid y Nueva York.

Pero sentimos decirle a CR7 que la idea no es del todo original, el delantero del Real Madrid no es ni de lejos el primer famoso que plasma su personalidad en un hotel. Cuando Marlon Brando desembarcó en la isla tahitiana de Tetiaroa se enamoró; del lugar y de una de sus habitantes. Fue a rodar ‘Rebelión a bordo’ y acabó que busquen tranquilidada construccior eso The Brando es un hotellado. otel, el Delano, y darse el gusto de escuchar macogedor comprando la isla, casándose con una haitiana y poniendo en marcha un complejo hotelero ecológico de lujo. Quería preservar la isla del apetito urbanístico y conservarla tal y como era. Aunque el actor falleció antes de terminar la construcción, se respetaron sus deseos. El hotel The Brando se alimenta de energías naturales y sus habitaciones están separadas entre sí, para que el impacto humano sea mínimo.\n

L

eonardo DiCaprio aplica su férrea defensa del medio ambiente también en su hotel, el Blackadore Caye, en Belice. Este exclusivo eco-resort abrirá sus puertas en 2018 dando el mismo protagonismo al lujo que al respeto por la naturaleza. Algo así como ‘El gran Gatsby’, pero en ‘La playa’. “Quiero hacer algo para cambiar el mundo, no lo haría si no estuviera convencido de que es un hito histórico en el movimiento pro medio ambiente”, explicaba el actor a ‘The New York Times’. En el mismo país centroamericano, y también con un espíritu ecológico, la familia Coppola ha encontrado el lugar perfecto para establecer uno de sus alojamientos de lujo, el Blancaneaux Lodge. Cuando Francis Ford Coppola lo encontró era un alojamiento abandonado, y lo convirtió en el refugio de la familia. Más de una década después, en 1993, lo abrieron al público.

En el corazón de la Gran Manzana, en el barrio de Tribeca, se encuentra el hotel de Robert de Niro. En el exclusivo The Greenwich Hotel los viajeros pueden disfrutar de comida gourmet a cualquier hora y de la tecnología más puntera. Y si van con sus mascotas, pueden estar seguros de que recibirán los mismos mimos que ellos, o incluso más. A las afueras de Nueva York, los mitómanos que busquen tranquilidad pueden optar por el Bedford Post Inn, propiedad de Richard Gere. En este hotelito volcado en el yoga y en la gastronomía cualquiera podrá sentirse Julia Roberts en el lujoso jacuzzi de ‘Pretty Woman’. 

No sólo los actores disfrutan abriendo las puertas de sus refugios. En Dublín, el hotel The Clarence es más conocido como ‘el hotel de U2’, y en él han pasado los miembros de la banda más de un ‘beautiful day’. En 1996 Bono y The Edge remodelaron el viejo hotel, prestando especial atención a la suite Penthouse. Al cantante le gustó tanto el resultado que allí es donde se aloja cuando se queda en su ciudad natal. El chef de su restaurante posee una estrella Michelin. Su Octogon Bar es un referente social de la ciudad, y su azotea ha sido escenario de algunas grabaciones del grupo.

Alejados del mundanal ruido están Olivia Newton-John, impulsora del australiano Gaia Retreat & Spa (Brooklet) y Clint Eastwood, dueño del Mission Ranch Hotel, situado cerca de San Francisco, en Carmel (localidad de la que fuera alcalde), y que parece un escenario de ‘Los puentes de Madison’… Los fans de las estrellas más emprendedoras están de suerte: casi casi pueden colarse en sus casas.\n

La suite Penthouse (The Clarence) tiene 2.000 metros cuadrados repartidos en dos pisos.

\n

Además del parque de atracciones, Dolly Parton posee el hotel de lujo DreamMore Resort.

\n

La cascada Seljalandsfoss, con 60 metros de altura, es una de las pocas cascadas que pueden verse desde el interior.


 \n

\n

Los mismos enclaves solitarios pero en la otra punta del mundo. Nueva Zelanda y Australia son otra de las opciones preferidas de los amantes de lo silvestre. Como Maria y Pat. James Frost les fotografió desafiando a las olas en Bombo Headland Quarry, en Nueva Gales del Sur. Las gigantescas columnas de basalto recuerdan a la Calzada del Gigante irlandesa, bañada en esta ocasión por el mar de Tasmania. Para llegar, hay que desviarse de la Kiama Coast Walk, que recorre otros lugares dignos de este particular álbum de fotos de boda, como el parque nacional Rock Cathedral o el géiser de Kiama. A once horas y más de mil kilómetros de allí, contrajeron matrimonio Angie y Doug. Toowoomba, en Queensland, ofrece un paisaje llano y campestre. La madre de la novia acompañó al fotógrafo Van Middleton en su jeep y le ayudó a elegir los sitios “que Angie y su familia sentían que eran especiales”. Este detalle se transmite en la imagen ganadora de este fotógrafo, con los esposos abrazándose bajo un gigantesco árbol. Quizá fuera el mismo bajo el que se dieron su primer beso o en el que grabaron sus iniciales. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Otros lugares imprescindibles para el viajero melómano son el teatro que acoge el Grand Ole Opry cada semana, donde tocaron vacas sagradas, desde Porter Wagoner a Dolly Parton. El propio Bluebird Café, un local de 20 escasas mesas y ambiente intimo, que muchos artistas eligen para presentar por primera vez sus canciones. O la United Record Pressing, la fábrica de discos más grande del país, abierta desde 1949, donde eligieron personalmente el color de sus vinilos The Beatles, Bob Dylan o Miles Davis.\n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos.

Foto: Joe Carillo

Uno de los múltiples locales de conciertos es el Whiskey Bent Saloon.

\n

Entorno adverso

El dj londinense Ali B, que estuvo en AfrikaBurn en 2011, define el festival como "la mejor fiesta en la Tierra". La premisa es simple: una ciudad temporal dedicada a cualquier expresión artística que puedas imaginar –y las que no, también–. Triunfan disfraces, ‘performances’ y vehículos 'mutantes' para moverse por el campamento. La organización únicamente provee de hielo a los participantes, el resto de necesidades (comida, bebida, cama) depende de cada 'burner'. No hay vendedores, tampoco patrocinadores. Fue creado por una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es coordinar este evento una vez al año. Para esta décima edición se han puesto a la venta unas 11.000 entradas. El campamento temporal se volverá a instalar en torno a una figura central que arde como final de fiesta. AfrikaBurn es resultado de la expresión artística de una comunidad de voluntarios. Sin reglas, pero con once mandamientos. Entre ellos: participación, intercambio de regalos y respeto al medio ambiente, lo que supone no dejar ningún residuo para que el desierto vuelva a ser eso, desierto. \n

No importa qué hora sea: los locales de la avenida Broadway y sus calles aledañas siempre ofrecen conciertos a ritmos de rock, pop, jazz, blues, country e incluso gospel.

Islandia es uno de los lugares preferidos para los que buscan naturaleza exuberante y romanticismo salvaje

Foto: Virginia & Evan Studios

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Foto: ©Ludovic Ismael

\n

Amor en el paraíso

Las bodas en lugares paradisíacos no son solo para ‘celebrities’. Alain Brin, especializado en enlaces tropicales, lo demuestra con una foto de una pareja rodeada de bancos de peces en Turtle Bay Beach, en las Islas Vírgenes. Otras imágenes en escenarios exóticos son de Seychelles, Fiji o Varanasi, en India.\n

El parque de atracciones de Dolly Parton

La reina del country sueña a lo grande y creó un hotel con parque de atracciones. En Dollywood, Tennessee, se puede recorrer el bosque montado en la montaña rusa ‘The Thunderhead’, y al bajarse disfrutar de música en directo. Con un poco de suerte de la propia Parton.\n

El complejo hotelero de Prora se construyó con 10.000 habitaciones.

\n

Foto: Chaz Cruz Photographers

Además del festival, en Störtebeker hay demostraciones de vuelo de aves.

\n

Foto: Claire Morris Photography

Paris

\n

Foto: Clarkie Photography

Yosemite National Park, California

\n

Foto: Gabe McClintock Photography

Iceland

\n

Foto: Catia Aguiam Fotografas

Montserrate Palace, Sintra

\n

Foto: Helena and Laurent

San Francisco, California

\n

Foto: Holly Wallace Photos and Film

Queenstown, New Zealand

\n

Foto: Jonnie + Garrett Wedding Photographers

Imperial Sand Dunes, California

\n

Foto: June Photography

Kaneoha, Hawaii

\n

Foto: M&J Studios

Iceland

\n

Foto: Nordica Photography

Hamar, Norway

\n

Foto: Sergio Cueto

Higüey, República Dominicana

\n

Foto: Shari + Mike Photographers

Santorini, Greece

\n

Foto: Terralogical

Bali, Indonesia

\n

Foto: Tin Martin

Bali, Indonesia

\n

Foto: Van Middleton Photography

Pilton, Australia

\n

Naturaleza

Magazine

NATURALEZA

El florecer de Atacama

Después de la tormenta, llegan las flores. También en una de las regiones más secas del mundo, que se transforma cada cinco años por un fenómeno climático.\n

"E

scuchad el sonido quebradizo de la sal viva, sola en los salares; el sol rompe sus vidrios en la extensión vacía y agoniza la tierra con un seco y ahogado ruido de sal que finge”. Los versos de Pablo Neruda sobre el desierto de Atacama definen uno de los lugares más áridos del planeta.

Ocasionalmente, ese salar vacío que retrataba el poeta chileno se convierte en una alfombra de flores gracias a un fenómeno climático que sucede tras una tormenta perfecta. Perfecta porque deben coincidir varios factores climatológicos que no se dan todos los años. Las temperaturas deben ser especialmente bajas (sin llegar a heladas) y las lluvias particularmente abundantes.\n

Esto sucede cuando el fenómeno del Niño altera los patrones habituales de precipitaciones. Es entonces cuando las semillas y los bulbos que permanecen enterrados disponen de la suficiente humedad para florecer. Latentes, son capaces de aguantar años y años hasta que llegue su momento. Unos supervivientes adaptados a un entorno adverso.\n

Más allá de las flores

Si no ha sido año de lluvias, Atacama sigue ofreciendo otras muchas rutas. Junto a la costa, se pueden visitar las localidades de Totoral, Travesía, Carrizal Bajo y alrededores del Puerto de Huasco. Buena alternativa para los años de flores tímidas.\n

Foto: Guillermo Andre via VisualHunt.com / CC BY

Atacama es un área de actividad minera muy intensa.

De los más de 75.000 metros cuadrados de la región de Atacama, el fenómeno del desierto florido se produce en la zona costera, a unos 800 kilómetros de la capital chilena, Santiago. Lo que hace realmente especial a esta alfombra natural es que solo florece cada cinco o seis años (aproximadamente).

Una de las primeras referencias de floración en Atacama data del año 1840, cuando el naturalista Claudio Gay viajó al norte para contemplar dicho espectáculo. Repetía así el viaje que realizó en 1831, con peor suerte. En lo que llevamos de siglo XXI, la tendencia de un lustro se ha visto reducida a periodos de letargo de dos o tres años, pero la floración de 2015 fue una de las más impactantes que se recuerdan. Sobre todo en las zonas cercanas a la ruta 5, junto a Llanos de Castilla y Pajaritos.

Entre los meses de septiembre y noviembre, la arena dejó paso a flores rosas, violetas y amarillas. En total, más de 200 especies vegetales: Añañucas rojas, Suspiros, Huillis, Garra de León, Malvillas... Y todas ellas consiguen atraer a una gran cantidad de fauna que en otros momentos no tiene opciones de prosperar. Reptiles, aves e insectos comparten hábitat con las eventuales flores del desierto.\n

En los meses más calurosos, en Atacama la temperatura puede llegar a los 45ºC.

\n

Semillas a salvo

Se aconseja utilizar protector solar, apostar por los caminos señalados, no tocar las plantas, no arrojar basura y no pasar con el coche por las praderas. Se busca el menor impacto humano posible para esta zona que bajo tierra esconde un gran tesoro, sus semillas.\n


Más allá de la zona costera –y ocasionalmente florida– de Atacama, este desierto chileno también desprende otro tipo de colorido durante el resto del año. Sin descansos ni letargos. El contraste entre las distintas tonalidades de los minerales de la zona ha hecho merecedor a Atacama del sobrenombre del “desierto de los colores”. El verde del óxido de cobre, el blanco del carbonato cálcico y el rojo de la arcilla. Una paleta que se completa –aunque sea cada cinco años– con el fenómeno del desierto florido.\n

La carnicería que no vende carne

The Vegetarian Butcher en Ámsterdam es un sueño hecho realidad para muchos vegetarianos. Desde hamburguesas a tiras de bacon ahumado o atún. Aquí podrás encontrar cualquier sustitutivo de la carne que imagines con un sabor increíble.\n

©Turismo Chile

Ocasionalmente se producen dos floraciones al año. Además de la de septiembre-noviembre, hay registros entre abril y mayo.

\n

Foto: Sokcho Korea501room_Shutterstock.com

El Instituto Forestal de Corea del Sur respalda los beneficios para la salud de los baños de bosque.

\n

Top 6A

MAGAZINE

TOP 6A

Lugares perfectos para ver el amanecer

Merecen una visita a cualquier hora del día, pero si tienes fuerza de voluntad para levantarte al alba, descubrirás su mejor cara. Madrugar nunca mereció tanto la pena.

Stonehenge (Inglaterra)

El solsticio de verano es el momento del año en el que este rincón del sur de Inglaterra recibe mayor número de visitas. Pero cualquier amanecer resulta mágico tras este monolito con 5.500 años de historia.

Pico de Adán (Sri Lanka)

Se dice que fue el primer lugar que pisó Adán en la Tierra. Lugar sagrado, es destino de peregrinos que quieren coronar su cima. Lo mejor es ascender de noche para ver el alba desde el pico.

Bagan (Myanmar)

Más de 4.000 templos en una extensión de 42 kilómetros cuadrados. Bagan es un espectáculo en sí mismo, pero a la luz de alba toma un cariz especial. Y más aún desde un globo.

Arches National Park (Utah, Estados Unidos)

El de la fotografía es el arco más famoso de Arches National Park. El sol se cuela a través de él en cada amanecer. Tendrás que estar atento para hacer la foto porque el instante decisivo solo dura unos minutos.

Uluru-Kata Tjuta National Park (Australia)

Una de las mayores atracciones de Australia se encuentra en pleno desierto, en el centro del país. Es el monte Uluru, una formación de piedra arenisca que va cambiando de tonalidad según incide el sol. Al amanecer luce de un rojo intenso.

Haleakalā National Park (Hawái, Estados Unidos)

Tres cuartas partes de la isla hawaiana de Maui están ocupadas por el volcán Haleakalā, cuyo nombre significa ‘casa del sol’. A 3.000 metros de altura, las excursiones parten de madrugada para disfrutar, no obstante, de un amanecer entre nubes.

Rayos entre las piedras

Amanecer sagrado

'Skyline' de templos

El instante decisivo

El monte que cambia de color

La casa del sol

Travelbeats

Magazine

Travelbeats

Travelfancy

\n

\n

La primavera estalla en Holanda

La fugacidad es la protagonista cuando se trata de las flores de Keukenhof. Solo del 23 de marzo al 21 de mayo se puede visitar este parque situado en Lisse (a 35 km de Ámsterdam). Conocido como ‘el jardín de Europa’ cuenta con más de siete millones de bulbos y unas 800 variedades de tulipanes. Pero no solo de tulipanes vive Holanda. También hay espacio para el aroma de otras flores como jacintos, narcisos, orquídeas, rosas, claveles o lirios. A lo largo y ancho de sus 32 hectáreas tampoco faltan antiguos molinos, lagos y fuentes que completan esta bucólica y colorida estampa.\n

Foto: Baccarat Hotel & Residences New York

\n

Hotel de cristal

La emblemática casa francesa Baccarat lleva más de 250 años fabricando cristales de la más exquisita calidad. Su nombre es sinónimo de lujo y eso es lo que han querido transmitir los también franceses Gilles & Boissier, encargados de la decoración de este hotel a unos metros de la Quinta Avenida neoyorquina. El cristal es, como no, el gran protagonista.\n

Foto: © HUISTEN BOSCH

\n

Bienvenidos al futuro

Tres robots te recibirán en la recepción para hacer el check-in. No te preocupes si no te dan la llave para entrar en tu habitación: se abren por reconocimiento facial. El Henn na Hotel en Nagasaki (Japón), quiere ser el hotel del futuro. Todos sus empleados son robots y cada detalle está pensado para ser ‘smart’ y ‘eco-friendly’.\n

Foto: Camp& Furnace

\n

Verano perpetuo

Es mucho más que un restaurante: es un parque, una terraza, un festival de música, un ‘sports bar’…Y lo mejor: no hay que preocuparse por la lluvia porque está cubierto. Camp &Furnace, en Liverpool, es una antigua ‘warehouse’ reconvertida en el lugar de moda. No es para menos, tiene todas las cosas buenas del verano, ¡durante todo el año!\n

\n

El ‘hotel boutique’ de los mares

Cuando la tendencia es construir cruceros cada vez más grandes y ostentosos, Windstar Cruises nos recuerda que el tamaño no lo es todo. Su flota de yates apuesta por un tamaño ‘reducido’ para crear una atmósfera más íntima. Casi como si estuvieras en tu propio barco. Tiene todas las comodidades y la ventaja de que solo tendrás que compartirlas con entre 148 y 310 huéspedes, según el modelo. Además, su tamaño es perfecto para atracar en pequeños puertos a los que los macrocruceros no llegan.\n

Foto: Mark Pickthall

\n

La alfombra de luces del desierto

“Como la semilla dormida en el desierto, florecería en el crepúsculo al suave ritmo de la luz bajo un flameante cielo estrellado”. Es la idea que Bruce Munro ha desarrollado durante una década y que culmina con la instalación ‘Field of Light’ en el lugar que inspiró al artista, el monolito Uluru (Ayers Rock), en el desierto de Australia. 50.000 esferas lumínicas para recrear un sentimiento íntimo y efímero que podrán visitarse de hasta el 31 de marzo de 2017.\n

Markthal Rotterdam

\n

Comida de diseño

El Markthal Rotterdam, el mercado gastronómico cubierto más grande de Holanda, es el sueño de cualquier ‘foodie’, pero también de un arquitecto. Los puestos de comida se distribuyen bajo el arco de un edificio de viviendas multicolor. Integra como ningún otro espacio diferentes funciones y supone un auténtico espectáculo por su forma, altura y colorido interior. \n

Foto: Courtesy Messner Mountain Museum

\n

Un museo a 2.275 metros

En julio se inauguró la última pieza del Messner Mountain Museum, un proyecto del alpinista Reinhold Messner. Fue el primero en conquistar sin oxígeno los picos más importantes del mundo y este museo, dividido en seis espacios, es su 15º. MMM Corones se incrusta en el paisaje del Tirol del Sur para contar la historia del montañismo… desde la montaña.\n





0 %